Noticias Noticias

Una evaluación de riesgos en España revela que hay 30 especies de plantas invasoras disponibles a la venta

Las especies invasoras son un problema creciente que, junto con el cambio climático, la contaminación y otros grandes impactos, está peligrosamente enmarcado en lo que conocemos con el nombre de "cambio global". Actuar frente a las especies exóticas invasoras es una necesidad cada vez más acuciante y aprender a prevenir futuras invasiones es una opción primordial para evitar problemas futuros. Especialmente cuando hablamos de plantas exóticas de jardinería. Se ha realizado una labor de recopilación de las especies de plantas que se venden en los viveros españoles. Se están vendiendo 22 especies invasoras y 46 potencialmente invasoras, que no están reguladas por el Ministerio de Transición Ecológica, pero que tienen un alto riesgo de impacto sobre el medio ambiente o sobre la salud, las infraestructuras y las actividades primarias, como la agricultura y la ganadería. En base a estos hallazgos, se ha desarrollado un novedoso sistema que permite priorizar las especies en función de los impactos que pueden generar, el riesgo de invasión, la idoneidad climática y el interés que las especies despiertan en la sociedad. De entre las especies invasoras que no se encuentran reguladas destacan la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), la bandera española (Lantana camara) o el muy polémico eucalipto (Eucalyptus globulus). A éstas se suman, de entre las especies potencialmente invasoras, el cotoneaster (Cotoneaster horizontalis), la verdolaga (Portulaca oleracea), el espinazo del diablo (Kalanchoe daigremontiana) o el lupino (Lupinus polyphyllus). Además, destacan ocho especies incluidas en una lista "de prioridad", esto es, que aun siendo invasoras y estando recogidas en el Catálogo del Ministerio de Transición Ecológica, podemos encontrarlas aún en algunos viveros. Entre ellas destaca el árbol del cielo (Ailanthus altissima), la acacia mimosa (Acacia dealbata), el plumero de la Pampa (Cortaderia selloana) o el rabo de gato (Pennisetum setaceum), especie que también se encuentra regulada por la normativa de la Comisión Europea. El hallazgo en viveros de especies que teóricamente están prohibidas para la venta destaca la necesidad de una aplicación más estricta de la regulación vigente sobre especies de plantas invasoras en España. No ha sido posible, sin embargo, hallar datos suficientes para 430 de las 700 especies exóticas que se venden, lo que muestra una gran deficiencia en la calidad y cantidad de información disponible sobre ellas. Al mismo tiempo, se ha propuesto una "Lista Verde", que contiene especies exóticas que se están vendiendo y que probablemente no tienen potencial para convertirse en invasoras, y que, por tanto, parecen ser seguras para su comercio. Lamentablemente, esta lista verde contiene tan solo siete especies, entre ellas plantas de origen tropical, como los frutales de mango (Mangifera indica) y carambolo (Averrhoa carambola) o los borlones (Celosia argentea). informacion[at]ebd.csic.es: Bayon & Vilà (2019) Horizon scanning to identify invasion risk of ornamental plants marketed in Spain. NeoBiota 52: 47–86 (2019). DOI: 10.3897/neobiota.52.38113


https://neobiota.pensoft.net/article/38113/
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Larvas de anfibios que aceleran su crecimiento y/o desarrollo muestran consecuencias fisiológicas asociadas

Larvas de anfibios que aceleran su crecimiento y/o desarrollo muestran consecuencias fisiológicas asociadas

Los organismos responden de manera plástica frente a cambios ambientales, los cuales suelen conllevar alteraciones fisiológicas que potencialmente pueden por dar lugar a reducciones en su eficacia biológica. En especies con ciclo de vida complejo los cambios ambientales pueden afectar al crecimiento y desarrollo de los individuos y terminar por modificar el momento en el que se producen las transiciones entre los diferentes estadios de desarrollo. Además, estos cambios ambientales pueden también afectar a la condición corporal de los individuos durante estas transiciones, lo que muy probablemente determinará su supervivencia a medio y largo plazo. En este estudio se muestra que larvas de sapo de espuela que sobreviven a procesos de desecación o a la presencia de depredadores presentan marcados cambios en su crecimiento y desarrollo, así como en sus reservas grasas, estrés oxidativo y en el tamaño relativo de telómeros. Las larvas aceleraron su desarrollo pero redujeron su crecimiento y consumieron más reservas grasas cuando respondieron a la desecación, lo que hace predecir bajas probabilidades de supervivencia a corto plazo. Sin embargo, la actividad de las enzimas antioxidantes tamponó el estrés oxidativo y la longitud telomérica resultó inalterada. Los depredadores provocaron efectos opuestos: redujeron la densidad larvaria lo que relajó la competencia por los recursos y les permitió desarrollarse más rápido y alcanzar un mayor tamaño. Además, esas larvas metamorfosearon con más reservas grasas, lo que aumenta sus probabilidades de sobrevivir a corto plazo. Sin embargo, estos individuos mostraron signos de estrés oxidativo y presentaron telómeros más cortos, lo que nos haría pensar que tendrán una menor longevidad. Por tanto desecación y depredadores alteran de manera diferente crecimiento y desarrollo en larvas de anfibio, lo que además les confiere una esperanza de vida a corto y largo plazo atendiendo a los cambios fisiológicos observados. informacion[at]ebd.csic.es: Burraco et al (2017) Different effects of accelerated development and enhanced growth on oxidative stress and telomere shortening in amphibian larvae. Sci Rep doi:10.1038/s41598-017-07201-z


https://www.nature.com/articles/s41598-017-07201-z