Noticias Noticias

La exposición a un ambiente social competitivo activa un mecanismo epigenético que limita la síntesis de feomelanina en diamantes mandarines

Los ambientes competitivos promueven altos niveles de testosterona, estrés oxidativo y, consecuentemente, afectan de manera negativa a la homeostasis celular. La regulación de genes implicados en la síntesis del pigmento feomelanina en melanocitos parece ayudar a mantener la homeostasis frente al estrés oxidativo ambiental. Se incrementaron de forma experimental las interacciones sociales en algunos machos de diamante mandarín Taeniopygia guttata manteniéndolo en grupos de seis aves durante el crecimiento de las plumas, mientras que otros fueron mantenidos aislados, para evaluar la posibilidad de que los melanocitos muestren labilidad epigenética bajo un ambiente social competitivo. Como estos cambios podrían depender del estatus oxidativo, se administró butionina sulfoximina (BSO) para disminuir la capacidad antioxidante de algunas aves. El ambiente competitivo reguló negativamente un gen implicado en la síntesis de feomelanina (Slc7a11) al cambiar el nivel de metilación en ADN en los melanocitos de las plumas. En otros genes implicados en la síntesis de feomelanina (Slc45a2, MC1R y AGRP), la metilación en ADN también fue afectada, pero no se detectaron cambios en la expresión. La exposición al ambiente competitivo no afectó ni al estrés ni al daño oxidativo sistémicos, indicando que podría haberse activado un mecanismo epigenético protector que cambia la expresión de Slc7a11. No obstante, no se encontraron cambios en el fenotipo de pigmentación de las aves, probablemente debido a la corta duración o la baja intensidad del ambiente competitivo. El tratamiento con BSO no afectó al mecanismo epigenético, sugiriendo que la capacidad antioxidante de las aves era lo suficientemente alta como para hacer frente al ambiente competitivo. Un mecanismo epigenético que limita la síntesis de feomelanina se activa por tanto bajo exposición a un ambiente competitivo en machos de diamante mandarín, lo que podría ayudar a evitar el daño causado por interacciones competitivas. informacion[at]ebd.csic.es: Rodríguez-Martínez & Galván (2019) Exposure to a competitive social environment activates an epigenetic mechanism that limits pheomelanin synthesis in zebra finches. Molecular Ecol https://doi.org/10.1111/mec.15171


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/mec.15171
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

La distribución de las especies en la Tierra no es aleatoria, sino el resultado de diversos procesos actuando durante millones de años, como los movimientos tectónicos, las extinciones masivas, o las interacciones ecológicas y evolutivas entre las especies. Esto hace que podamos identificar superficies terrestres en base a la biodiversidad presente, lo que llamamos bioregiones. Así, las especies que viven en distintas bioregiones son características, como se hace evidente al comparar los mamíferos o las aves del África subsahariana con los de Europa o Australia. A diario se acumulan evidencias de como el ser humano está alterando las composiciones de especies de comunidades y ecosistemas. No obstante, las grandes bioregiones del mundo que caracterizan la biodiversidad de los diferentes continentes, se habían asumido resilientes al impacto human debido a su origen más ancestral. Este estudio se ha centrado en las bioregiones definidas por anfibios, mamíferos, y aves, mostrando que las recientes introducciones de especies ya están alterando estas grandes bioregiones. En concreto, las introducciones de anfibios están reasignando el continente de Oceanía en la bioregión del Viejo Mundo, cuando originalmente estaba ubicada en la bioregión del Nuevo Mundo. Las introducciones de aves también están haciendo cada vez más heterogéneas las superficies terrestres ubicadas en el Nuevo Mundo, limitando nuestra capacidad para detectar esta bioregión. Además, las introducciones de mamíferos están homogeneizando las bioregiones africanas y euroasiáticas, haciendo que seamos capaces de identificar una nueva bioregión transcontinental que agruparía África y Eurasia. Desafortunadamente, estos cambios pueden verse incrementados si las especies actualmente amenazadas se extinguen. Estos resultados son alarmantes ya que sugieren que el ser humano está alterando señales históricas, ecológicas, y evolutivas que nos informaban de los procesos que han dado forma a la vida en la Tierra. Los resultados podrían infraestimar la influencia que el ser humano ha tenido a lo largo de su historia sobre la distribución de la biodiversidad. La consideración de introducciones más antiguas como las ocurridas tras la aparición de la agricultura, al igual que otras extinciones locales y globales del pasado como las de la megafauna podrían mostrar una influencia mucho mayor del ser humano sobre la biodiversidad. Este trabajo supone una evidencia de como la magnitud e intensidad de la actividad humana está afectando algunos de los ensamblajes de especies más grandes y antiguos de la Tierra. Las consecuencias de estas alteraciones son imprevisibles pero probablemente pueden afectar las interacciones ecológicas y evolutivas de las especies en el presente y futuro. Estos resultados urgen una vez más a planificar medidas de conservación internacionales que sean capaces de salvar la unicidad de la biodiversidad en cada una de las bioregiones del Planeta. informacion[at]ebd.csic.es: Bernardo-Madrid et al (2019) Human activity is altering the world's zoogeographical regions. Ecol Lett https://doi.org/10.1111/ele.13321


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ele.13321