Noticias Noticias

La hormiga argentina perjudica a los polluelos del carbonero común

Las consecuencias de las invasiones de hormigas en los ecosistemas sólo pueden hacerse evidentes después de largos períodos. Además, predecir cómo responderá la fauna nativa sensible sólo es posible si se identifican los mecanismos subyacentes de su impacto. Se estudió la comunidad de hormigas nativas e invasoras atraída por las cajas-nidos artificiales de aves, junto con la reproducción de un paseriforme silvestre durante cinco temporadas de cría consecutivas en relación con la presencia de una especie de hormiga invasor. Se analizaron los parámetros biométricos, reproductivos e individuales sanguíneos del carbonero común Parus major que se reproducen en sitios invadidos en comparación con sitios no invadidos por las hormigas argentinas Linepithema humile. Los carboneros criaban preferentemente en territorios no invadidos por la hormiga argentina. Además, las hormigas argentinas eran más abundantes en los nidos de los sitios invadidos que cualquier otra especie de hormiga nativa en los sitios no invadidos. Asimismo, las hormigas argentinas reclutaban en los nidos artificiales con mayor intensidad y respondían a una mayor variedad de contenidos de los nidos (huevos intactos, huevos rotos, heces, y huevos rotos junto con heces) que las especies nativas. Aunque el éxito de la cría y la condición de los adultos no variaron en relación con el estado de la invasión, la calidad de las crías se vio afectada negativamente por la presencia de las hormigas argentinas. Los polluelos criados en los sitios invadidos eran más delgados, con una relación ala/longitud del tarso más baja y tenían una peor condición nutricional y un equilibrio alterado de estrés oxidativo según mostraron varios parámetros sanguíneos. La distribución intercalada y la pequeña distancia entre los territorios invadidos y los no invadidos sugieren que la presencia de las hormigas afecta a la condición de los polluelos mediante la interferencia directa en el nido. Estos resultados ponen de relieve la importancia de evaluar los efectos inmediatos, como los parámetros fisiológicos de la fauna nativa, al estudiar las interacciones entre las hormigas y las aves nativas invasoras. informacion[at]ebd.csic.es: Álvarez et al (2020) Breeding consequences for a songbird nesting in Argentine ant' invaded land. Biol Invasions https://doi.org/10.1007/s10530-020-02297-3


https://link.springer.com/article/10.1007/s10530-020-02297-3
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Los mirlos envejecen antes en las ciudades que en el campo

Los mirlos envejecen antes en las ciudades que en el campo

La salud de los mirlos urbanos es peor que la de aquellos que viven en zonas naturales cercanas a las ciudades. A esta conclusión se llegó midiendo la longitud de los telómeros de estas aves en ambos entornos. Los telómeros son estructuras de ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas y favorecen su estabilidad. Están presentes en todos los animales y su longitud se reduce con la edad y con distintos factores que afectan negativamente a la salud como son la contaminación, los parásitos y el estrés. La vida en las ciudades nos expone a niveles más elevados de contaminación y estrés que la vida rural y eso puede afectar nuestra salud y la de otros organismos que conviven con nosotros. Por ello se estudia el impacto de la vida urbana sobre el estado de salud de las aves: son organismos de vida corta y esto hace que cualquier impacto negativo sea más rápido y fácil de detectar. Para este estudio, se recopilaron muestras de sangre de mirlos capturados en varias ciudades, así como en zonas naturales cercanas a cada una de ellas. Los telómeros de los individuos capturados en las ciudades son más cortos, lo que sugiere que su estado de salud se ve afectado por el ambiente urbano. Es decir, aunque el mirlo es una especie que ha sido capaz de adaptarse a los grandes núcleos de población y está presente en los jardines de todas nuestras ciudades, su estado de salud es peor que el de individuos que viven en zonas menos afectadas por las actividades humanas. A pesar de ello, y según el mismo estudio, los mirlos urbanos parecen vivir más en las ciudades. Los investigadores han llegado a esta conclusión tras calcular la edad de los mirlos según su plumaje. Se necesitan estudios adicionales para profundizar en los mecanismos, pero estos resultados sugieren que las ventajas de vivir en la ciudad, como una menor depredación o la mayor abundancia de alimentos, compensan el efecto negativo en la salud de los mirlos. informacion[at]ebd.csic.es Ibáñez-Álamo et al (2018) Urban blackbirds have shorter telomeres. Biol Lett DOI: http://dx.doi.org/10.1098/rsbl.2018.0083


http://rsbl.royalsocietypublishing.org/content/14/3/20180083