Noticias Noticias

Los dormideros en tiendas pueden haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae

El reciente descubrimiento del primer mamífero que deposita cantidades significativas de pigmentos carotenoides en la piel (el murciélago blanco hondureño Ectophylla alba) ha puesto de manifiesto la presencia de coloración amarilla conspicua en la piel desnuda de algunos murciélagos. Esto es patente en la subfamilia Stenodermatinae, en la que muchas especies construyen tiendas con hojas de plantas para formar dormideros comunales durante el día. En base a que las tiendas ofrecen ricas condiciones de luminación al permitir parcialmente el paso de la luz solar a través de las hojas y esto hace que la coloración amarilla probablemente aporte beneficios de camuflaje a los murciélagos en los dormideros; a que el gregarismo facilita la comunicación visual; y a que todos los murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae poseen conos L en la retina que permiten la percepción de luz de longitud de onda larga y tienen una dieta frugívora de la que se obtienen carotenoides, se hipotetiza que los dormideros en tiendas podrían haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en este grupo de murciélagos. Se evalúa esta predicción en 71 especies en Stenodermatinae. Reconstrucciones de estados ancestrales mostraron que el antecesor común fue más probablemente no colorido y no realizaba dormideros en tiendas, pero ambos rasgos surgieron pronto en la primera ramificación filogenética. Análisis realizados controlando por efectos filogenéticos mostraron que, como se predecía, la coloración de piel amarilla y los dormideros en tiendas coevolucionaron después de su aparición. Esta es la primera explicación para la evolución de coloración corporal en mamíferos nocturnos. Como el ambiente de iluminación nocturna de los bosques está dominado por longitudes de onda amarillas-verdes que coinciden con la sensibilidad espectral de algunos murciélagos, las condiciones de luz nocturna podrían haber actuado conjuntamente con las condiciones de luz diurna en las tiendas para favorecer la evolución de la coloración de piel amarilla en estos animales. informacion[at]ebd.csic.es: Galván et al (2019) Tent?roosting may have driven the evolution of yellow skin coloration in Stenodermatinae bats. J Zool Syst Evol Res https://doi.org/10.1111/jzs.12329


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jzs.12329
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Como los padres comparten tareas

Como los padres comparten tareas

Se supone que los ritmos de actividad de los organismos están bajo una fuerte selección, influenciados por la ritmicidad del entorno. Estos ritmos se han estudiado en individuos aislados en condiciones controladas, mientras que los individuos en libertad deben sincronizarse o segregarse temporalmente con otros individuos: competidores, predadores, presas y parejas. Los ritmos conductuales que emergen de esta sincronización social y los mecanismos evolutivos y ecológicos que los modelan son escasamente conocidos. Este estudio los investiga en un contexto de cuidado biparental, una fase de sincronización social particularmente sensible que pone potencialmente en juego los ritmos individuales de los miembros de la pareja. Monitorizando 729 nidos de 91 poblaciones y de 39 especies en libertad durante dos décadas, y centrando la atención en las aves costeras, se detectan diferencias llamativas en los ritmos de la incubación. La pareja reparte las obligaciones parentales en función de los peligros que afronta su nido, un comportamiento que varía según la especie y el hábitat. En particular, la duración de los turnos para incubar es mayor en aquellas especies cuya estrategia de defensa frente a los depredadores es el camuflaje, mientras que los nidos fáciles de ver o más propensos a sufrir ataques de depredadores intercambian los turnos con mayor frecuencia. Los ritmos guardan poca relación con los ciclos de luz y oscuridad que guían la conducta social de la mayoría de animales. Los resultados indican que incluso en condiciones ambientales similares la sincronización social puede generar ritmos de comportamiento mucho más diversos de lo esperado de los estudios de individuos en cautividad. Por último se destaca que puede ser el riesgo de depredación, no el riesgo de hambre, el factor clave que determina la diversidad de estos ritmos. informacion[at]ebd.csic.es: Bulla et al (2016) Unexpected diversity in socially synchronized rhythms of shorebirds. Nature. 2016 Nov 23. doi: 10.1038/nature20563


http://rdcu.be/mUso