Noticias Noticias

Los dormideros en tiendas pueden haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae

El reciente descubrimiento del primer mamífero que deposita cantidades significativas de pigmentos carotenoides en la piel (el murciélago blanco hondureño Ectophylla alba) ha puesto de manifiesto la presencia de coloración amarilla conspicua en la piel desnuda de algunos murciélagos. Esto es patente en la subfamilia Stenodermatinae, en la que muchas especies construyen tiendas con hojas de plantas para formar dormideros comunales durante el día. En base a que las tiendas ofrecen ricas condiciones de luminación al permitir parcialmente el paso de la luz solar a través de las hojas y esto hace que la coloración amarilla probablemente aporte beneficios de camuflaje a los murciélagos en los dormideros; a que el gregarismo facilita la comunicación visual; y a que todos los murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae poseen conos L en la retina que permiten la percepción de luz de longitud de onda larga y tienen una dieta frugívora de la que se obtienen carotenoides, se hipotetiza que los dormideros en tiendas podrían haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en este grupo de murciélagos. Se evalúa esta predicción en 71 especies en Stenodermatinae. Reconstrucciones de estados ancestrales mostraron que el antecesor común fue más probablemente no colorido y no realizaba dormideros en tiendas, pero ambos rasgos surgieron pronto en la primera ramificación filogenética. Análisis realizados controlando por efectos filogenéticos mostraron que, como se predecía, la coloración de piel amarilla y los dormideros en tiendas coevolucionaron después de su aparición. Esta es la primera explicación para la evolución de coloración corporal en mamíferos nocturnos. Como el ambiente de iluminación nocturna de los bosques está dominado por longitudes de onda amarillas-verdes que coinciden con la sensibilidad espectral de algunos murciélagos, las condiciones de luz nocturna podrían haber actuado conjuntamente con las condiciones de luz diurna en las tiendas para favorecer la evolución de la coloración de piel amarilla en estos animales. informacion[at]ebd.csic.es: Galván et al (2019) Tent?roosting may have driven the evolution of yellow skin coloration in Stenodermatinae bats. J Zool Syst Evol Res https://doi.org/10.1111/jzs.12329


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jzs.12329
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Detección de Leishmania a 2000 kilómetros de su distribución conocida en Sudamérica

Detección de Leishmania a 2000 kilómetros de su distribución conocida en Sudamérica

La leishmaniasis es una zoonosis producida por el protozoo parásito Leishmania infantum, perteneciente al complejo de especies L. donovani, y transmitida por dípteros hematófagos denominados flebótomos. En su forma visceral, la leishmaniasis es una enfermedad grave y por tanto se considera un problema de salud pública. Su reservorio principal es el perro, pero se sospecha que otros carnívoros pueden actuar como reservorios silvestres. En Sudamérica todos los casos se han registrado al norte del paralelo 32, y la distribución de flebótomos del género Lutzomyia se limita al norte del paralelo 41. Utilizando dos protocolos de diagnóstico molecular distintos, se encontró ADN de Leishmania, con toda probabilidad perteneciente a especies del grupo L. donovani, en la sangre de zorros de Magallanes (Pseudalopex griseus), con una prevalencia del 37%. Estos zorros se capturaron en dos áreas remotas y poco habitadas, situadas en las latitudes 48°S y 50°S, 2000 km al sur del registro más próximo de Leishmania y 750 km al sur del límite meridional del área de distribución de Lutzomyia. También se detectó Leishmania por métodos moleculares en garrapatas colectadas en ejemplares de zorro de Magallanes y zorro andino (P. culpaeus). Estos hallazgos son significativos porque amplían notablemente el área de distribución del protozoo en Sudamérica, indican la existencia de un ciclo silvestre en ausencia del reservorio principal, y tienen implicaciones sobre la vía de transmisión, bien porque la distribución de los flebótomos sea mayor de la conocida, o bien porque otros vectores puedan transmitir la enfermedad. Resolver estas dudas requiere estudios moleculares, parasitológicos, epidemiológicos y entomológicos. informacion[at]ebd.csic.es: Millán et al (2016) Detection of Leishmania DNA in wild foxes and associated ticks in Patagonia, Argentina, 2000 km south of its known distribution area. Parasit Vectors doi: 10.1186/s13071-016-1515-4


https://parasitesandvectors.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13071-016-1515-4