Noticias Noticias

Las actividades humanas vinculan la presencia de murciélagos frugívoros con los brotes de la enfermedad del virus del Ébola

Se ha descrito un vínculo significativo entre la pérdida y fragmentación del bosque y los brotes de infección por el virus del Ébola (EVD) en humanos. La deforestación puede alterar la circulación natural de los virus y cambiar la composición, abundancia, comportamiento y, posiblemente, la exposición a los virus de las especies de reservorios. Esto a su vez podría aumentar el contacto entre animales infectados y los humanos. Se sospecha que los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae son reservorios del virus Ébola. En la actualidad, la única evidencia que asocia estos murciélagos con el EVD es la presencia de individuos seropositivos en ocho especies y reacciones en cadena de la polimerasa en tres. Este estudio ha investigado si las actividades humanas pueden aumentar las áreas de campeo de los murciélagos africanos y si este efecto se superpone geográficamente con brotes de EVD que, a su vez, se verían favorecidos por la deforestación. Se utilizaron registros de observación de especies para las 20 especies de murciélagos frutales que se encuentran en áreas favorables para el virus del Ébola para determinar los factores que afectan el área de campo de los murciélagos dentro del área predicha del virus del Ébola. El área de actividad de algunas especies de murciélagos frutales parecía estar relacionada con actividades humanas dentro de las áreas favorables para el virus del Ébola. Más específicamente, las áreas donde las actividades humanas favorecen la presencia de cinco especies de murciélagos frutales se superponen con las áreas donde los brotes de EVD en humanos fueron favorecidos por la deforestación. Estas cinco especies son las siguientes: Eidolon helvum, Epomops franqueti, Megaloglossus woermanni, Micropteropus pusillus y Rousettus aegyptiacus. De estos cinco, todos menos Megaloglossus woermanni han registrado individuos seropositivos. Para las restantes 15 especies de murciélagos, no se encontró apoyo biogeográfico para la hipótesis de que la influencia humana positiva en los murciélagos frutales podría estar asociada con brotes de Ébola en áreas deforestadas dentro del bioma de los bosques tropicales en África occidental y central. Este trabajo es un primer paso práctico que permite una mayor investigación de las redes y vías que pueden conducir a un brote de EVD. El marco del modelado empleado en este estudio puede usarse para otras enfermedades infecciosas emergentes. informacion[at]ebd.csic.es: Olivero et al (2019) Human activities link fruit bat presence to Ebola virus disease outbreaks. Mammal Review. DOI 10.1111/mam.12173


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/mam.12173
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Incremento de tamaño sin divergencia genética en el musgaño patiblanco Neomys fodiens

Incremento de tamaño sin divergencia genética en el musgaño patiblanco Neomys fodiens

Los musgaños son un grupo de musarañas acuáticas de las que en la península ibérica se reconocen actualmente 3 especies. La de mayor tamaño es el musgaño patiblanco (Neomys fodiens), de la que existen dos subespecies peninsulares descritas, con una distribución muy peculiar. Por un lado, la subespecie nominal N.f.fodiens, que se sitúa en dos núcleos: uno en el sector oriental de los Pirineos, en Aragón y Cataluña, y otro en el occidente de Asturias y Galicia. Por otro lado, la subespecie N.f.niethammeri, que se distribuye en el espacio intermedio entre las poblaciones de N.f.fodiens, ocupando la franja cantábrica desde el pirineo navarro al oriente de Asturias. La principal característica de la subespecie N.f.niethammeri es el gran tamaño del cráneo, el mayor conocido en toda el área de distribución del musgaño patiblanco, que llega hasta Asia. Este gran tamaño se refleja sobre todo en la altura coronoide de la mandíbula, cuyas dimensiones son siempre mayores que las de N.f.fodiens y permite una fácil separación de ambas subespecies. Esta diferencia resulta incluso mayor que la existente entre los musgaños patiblancos europeos y los musgaños de Miller (Neomys milleri), con los que viven en simpatría, lo que llevó a algunos autores a proponer su elevación al rango de especie. El primer resultado interesante de este estudio, cuyo objetivo es intentar clarificar la taxonomía de N.f.niethammeri, es que el incremento del tamaño no se ha visto reflejado en un cambio en la forma, por lo que la forma de la mandíbula de N.f.fodiens no difiere de la forma de la de N.f.niethammeri. Tampoco se encuentra divergencia genética, ni a nivel mitocondrial ni a nivel nuclear, ni diferenciación en las frecuencias de alelos nucleares. Estos resultados no respaldan, por lo tanto, la separación específica de ambos taxones, por lo que se trataría de una adaptación local (quizá un ecotipo), aunque se desconocen las causas que han provocado esta adaptación y hacen falta estudios sobre la historia natural de estas especies para poder clarificarlo. informacion[at]ebd.csic.es: Balmori-de la Puente et al (2019) Size increase without genetic divergence in the Eurasian water shrew Neomys fodiens. Sci Rep doi:10.1038/s41598-019-53891-y


https://www.nature.com/articles/s41598-019-53891-y