Noticias Noticias

Identificadas las redes de transmisión del parásito que causa la leishmaniosis

La leishmaniosis, causada por el parásito Leishmania, es una enfermedad zoonótica, es decir, que puede transmitirse entre animales y seres humanos, y cuya incidencia en Europa está aumentando. Es considerada como uno de los principales problemas de salud a nivel global. En este estudio se han identificado las 17 especies de vertebrados de cuya sangre se alimentan los flebótomos, insectos considerados los principales vectores del parásito del género Leishmania, causantes de la leishmaniosis. Este parásito generalmente infecta a especies animales, como por ejemplo los perros, pero tienen la potencialidad de infectar a los humanos y otras especies de mamíferos. La investigación ha comprobado que gamos y ciervos fueron los hospedadores más comunes de los flebótomos en el ámbito de un parque zoológico periurbano, si bien otras especies como lobos y avestruces también fueron picadas por estos insectos. En el marco del estudio no se encontró presencia de sangre humana entre la dieta de los mencionados vectores. Los investigadores también han confirmado que factores como la humedad relativa del medio o la disponibilidad de animales en el entorno próximo a las trampas de insectos fueron variables importantes para explicar la abundancia de los flebótomos en el entorno. A pesar de que los resultados sugieran que los seres humanos presentan un riesgo reducido de entrar en contacto con el parásito, el equipo científico enfatiza que se hacen necesarios estudios futuros con el fin de minimizar el potencial riesgo sanitario. Esta investigación supone una aproximación multidisciplinar a la epidemiología del parásito Leishmania en un entorno específico: un parque zoológico periurbano. información[at]ebd.csic.es: Muñoz et al (2019) Molecular xenomonitoring and host identification of Leishmania sand fly vectors in a Mediterranean periurban wildlife park.  Transbound Emerg Dis https://doi.org/10.1111/tbed.13319


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/tbed.13319
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Impacto humano y selección del lugar de cría en el lobo

Impacto humano y selección del lugar de cría en el lobo

Dentro de su amplia área de distribución, el lobo Canis lupus ocupa localidades expuestas a muy distintos niveles de intensidad de actividad humana. Tratándose de una especie perseguida, estos niveles están asociados a la vulnerabilidad de los lobos, especialmente durante la época de cría cuando permanecen en un mismo lugar durante periodos prolongados. Cabe esperar una fuerte selección de hábitat en el lugar de cría en función del grado de presión humana. Se analiza esta cuestión mediante metanálisis de datos colectados en 26 localidades de la región Holártica. El patrón global de respuesta reproduce los patrones previamente descritos a escala local. Los lobos minimizan su exposición evitando estructuras artificiales y áreas transformadas para la agricultura, así como seleccionando positivamente el refugio proporcionado por la vegetación natural. Los resultados sugieren un proceso jerárquico de selección de hábitat en el que los lobos parecen compensar su mayor exposición al riesgo de mortalidad por causa humana con una selección más estricta de la seguridad en torno al lugar de cría. La selección de lugares de difícil acceso es más acentuada en Eurasia, con una historia más larga de coexistencia con humanos y mayor densidad de población, que en Norteamérica. Pese a su versatilidad para aprovechar los recursos de entornos muy diversos, tanto naturales como transformados, el lobo parece depender de lugares libres de interferencia humana para reproducirse. Las estrategias de conservación y manejo de esta especie deben contemplar la necesidad de preservar lugares poco accesibles que contengan elementos que proporcionen suficiente refugio para la cría. informacion[at]ebd.csic.es: Sazatornil et al (2016) The role of human-related risk in breeding site selection by wolves. Biol Cons 201 103-110 doi: 10.1016/j.biocon.2016.06.022


http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0006320716302464