Noticias Noticias

Modelos de porfirias humanas: ¿Han sido los animales salvajes pasados por alto?

Los humanos acumulan porfirinas en el cuerpo principalmente durante porfirias, enfermedades causadas por defectos en las enzimas de la ruta de síntesis del hemo y que producen ataques agudos, lesiones en la piel y cáncer de hígado. Por el contrario, algunos mamíferos y aves salvajes están adaptados a acumular porfirinas sin consecuencias perjudiciales. Este estudio propone ver estas adaptaciones fisiológicas como potenciales soluciones a porfirias humanas, y sugiere utilizar ciertos animales salvajes como modelos. Dados la actividad enzimática y/o los patrones de excreción y acumulación de porfirinas, la ardilla zorro oriental, la avutarda común y el búho real podrían constituir modelos de diferentes porfirias que han sido pasados por alto. La glándula harderiana de los roedores, donde se sintetizan grandes cantidades de porfirinas, presenta un potencial infraexplorado para entender el efecto carcinogénico/tóxico de la acumulación de porfirinas. El investigar cómo estos animales evitan la patogenicidad de las porfirinas podría complementar el uso de modelos de laboratorio para porfirias y proporcionar nuevas visiones del tratamiento de estos trastornos. informacion[at]ebd.csic.es: De Oliveira Neves & Galvan (2020) Models for human porphyrias: Have animals in the wild been overlooked? BioEssays. DOI 10.1002/bies.202000155


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/bies.202000155
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

No hay dos sin tres

No hay dos sin tres

Las infraestructuras lineales, como caminos y cortafuegos, pueden favorecer los encuentros entre depredadores y presas, posiblemente afectando a sus dinámicas poblacionales. Sin embargo, las evidencias empíricas en este contexto son todavía escasas. En una red de caminos del Espacio Natural de Doñana, se ha estudiado el efecto de la abundancia de zorros y su principal presa, el conejo, sobre la selección de hábitat en una presa alternativa, el chotacabras cuellirrojo. Los chotacabras acuden para alimentarse a los mismos caminos que los zorros utilizan para buscar presas alternativas en periodos de escasez de conejos, por lo que el riesgo de depredación al que se exponen puede fluctuar en el tiempo. En contra de lo esperado, los chotacabras continuaron utilizando los caminos cuando los zorros fueron más abundantes, aunque se mostraron mucho más cautelosos a la hora de elegir sus posaderos. En periodos de alto riesgo, se situaron cerca del borde, junto a plantas de gran porte que actúan como una barrera protectora frente a los ataques de depredadores terrestres. Por el contrario, cuando el riesgo de depredación se redujo, se posicionaron frente a plantas más bajas, más alejados del borde. Este trabajo muestra cómo la plasticidad de esta especie en la selección de microhábitat le permite alimentarse incluso en las zonas donde su depredador es más abundante, a la vez que pone de manifiesto el importante papel que las estructuras lineales pueden tener en las relaciones interespecíficas. informacion[at]ebd.csic.es: Camacho et el (2017) Nightjars, rabbits, and foxes interact on unpaved roads: spatial use of a secondary prey in a shared-predator system. Ecosphere DOI: 10.1002/ecs2.1611


http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ecs2.1611/full