Noticias Noticias

Cronología de la urbanización de las aves silvestres: el caso del cernícalo primilla

El cernícalo primilla (Falco naumanni) evolucionó como una especie separada en la radiación del cernícalo del Viejo Mundo a partir del Mioceno tardío. Dado que las primeras ciudades fueron erigidas en el Holoceno, esta rapaz colonial solo se ha convertido en especie urbana recientemente en su historia evolutiva. Hoy, más del 95% de las colonias de cernícalo primilla en España y otros países mediterráneos están en edificios, y el resto se encuentran en afloramientos rocosos, que pueden haber sido el sustrato original de anidación de esta ave que nidifica en cavidades. Conforme a fuentes clásicas, como las obras de Columela y Plinio el Viejo, y la presencia de restos esqueléticos en una villa romana cerca de Madrid, los cernícalos primillas pueden haber anidado en edificios y en zonas urbanas ibéricas durante al menos 2000-2500 años. Sin embargo, no hay colonias supervivientes en estructuras con una antigüedad superior a los 1400 años en España. Para una muestra de 349 colonias en edificios antiguos, la mayoría de las estructuras se habían erigido entre los siglos XV y XVII, lo que impone un límite de tiempo de aproximadamente 300-600 años a la existencia de esas colonias aparentemente inmemoriales. Para ciudades y edificios específicos, las referencias escritas de la presencia de colonias de cernícalo primilla no se remontan a más de dos siglos. De hecho, la Catedral de Sevilla puede ser la estructura con mayor ocupación continua por cernícalos primilla registrados hasta la actualidad, como mínimo desde desde 1834 hasta 2020.  Se propone que los cernícalos primillas se convirtieron en especie urbana cuando tanto las cavidades adecuadas en los edificios como los campos de cereales, donde capturan a sus presas invertebradas, estuvieron disponibles en su área de reproducción original, hace varios milenios. Sin embargo, las colonias urbanas, en contraste con las que se encuentran en sustratos geológicos estables, se han visto obligadas a mudarse repetidamente de un edificio a otro cuando los más antiguos desaparecieron o fueron reconstruidos. informacion[at]ebd.csic.es: Negro et al (2020) A timeline for the urbanization of wild birds: The case of the lesser kestrel. Quaternary Sci Rev https://doi.org/10.1016/j.quascirev.2020.106638


https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0277379120306004?via%3Dihub
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

La hormiga argentina es una seria amenaza para los anfibios

La hormiga argentina es una seria amenaza para los anfibios

La hormiga argentina tiene efectos negativos muy potentes sobre algunos anfibios de Doñana, llegando incluso a ser letal para ellos. Esta especie de hormiga, cuyo rango nativo es la cuenca del Paraná (Argentina, Brasil, Uruguay), ha invadido todo el mundo, principalmente las regiones de clima mediterráneo. A diferencia de otras grandes hormigas invasoras, no tiene un aguijón funcional, por lo que su empleo del veneno es por contacto. Observaciones de campo en Doñana han demostrado que estas hormigas causaban la muerte a los ejemplares de anfibios juveniles que encontraban a su paso. Experimentos de laboratorio revelaron que la toxina que contiene el veneno de esta especie de hormiga invasora, denominada iridomirmecina y producida en las glándulas pigidiales, era utilizada para atacar a los anfibios rociándola sobre la piel permeable de los juveniles y provocando su parálisis. Después de su absorción a través de la piel, la iridomirmecina se acumulaba en el cerebro, los riñones y el tejido hepático, pudiendo resultar mortal según la dosis recibida y el tamaño del anfibio. Los anfibios más vulnerables ante el veneno de la hormiga argentina son los sapos de espuelas y el sapo corredor. Aunque las obreras de hormiga argentina son de pequeño tamaño, pesando menos de medio miligramo, harían falta entre 2 y 20 de ellas para acabar con los juveniles de estos sapos. Por otra parte, la hormiga nativa de la región, Tapinoma nigerrimum, no tiene ningún efecto negativo sobre los anfibios, ya que, aunque también posee iridomirmecina en su organismo, se encuentra en una cantidad cinco veces menor que en la hormiga argentina. Para determinar el potencial alcance mundial de esta nueva amenaza con la que se enfrentan los anfibios, se ha estimado el número de especies de anfibios terrestres cuya distribución se superpone con la de la hormiga argentina: son más de 800 especies de anfibios terrestres (y de ellas un 6% están clasificadas como amenazadas por la UICN) que conviven con la hormiga argentina en todo el mundo. informacion[at]ebd.csic.es: Álvarez-Blanco et al (2020) Effects of the Argentine ant venom on terrestrial amphibians. Conservation Biology DOI 10.1111/cobi.13604


https://conbio.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/cobi.13604