Noticias Noticias

La huella humana y la mortalidad de los buitres

Un estudio ha comprobado que los buitres que viven en áreas más humanizadas, tienen mayores probabilidades de morir debido a causas no naturales provocadas por la actividad humana. Para el estudio se utilizaron dispositivos GPS para comprobar las áreas que frecuentaban 36 buitres leonados del Parque Natural Bardenas Reales de Navarra y otros 30 buitres del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Los datos GPS permitieron conocer cuándo y dónde morían los individuos a lo largo del estudio. En total, en la población de Bardenas Reales murieron 15 buitres mientras que en la población de Cazorla tan sólo murieron 3. Las principales causas de mortalidad fueron las colisiones con vehículos y las electrocuciones en tendidos eléctricos, aunque también se encontraron individuos muertos por intoxicación o por colisionar con aerogeneradores. Explica el estudio que posteriormente, utilizando el conocido como Índice de Huella Humana, se pudo calcular cómo de humanizado estaba el hábitat en el que vivía cada uno de los buitres estudiados. Con estos datos se comprobó que aquellos buitres que habitaban zonas con mayor densidad de población humana e infraestructuras artificiales como carreteras y tendidos eléctricos, tenían mayores probabilidades de morir. Advierte la investigación que en la actualidad los buitres están amenazados en todo el planeta; y recuerda además que son especies de vital importancia no sólo para los ecosistemas, sino también para el bienestar humano, ya que, gracias a su dieta carroñera, eliminan sin coste alguno los cadáveres tanto de animales silvestres como del ganado. En ausencia de buitres, para evitar la expansión de enfermedades como la rabia o la peste, la labor de limpieza debe de ser realizada industrialmente, lo que acarrea no sólo altos costes económicos sino también medioambientales, debido al incremento de las emisiones de CO2 que conlleva el transporte e incineración de los cadáveres. Por eso estos datos son muy preocupantes ya que en el futuro cercano se prevé que crezca la presión humana sobre el medio y, por lo tanto, es muy posible que el estado de conservación de los buitres empeore debido a la alta tasa de mortalidad no natural que provocan los hábitats muy humanizados.. informacion[at]ebd.csic.es: Arrondo et al (2020) Landscape anthropization shapes the survival of a top avian scavenger. Biodivers Conserv. https://doi.org/10.1007/s10531-020-01942-6


https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10531-020-01942-6#
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Efectos a largo plazo de la captura repetida

Efectos a largo plazo de la captura repetida

El monitoreo a largo plazo de animales individualmente marcados es generalmente necesario para una estimación fiable de numerosos parámetros de historia de vida. Sin embargo, la captura, el marcado y la manipulación pueden alterar drásticamente el comportamiento de los animales después de la captura, y por lo tanto afectar el éxito de posteriores recapturas. Aquí, se utilizó una población  de papamoscas cerrojillo para ilustrar el sesgo de muestreo resultante de la captura repetida de individuos. Se evaluó la respuesta interanual de los adultos reproductores al estrés relacionado con la captura, midiendo las latencias para ingresar a los nidos equipados con trampa. Además, se examinaron los cambios en la media y la varianza de la edad de las aves en relación con el esfuerzo de captura utilizando submuestras del conjunto de datos. Los pájaros sin experiencia previa de captura entraron más rápidamente que los experimentados, después de controlar otros factores que afectan la latencia, tales como el sexo, la calidad de la descendencia y el orden de captura con respecto al otro miembro de la pareja. La reticencia de los pájaros a entrar en el nido aumentó con el número de capturas acumuladas en años anteriores, lo que supuso  que los papamoscas cerrojillos se hicieron cada vez más difíciles de capturar a lo largo del estudio. Estos resultados indican que el estrés ocasionado por la repetida exposición a la captura a lo largo de la vida de un individuo puede inducir a cambios de comportamiento a largo plazo que pueden influir en la capturabilidad del segmento más viejo de una población. Se proporciona evidencia de que esto puede conducir a sesgos en el muestreo hacia los más jóvenes, especialmente cuando el esfuerzo de captura es limitado. El estudio concluye que el sesgo sistemático debido a la experiencia de captura tiene importantes implicaciones para la estimación de la variación en una serie de rasgos y por lo tanto, debe ser cuidadosamente controlado en estudios longitudinales. informacion[at]ebd.csic.es: Camacho et al (2017) Lifelong effects of trapping experience lead to age-biased sampling: lessons from a wild bird population.


http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0003347217301938