Noticias Noticias

Más evidencias de cómo la acción humana está afectando la evolución de animales y plantas

Muchas especies en la Tierra establecen relaciones beneficiosas con otras especies, como por ejemplo las plantas y sus dispersores de semillas. Si los animales que comen frutos desaparecen repentinamente, las plantas que dependen de ellos para dispersarse sufrirán las consecuencias. Tales relaciones son el resultado de millones de años de evolución de ambos grupos de organismos. Aquí se cuantifica cuántos años de evolución estamos perdiendo debido a la extinción de los animales frugívoros que establecen relaciones beneficiosas con las plantas. Los investigadores demostraron que algunas interacciones entre las aves y las plantas son bastante más antiguas que otras y que la extinción de una de las partes provoca una gran pérdida de la historia evolutiva. Las historias evolutivas más antiguas tienden a ser bastante particulares y realizan funciones únicas en la Naturaleza. En la Selva Atlántica, por ejemplo, la jacutinga Pipile jacutinga tiene una historia evolutiva de alrededor de 29 millones de años (Ma) y es uno de los principales dispersores del plamito juçara Euterpe edulis, que tiene alrededor de 99 Ma. Combinados, su interacción contiene cerca de 130 Ma de información evolutiva única. La jacutinga es una de las aves más cazadas en la Selva Atlántica y, si se extingue, llevará consigo la desaparición de la historia evolutiva de todas las interacciones que establece, incluida la dispersión de semillas del palmito juçara. Los seres humanos están actuando en la Tierra como el meteoro que mató a los dinosaurios. No solo estamos empobreciendo la biodiversidad de nuestro planeta, sino también empobreciendo la historia evolutiva de la Tierra. informacion[at]ebd.csic.es: Emer et al (2019) Defaunation precipitates the extinction of evolutionarily distinct interactions in the Anthropocene. Sci Adv DOI: 10.1126/sciadv.aav6699


https://advances.sciencemag.org/content/5/6/eaav6699
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Las ciudades pueden preservar algunas especies amenazadas pero no su función ecológica

Las ciudades pueden preservar algunas especies amenazadas pero no su función ecológica

La urbanización es una de las grandes causas de pérdida de biodiversidad a nivel global. Las respuestas de la fauna a esta profunda transformación en sus hábitat naturales son sin embargo variables, e incluso algunas especies amenazadas pueden asentarse en estos entornos humanizados y formar mayores poblaciones que las presentes en el medio natural. En Junio de 2017 se realizó una expedición a República Dominicana en la que se cubrieron unos 2000 km intentando estimar las abundancias relativas de las dos especies autóctonas de Psitácidas del país en hábitat naturales, rurales y urbanos. Junto al censo poblacional se realizaron entrevistas a la gente local para conocer los impactos que han sufrido este tipo de aves en el país, y por último, tomamos datos de dispersión de semillas para valorar su rol realizando esta función ecológica. Los resultados muestran que para el perico de La Española (Psittacara chloropterus) la abundancia relativa fue 6 veces mayor en entornos urbanos que en la naturaleza y 3 veces más en el caso de la cotorra de La Española (Amazona ventralis). Se descubre que la caza y el mascotismo han diezmado las poblaciones de ambas especies, que actualmente presentan un peor estado de conservación de lo que se pensaba previamente. Por otro lado, se obtuvieron 306 datos de dispersión de semillas de 14 especies de plantas distintas, con una distancia mínima de dispersión que osciló entre 8 a 155 metros. Este ejemplo demuestra como las grandes ciudades de un país pueden ser el último refugio para dos especies amenazadas, pero funciones ecológicas que desempeñan en la naturaleza, como la dispersión de semillas, se perderían si se pierden las poblaciones del medio natural, con consecuencias negativas para las comunidades vegetales (los dispersores de semillas en esta isla son escasos). Los esfuerzos conservacionistas no deberían desatender las poblaciones que habitan ecosistemas naturales aunque las especies en sí encuentren refugio en entornos urbanos. informacion[at]ebd.csic.es: Luna et al (2018) Cities may save some threatened species but not their ecological functions. PeerJ 6:e4908 Doi 10.7717/peerj.4908


https://peerj.com/articles/4908/