Noticias Noticias

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

La distribución de las especies en la Tierra no es aleatoria, sino el resultado de diversos procesos actuando durante millones de años, como los movimientos tectónicos, las extinciones masivas, o las interacciones ecológicas y evolutivas entre las especies. Esto hace que podamos identificar superficies terrestres en base a la biodiversidad presente, lo que llamamos bioregiones. Así, las especies que viven en distintas bioregiones son características, como se hace evidente al comparar los mamíferos o las aves del África subsahariana con los de Europa o Australia. A diario se acumulan evidencias de como el ser humano está alterando las composiciones de especies de comunidades y ecosistemas. No obstante, las grandes bioregiones del mundo que caracterizan la biodiversidad de los diferentes continentes, se habían asumido resilientes al impacto human debido a su origen más ancestral. Este estudio se ha centrado en las bioregiones definidas por anfibios, mamíferos, y aves, mostrando que las recientes introducciones de especies ya están alterando estas grandes bioregiones. En concreto, las introducciones de anfibios están reasignando el continente de Oceanía en la bioregión del Viejo Mundo, cuando originalmente estaba ubicada en la bioregión del Nuevo Mundo. Las introducciones de aves también están haciendo cada vez más heterogéneas las superficies terrestres ubicadas en el Nuevo Mundo, limitando nuestra capacidad para detectar esta bioregión. Además, las introducciones de mamíferos están homogeneizando las bioregiones africanas y euroasiáticas, haciendo que seamos capaces de identificar una nueva bioregión transcontinental que agruparía África y Eurasia. Desafortunadamente, estos cambios pueden verse incrementados si las especies actualmente amenazadas se extinguen. Estos resultados son alarmantes ya que sugieren que el ser humano está alterando señales históricas, ecológicas, y evolutivas que nos informaban de los procesos que han dado forma a la vida en la Tierra. Los resultados podrían infraestimar la influencia que el ser humano ha tenido a lo largo de su historia sobre la distribución de la biodiversidad. La consideración de introducciones más antiguas como las ocurridas tras la aparición de la agricultura, al igual que otras extinciones locales y globales del pasado como las de la megafauna podrían mostrar una influencia mucho mayor del ser humano sobre la biodiversidad. Este trabajo supone una evidencia de como la magnitud e intensidad de la actividad humana está afectando algunos de los ensamblajes de especies más grandes y antiguos de la Tierra. Las consecuencias de estas alteraciones son imprevisibles pero probablemente pueden afectar las interacciones ecológicas y evolutivas de las especies en el presente y futuro. Estos resultados urgen una vez más a planificar medidas de conservación internacionales que sean capaces de salvar la unicidad de la biodiversidad en cada una de las bioregiones del Planeta. informacion[at]ebd.csic.es: Bernardo-Madrid et al (2019) Human activity is altering the world's zoogeographical regions. Ecol Lett https://doi.org/10.1111/ele.13321


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ele.13321
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Las aves limícolas dispersan una amplia variedad de plantas a lo largo de la ruta migratoria atlántica

Las aves limícolas dispersan una amplia variedad de plantas a lo largo de la ruta migratoria atlántica

Apenas existen estudios previos de las plantas dispersadas por aves limícolas (Charadriiformes). A través del muestreo de las heces y egagrópilas de seis especies de aves en Doñana, Inglaterra, Irlanda e Islandia, se encontraron semillas intactas de 27 taxones de plantas, de las cuales 23 carecen del fruto carnoso considerado frecuentemente como diagnóstico de este proceso de endozoocoria. Además, el 89% de las semillas procedían de 20 especies de plantas terrestres, todas con una distribución amplia a lo largo de la ruta migratoria atlántica. Las aves limícolas son excelentes vectores de dispersión a larga distancia (DLD), y las semillas fueron transportadas por aves al comienzo o al final de los vuelos migratorios entre Inglaterra e Islandia. Esta investigación indica que el estudio de la morfología de semillas no es suficiente para identificar los mecanismos de DLD de una planta, y que las plantas acuáticas no son las únicas dispersadas fácilmente por limícolas. Se identificaron cuatro especies exóticas de plantas dispersadas, incluyendo Cotula coronopifolia cuyas semillas germinan fácilmente después de su paso por el tracto digestivo. Esta exótica está extendiéndose rápidamente por los humedales costeros europeos frecuentados por aves limícolas. informacion[at]ebd.csic.es: Lovas-Kiss et al 2018. Shorebirds as important vectors for plant dispersal in Europe. Ecography doi: 10.1111/ecog.04065


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ecog.04065