Noticias Noticias

Los dormideros en tiendas pueden haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae

El reciente descubrimiento del primer mamífero que deposita cantidades significativas de pigmentos carotenoides en la piel (el murciélago blanco hondureño Ectophylla alba) ha puesto de manifiesto la presencia de coloración amarilla conspicua en la piel desnuda de algunos murciélagos. Esto es patente en la subfamilia Stenodermatinae, en la que muchas especies construyen tiendas con hojas de plantas para formar dormideros comunales durante el día. En base a que las tiendas ofrecen ricas condiciones de luminación al permitir parcialmente el paso de la luz solar a través de las hojas y esto hace que la coloración amarilla probablemente aporte beneficios de camuflaje a los murciélagos en los dormideros; a que el gregarismo facilita la comunicación visual; y a que todos los murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae poseen conos L en la retina que permiten la percepción de luz de longitud de onda larga y tienen una dieta frugívora de la que se obtienen carotenoides, se hipotetiza que los dormideros en tiendas podrían haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en este grupo de murciélagos. Se evalúa esta predicción en 71 especies en Stenodermatinae. Reconstrucciones de estados ancestrales mostraron que el antecesor común fue más probablemente no colorido y no realizaba dormideros en tiendas, pero ambos rasgos surgieron pronto en la primera ramificación filogenética. Análisis realizados controlando por efectos filogenéticos mostraron que, como se predecía, la coloración de piel amarilla y los dormideros en tiendas coevolucionaron después de su aparición. Esta es la primera explicación para la evolución de coloración corporal en mamíferos nocturnos. Como el ambiente de iluminación nocturna de los bosques está dominado por longitudes de onda amarillas-verdes que coinciden con la sensibilidad espectral de algunos murciélagos, las condiciones de luz nocturna podrían haber actuado conjuntamente con las condiciones de luz diurna en las tiendas para favorecer la evolución de la coloración de piel amarilla en estos animales. informacion[at]ebd.csic.es: Galván et al (2019) Tent?roosting may have driven the evolution of yellow skin coloration in Stenodermatinae bats. J Zool Syst Evol Res https://doi.org/10.1111/jzs.12329


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jzs.12329
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Factores ambientales y antropogénicos en los daños causados por osos

Factores ambientales y antropogénicos en los daños causados por osos

En Europa cada año se reclaman las indemnizaciones por daños causados por osos pardos de unas 12.000 ovejas y cabras y 2.000 colmenas. La mayoría de estas pérdidas se concentran en unos pocos países. Este estudio destaca que las diferencias no están relacionadas con la abundancia de los osos, sino con las prácticas de manejo y uso de los recursos. Las pérdidas de ganado por ataques de lobos o las de colmenas por osos, conllevan consecuencias económicas y emocionales que han desencadenado un rechazo hacia estas especies y los ha llevado al borde de la extinción en muchas zonas. Sin embargo, las cosas han cambiado. Ahora lobos, osos y otros depredadores están protegidos y en muchos países se compensan económicamente los daños. Este estudio muestra que el número de compensaciones por daños de osos es muy diferente entre las regiones europeas. Por ejemplo, en Noruega son alrededor de 900 compensaciones al año, mientras que en Estonia sólo 30. Estas diferencias son más grandes si tenemos en cuenta que en Estonia hay 4 veces más osos que en Noruega. Dicho de otra forma: el número de compensaciones por oso es 150 veces más alto en Noruega que en Estonia. Para explicar estas diferencias tenemos que fijarnos en la forma de gestión: por ejemplo cómo se compensan las reclamaciones, si se aplica alimentación suplementaria, o la cantidad de terreno agrícola en la zona. Todos estos factores influyen en el número final de reclamaciones; sin embargo, la abundancia de osos no tiene ninguna influencia sobre ello. Una práctica comúnmente utilizada para disminuir los daños es reducir el número de osos. Este estudio demuestra que las cosas no son tan simples, y que las regiones donde se permite la caza o con un número menor de osos no son necesariamente las que tienen menos reclamaciones. La forma de compensar los daños difiere entre países y estas diferencias se reflejan en el número de compensaciones. Un ejemplo de buenas prácticas es Suecia, donde el gobierno subvenciona las medidas preventivas para proteger el ganado y las colmenas, tales como pastores eléctricos y perros. Cuando hay una denuncia por daños, un inspector tiene que verificar que fueron causados por un oso y las compensaciones se abonan únicamente si se están utilizando medidas preventivas. En el otro extremo, en Noruega hasta el 95% de las compensaciones no son verificadas, y corresponden a ganado suelto y sin protección. Estas diferencias entre países vecinos no son raras en Europa: los mismos osos son culpables de numerosos daños en un lado de la frontera, y sólo de unos pocos en el otro. informacion[at]ebd.csic.es: Bautista et al (2016) Patterns and correlates of claims for brown bear damage on a continental scale. J Appl Ecol doi:10.1111/1365-2664.12708


http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2664.12708/full