Noticias Noticias

Determinación mediante LC-MS de catecolaminas y metabolitos relacionados en orina y pelo de ciervo rojo

Una novedosa metodología analítica para la determinación y extracción de de catecolamines (dopamina, epinefrina y norepinefrina) y sus metabolitos DL-3,4-dihidroxifenilglicol y ácido DL-3,4-dihidroximandélico mediante LC-MS es desarrollada aquí y validada para la aplicación a muestras de orina y pelo humanas y animales. El método se basa en la extracción preliminar de analitos mediante un compuesto de poliestireno-co-divinilbenceno con nanotubos de carbono de pared múltiple magnéticos. Esto es seguido de una separación cromatográfica de < 9 min de los compuestos de interés en una columna C18 Onyx Monolithic utilizando una mezcla de 0,01 % (v/v) ácido heptafluorobutírico en agua y metanol a una tasa de flujo de 500 µL min-1. Los límites de detección estuvieron dentro del rango de 0,055 a 0,093 µg mL-1, y los valores de precisión de la respuesta y tiempos de retención de los analitos fueron > 90 %. Los valores de exactitud estuvieron en el rango 79,5-109,5 % cuando los analitos fueron extraídos de las muestras de orina de ciervo utilizando el sorbente MMWCNT-poly(STY-DVB). Esta metodología fue aplicada a muestras de orina y pelo de ciervo rojo, estando las concentraciones resultantes en el rango de 0,05 a 0,5 µg mL-1 para la norepinefrina y de 1,0 a 44,5 µg mL-1 para su metabolito 3,4-dihidroxifenilglicol. Los análisis de pelo de ciervo rojo resultaron en elevadas cantidades de 3,4-dihidroxifenilglicol. informacion[at]ebd.csic.es: Murtada et al (2019) LC-MS determination of catecholamines and related metabolites in red deer urine and hair extracted using magnetic multi-walled carbon nanotube poly(styrene-co-divinylbenzene) composite. J Chromatogr B https://doi.org/10.1016/j.jchromb.2019.121878


https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S157002321931150X
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Factores ambientales y antropogénicos en los daños causados por osos

Factores ambientales y antropogénicos en los daños causados por osos

En Europa cada año se reclaman las indemnizaciones por daños causados por osos pardos de unas 12.000 ovejas y cabras y 2.000 colmenas. La mayoría de estas pérdidas se concentran en unos pocos países. Este estudio destaca que las diferencias no están relacionadas con la abundancia de los osos, sino con las prácticas de manejo y uso de los recursos. Las pérdidas de ganado por ataques de lobos o las de colmenas por osos, conllevan consecuencias económicas y emocionales que han desencadenado un rechazo hacia estas especies y los ha llevado al borde de la extinción en muchas zonas. Sin embargo, las cosas han cambiado. Ahora lobos, osos y otros depredadores están protegidos y en muchos países se compensan económicamente los daños. Este estudio muestra que el número de compensaciones por daños de osos es muy diferente entre las regiones europeas. Por ejemplo, en Noruega son alrededor de 900 compensaciones al año, mientras que en Estonia sólo 30. Estas diferencias son más grandes si tenemos en cuenta que en Estonia hay 4 veces más osos que en Noruega. Dicho de otra forma: el número de compensaciones por oso es 150 veces más alto en Noruega que en Estonia. Para explicar estas diferencias tenemos que fijarnos en la forma de gestión: por ejemplo cómo se compensan las reclamaciones, si se aplica alimentación suplementaria, o la cantidad de terreno agrícola en la zona. Todos estos factores influyen en el número final de reclamaciones; sin embargo, la abundancia de osos no tiene ninguna influencia sobre ello. Una práctica comúnmente utilizada para disminuir los daños es reducir el número de osos. Este estudio demuestra que las cosas no son tan simples, y que las regiones donde se permite la caza o con un número menor de osos no son necesariamente las que tienen menos reclamaciones. La forma de compensar los daños difiere entre países y estas diferencias se reflejan en el número de compensaciones. Un ejemplo de buenas prácticas es Suecia, donde el gobierno subvenciona las medidas preventivas para proteger el ganado y las colmenas, tales como pastores eléctricos y perros. Cuando hay una denuncia por daños, un inspector tiene que verificar que fueron causados por un oso y las compensaciones se abonan únicamente si se están utilizando medidas preventivas. En el otro extremo, en Noruega hasta el 95% de las compensaciones no son verificadas, y corresponden a ganado suelto y sin protección. Estas diferencias entre países vecinos no son raras en Europa: los mismos osos son culpables de numerosos daños en un lado de la frontera, y sólo de unos pocos en el otro. informacion[at]ebd.csic.es: Bautista et al (2016) Patterns and correlates of claims for brown bear damage on a continental scale. J Appl Ecol doi:10.1111/1365-2664.12708


http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2664.12708/full