Noticias Noticias

Parasitoidismo por avispas en moscas parásitos de dos especies de aves

Las avispas parasitoides pueden actuar como hiperparásitos y, a veces, regular las poblaciones de sus hospedadores mediante una dinámica "top-down". Nasonia vitripennis es una avispa parasitoide gregaria generalista que infesta varias moscas hospedadoras, incluidas las del género Protocalliphora, que a su vez parasitan los nidos de aves, extrayendo sangre a sus pollos. Sin embargo, los factores ecológicos subyacentes a la prevalencia de N. vitripennis y la intensidad del parasitoidismo en sus hospedadores de poblaciones naturales son poco conocidos. Se ha estudiado la prevalencia de estas avispillas en puparios de la mosca Protocalliphora azurea, parásitos de poblaciones silvestres de Papamoscas Cerrojillo (Ficedula hypoleuca) y Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus) en dos áreas del centro y sur de España. Se encontró alguna evidencia de que la prevalencia de N. vitripennis fue mayor en hábitats húmedos en el sur de España. Se encontró además un efecto dependiente del hospedador, ya que cuanto mayor es el número de puparios de la mosca, mayor es la probabilidad y la tasa de parasitoidismo por la avispa. Estos resultados también sugieren que N. vitripennis parasita más puparios en nidos de Herrerillo que en nidos de Papamoscas como consecuencia de una mayor carga de estas moscas en los primeros. Sobre la base de la alta prevalencia de N. vitripennis en las pupas de P. azurea en la naturaleza, se propone que esta avispa pueda regular las poblaciones de la mosca parásita, con posibles efectos positivos en la reproducción de ambas especies de aves. informacion[at]ebd.csic.es: Garrido-Bautista et al. (2019). Variation in parasitoidism of Protocalliphora azurea (Diptera: Calliphoridae) by Nasonia vitripennis (Hymenoptera: Pteromalidae) in Spain. Parasitol Res http://dx.doi.org/10.1007/s00436-019-06553-x


https://link.springer.com/article/10.1007/s00436-019-06553-x
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Las imprudencias humanas pueden provocar los ataques de los grandes carnívoros

Las imprudencias humanas pueden provocar los ataques de los grandes carnívoros

Desde 1950, seis especies de grandes carnívoros (oso pardo, oso negro, oso polar, puma, lobo y coyote) en Norte América y una especie en Escandinavia y España (oso pardo) han sido responsables de 700 ataques a personas. En este mismo período,  el número de personas practicando actividades al aire libre en áreas frecuentadas por grandes carnívoros ha aumentado, un fenómeno que resulta significativamente relacionado con el número de ataques. Este estudio demuestra como el cincuenta por ciento de estos ataques es debido a imprudencias humanas, ya que la mayoría de las personas que practican actividades lúdicas en entornos naturales carece de los conocimientos básicos sobre como evitar las situaciones más a riesgos cuando comparten el espacio con grandes carnívoros y como comportarse en el caso de un encuentro. Dejar los niños sin vigilancia, pasear perros sueltos y practicar actividades de deportes al aire libre al atardecer o por la noche son algunas de las conductas que pueden desencadenar los ataques de grandes carnívoros. Analizar y comprender las causas que determinan estos ataques es una de las mejores herramientas para reducir el número de ataques a humanos por grandes carnívoros. informacion[at]ebd.csic.es: Penteriani et al (2016) Human behaviour can trigger large carnivore attacks in developed countries. Sci Rep 6: 20552 doi:10.1038/srep20552


www.nature.com/articles/srep20552