Noticias Noticias

Parasitoidismo por avispas en moscas parásitos de dos especies de aves

Las avispas parasitoides pueden actuar como hiperparásitos y, a veces, regular las poblaciones de sus hospedadores mediante una dinámica "top-down". Nasonia vitripennis es una avispa parasitoide gregaria generalista que infesta varias moscas hospedadoras, incluidas las del género Protocalliphora, que a su vez parasitan los nidos de aves, extrayendo sangre a sus pollos. Sin embargo, los factores ecológicos subyacentes a la prevalencia de N. vitripennis y la intensidad del parasitoidismo en sus hospedadores de poblaciones naturales son poco conocidos. Se ha estudiado la prevalencia de estas avispillas en puparios de la mosca Protocalliphora azurea, parásitos de poblaciones silvestres de Papamoscas Cerrojillo (Ficedula hypoleuca) y Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus) en dos áreas del centro y sur de España. Se encontró alguna evidencia de que la prevalencia de N. vitripennis fue mayor en hábitats húmedos en el sur de España. Se encontró además un efecto dependiente del hospedador, ya que cuanto mayor es el número de puparios de la mosca, mayor es la probabilidad y la tasa de parasitoidismo por la avispa. Estos resultados también sugieren que N. vitripennis parasita más puparios en nidos de Herrerillo que en nidos de Papamoscas como consecuencia de una mayor carga de estas moscas en los primeros. Sobre la base de la alta prevalencia de N. vitripennis en las pupas de P. azurea en la naturaleza, se propone que esta avispa pueda regular las poblaciones de la mosca parásita, con posibles efectos positivos en la reproducción de ambas especies de aves. informacion[at]ebd.csic.es: Garrido-Bautista et al. (2019). Variation in parasitoidism of Protocalliphora azurea (Diptera: Calliphoridae) by Nasonia vitripennis (Hymenoptera: Pteromalidae) in Spain. Parasitol Res http://dx.doi.org/10.1007/s00436-019-06553-x


https://link.springer.com/article/10.1007/s00436-019-06553-x
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Más evidencias de cómo la acción humana está afectando la evolución de animales y plantas

Más evidencias de cómo la acción humana está afectando la evolución de animales y plantas

Muchas especies en la Tierra establecen relaciones beneficiosas con otras especies, como por ejemplo las plantas y sus dispersores de semillas. Si los animales que comen frutos desaparecen repentinamente, las plantas que dependen de ellos para dispersarse sufrirán las consecuencias. Tales relaciones son el resultado de millones de años de evolución de ambos grupos de organismos. Aquí se cuantifica cuántos años de evolución estamos perdiendo debido a la extinción de los animales frugívoros que establecen relaciones beneficiosas con las plantas. Los investigadores demostraron que algunas interacciones entre las aves y las plantas son bastante más antiguas que otras y que la extinción de una de las partes provoca una gran pérdida de la historia evolutiva. Las historias evolutivas más antiguas tienden a ser bastante particulares y realizan funciones únicas en la Naturaleza. En la Selva Atlántica, por ejemplo, la jacutinga Pipile jacutinga tiene una historia evolutiva de alrededor de 29 millones de años (Ma) y es uno de los principales dispersores del plamito juçara Euterpe edulis, que tiene alrededor de 99 Ma. Combinados, su interacción contiene cerca de 130 Ma de información evolutiva única. La jacutinga es una de las aves más cazadas en la Selva Atlántica y, si se extingue, llevará consigo la desaparición de la historia evolutiva de todas las interacciones que establece, incluida la dispersión de semillas del palmito juçara. Los seres humanos están actuando en la Tierra como el meteoro que mató a los dinosaurios. No solo estamos empobreciendo la biodiversidad de nuestro planeta, sino también empobreciendo la historia evolutiva de la Tierra. informacion[at]ebd.csic.es: Emer et al (2019) Defaunation precipitates the extinction of evolutionarily distinct interactions in the Anthropocene. Sci Adv DOI: 10.1126/sciadv.aav6699


https://advances.sciencemag.org/content/5/6/eaav6699