Noticias Noticias

La estrategia que adopta la sabina mora para tolerar sequías difiere según el sitio

Los episodios de mortalidad de vegetación inducidos por eventos extremos de sequía en ecosistemas forestales están siendo ampliamente estudiados, pero no así en las formaciones arbustivas o matorrales. En este sentido suele asumirse que las plantas con estrés crónico son más vulnerables a la sequía desencadenando su muerte. En este trabajo se han analizado los eventos de mortalidad provocados por la sequía en matorrales mediterráneos dominados por la sabina mora Juniperus phoenicea en dos sitios con condiciones climáticas y de suelo contrastantes ubicadas en España. Se han caracterizado los patrones de crecimiento radial de sabinas vivas y muertas coexistentes, incluido el cálculo de estadísticas de crecimiento utilizadas como señales de alerta temprana, crecimiento en respuesta a las variaciones climáticas y se analizó la concentración de los isótopos de C y O en la madera. En la localidad de interior, sitio continental con sustratos rocosos (Yaso, Huesca), las sabinas muertas mostraron un crecimiento menor que los individuos vivos durante las tres décadas previas a su muerte en 2016. Sin embargo, en el sitio costero, templado y suelos arenosos (Reserva Biológica de Doñana, Huelva), las sabinas muertas eran en general de menor tamaño pero crecieron más que los individuos aún vivos durante las últimas dos décadas antes de su muerte en 2005. Los únicos patrones comunes entre ambos sitios fueron la mayor coherencia de crecimiento en las sabinas vivas y muertas antes de la muerte y la disminución en el crecimiento observado en los individuos finalmente muertos. Para toda la cronología, se encontró en ambos sitios que unas condiciones frescas y húmedas durante el invierno y primavera previos, junto con las menores temperatura en verano incrementaron los crecimientos de las sabinas. En Doñana, el crecimiento de las sabinas vivas se redujo más por las cálidas condiciones de julio que en el caso de los individuos muertos. Los valores más altos de ?13C en Yaso indican también un estrés por sequía más pronunciado. En Yaso, las sabinas muertas presentaron valores más bajos de ?18O, mientras que en Doñana ocurrió lo contrario, lo que sugiere diferentes cambios en la conductancia estomática antes de la muerte. Un verano muy cálido aumenta las tasas de evapotranspiración y desencadena la muerte en esta especie de raíces poco profundas, particularmente en sitios con poca capacidad de retención de agua. Se concluye que el crecimiento crónico lento no siempre es un predictor robusto de mortalidad provocada por sequía. informacion[at]ebd.csic.es: Camarero et al (2020) Dieback and mortality of junipers caused by drought: Dissimilar growth and wood isotope patterns preceding shrub death. Agr Forest Meteorol 291, 108078. DOI 10.1016/j.agrformet.2020.108078


https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0168192320301805?dgcid=author#ack0001
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Los arañazos como herramienta de comunicación de los grandes felinos de América

Los arañazos como herramienta de comunicación de los grandes felinos de América

La ejecución de acciones de comunicación para proveer a otros miembros de la comunidad información sobre la presencia, identidad, salud o estatus social de un determinado individuo de la misma o diferente especie es un comportamiento habitual entre mamíferos; y también para señalizar las zonas donde obtener alimentos. El "lenguaje" utilizado para esta comunicación suelen ser diferentes tipos de señales visuales, táctiles, vocales u olfativas. En el particular caso de los mamíferos carnívoros, la literatura científica ha documentado ampliamente el uso de marcas de olor como orina, secreciones, o la realización de rasguños en la tierra. Arañar el suelo es un comportamiento frecuente en los felinos más grandes de América, aunque en algunas áreas no suele ser tan habitual. Esta investigación apunta que los arañazos parecen señalar lugares específicos dentro de los territorios y los datos sugieren que están hechos con el propósito de comunicación entre individuos. Todo apunta a que el comportamiento de arañar es más frecuente en pumas que en los jaguares. En este estudio se llevaron a cabo muestreos de arañazos en cinco áreas de estudio de México (El Edén y San Ignacio), Belice (Cockscomb), y Brasil (Angatuba y Serra das Almas). Se encontraron un total de 269 arañazos de felinos a lo largo de 467 kilómetros analizados, obteniendo una tasa de 0,576 arañazos por kilómetro. Había claras diferencias en la posición de los rasguños entre las áreas de estudio, que daban información sobre la predominancia en la región de una de las dos especies estudiadas. Los arañazos fueron localizados principalmente en el centro de los caminos en áreas donde sólo había pumas; en el centro y en el borde en áreas con un número similar de jaguares y pumas; y en el borde en el área dominada principalmente por jaguares. No todos los miembros de las comunidades de grandes felinos llevan a cabo estas tareas de comunicación, ni todos los terrenos sirven por igual para registrar los mensajes. Generalmente son los ejemplares machos adultos los que realizan los arañazos y prefieren hacerlos en espacios cubiertos por hojas y ubicados en caminos menos anchos, limpios y poco utilizados, es decir, en caminos y senderos poco transitados, pero no completamente abandonados. informacion[at]ebd.csic.es: Palomares et al (2018) Scraping marking behaviour of the largest Neotropical felids. PeerJ 6:e498; DOI 10.7717/peerj.4983


https://peerj.com/articles/4983/