Noticias Noticias

El precio de los errores no es igual para todos

250

La elección del hábitat coincidente es un mecanismo de selección del hábitat basado en la auto-evaluación de las perspectivas locales de éxito de cada individuo en función de su fenotipo particular. Este mecanismo resulta normalmente en un incremento del grado de adaptación local. Sin embargo, a pesar de las importantes ventajas de la elección de hábitat coincidente, su prevalencia en la naturaleza parece ser muy baja. Una posible explicación podría ser que este mecanismo solo se manifieste en aquellos segmentos de una población en los que una decisión errónea en la elección de hábitat (e.g. discordancia fenotipo-ambiente) conlleve costes importantes. Para probar esta hipótesis, utilizamos una población reproductora de salmón rojo (Oncorhynchus nerka) expuesta a un riesgo de depredación diferencial dependiendo del tamaño. Usando la duración del periodo de defensa de la puesta como una medida de éxito reproductivo, evaluamos los costes de elegir erróneamente en distintos segmentos de la población: machos, hembras, peces pequeños de 2 años de edad y peces grandes de 3 años. Los osos, principales depredadores de los salmones, muestran una clara preferencia por los individuos más grandes, especialmente en aguas poco profundas. Esto se traduce en un gradiente de riesgo de depredación que cambia en función de la profundidad de agua y del tamaño del pez y que, por tanto, los salmones pueden utilizar para guiar sus decisiones espaciales. Los resultados mostraron que los salmones del mismo tamaño y edad tendían a agruparse en sitios de profundidad similar, lo que concuerda con el patrón resultante de una elección de hábitat coincidente. Sin embargo, este mecanismo estuvo favorecido por la selección natural sólo en las hembras de 3 años - el segmento de la población más vulnerable a la depredación por osos. Este estudio demuestra que la elección de hábitat coincidente no es igual de importante para todos los segmentos de una población, y sugiere que, como resultado de estas diferencias, la prevalencia real de este mecanismo en la naturaleza podría haberse subestimado.informacion[at]ebd.csic.es: Camacho & Hendry (2020) Matching habitat choice: it's not for everyone. Oikos DOI 10.1111/oik.06932


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/oik.06932
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

No hay factores universales que hagan unas aves más proclives que otras a las picaduras de mosquitos

No hay factores universales que hagan unas aves más proclives que otras a las picaduras de mosquitos

Se ha comprobado que ciertas características de los ejemplares de aves estudiados, como su sexo, masa corporal o el nivel de infección por parásitos de la malaria aviar (Plasmodium) pueden causar una mayor atracción en los mosquitos y por lo tanto provocar un mayor número de picaduras. Conocer mejor los factores que atraen o repelen a los mosquitos puede resultar de gran ayuda para el diseño de sustancias repelentes protectoras. En el estudio se abordaron dos especies de mosquitos, el mosquito de las marismas Ochlerotatus caspius, que en condiciones naturales pica con más frecuencia a mamíferos y el mosquito común Culex pipiens que suele picar más a aves. A pesar de estos patrones, en la investigación se comprobó que cuando se pone al mosquito de las marismas en contacto con las aves, les provocan picaduras incluso con más intensidad que los mosquitos comunes. En particular, en el caso de las grajillas, las hembras fueron más intensamente picadas por los mosquitos de las marismas que los machos de esta especie de ave. Apunta el estudio que puede ser debido a diferencias en el olor de estas frente a los machos, por lo que futuras líneas de investigación deben ir encaminadas a estudiar estas diferencias en los olores. Según se desprende del estudio, no se pueden identificar en las aves factores universales que las hagan más atractivas y proclives a las picaduras, sino que hay que estudiar las interacciones entre cada especie de mosquito y cada especie de ave para entender estos mecanismos. La conclusión final es que, en la naturaleza, los patrones de alimentación de los mosquitos no son fijos: dependiendo de la especie de mosquito una u otras características les van a atraer más o menos. Por ejemplo, en el caso de los humanos, se sabe que el olor afecta a la atracción de los mosquitos, y que diferentes características, como el sexo o el estar infectado por algún parásito en particular, puede modificar el olor de las personas y por lo tanto el grado de atracción a los mosquitos. Para el caso de las aves, futuros estudios determinarán cómo características específicas del olor pueden influir que ciertos individuos reciban más o menos picaduras. En la investigación de campo se utilizaron unos 6387 mosquitos comunes y 2776 mosquitos de las marismas. En el caso de las aves, se utilizaron un total de 72 gradillas y 101 gorriones. Todos los ejemplares de aves fueron evaluados en sus características morfométricas (peso), y con herramientas moleculares para identificar su sexo y estado de infección por parásitos de la malaria aviar. informacion[at]ebd.csic.es: Gutiérrez-López et al (2019) Effects of host sex, body mass and infection by avian Plasmodium on the biting rate of two mosquito species with different feeding preferences. Parasite Vector, https://doi.org/10.1186/s13071-019-3342-x


https://parasitesandvectors.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13071-019-3342-x