Noticias Noticias

Impacto de la pesca sobre las tortugas marinas

La captura accidental de tortugas marinas por parte de la pesca industrial está recibiendo una atención creciente en los últimos años debido al gran impacto sobre estas especies amenazadas. Esta cuestión se ha evaluado en las aguas del sur de España que albergan una importante área de alimentación de tortugas bobas y laúd, incluida la población de tortugas boba del Atlántico oriental, que está en peligro de extinción. Para cuantificar el impacto que las diferentes pesquerías representan para las tortugas marinas, 272 pescadores respondieron a detallados cuestionarios ilustrados en los principales puertos de Andalucía y Murcia durante el año 2014. Este estudio ha actualizado los conocimientos sobre la captura accidental de tortugas en el Mediterráneo sudoccidental, revelando un impacto generalizado de las pesquerías en las tortugas marinas. Los pescadores reconocieron una captura anual de 2,3 tortugas por embarcación. Teniendo en cuenta el censo de barcos de pesca industrial en la zona de estudio (1182), más de 2840 tortugas marinas podrían ser capturadas accidentalmente cada año en la zona de estudio. La mayor parte de las capturas (96,2%) se produjeron durante el verano. Estos resultados sugieren que la mayoría de las pesquerías legales (palangre de superficie, red de cerco, arrastre y pesca a pequeña escala) tienen un grave impacto en las zonas de alimentación de la tortuga boba en el Mediterráneo sudoccidental. Los pescadores sugieren que la pesca de altura realizada por pescadores extranjeros e ilegales y las almadrabas también están causando una importante captura accidental de tortugas. Para mitigar este impacto se recomiendan varias medidas, como revisar el cumplimiento de los reglamentos pesqueros y ambientales vigentes, modificar las técnicas de captura accidental de tortugas (por ejemplo, reducir el uso de calamares como cebo y colocar los anzuelos a mayor profundidad en la columna de agua), facilitar el rescate y el manejo de las tortugas heridas y su transporte al puerto para su recuperación, y reconocer los esfuerzos de los pescadores por realizar una pesca más sostenible. informacion[at]ebd.csic.es: Marco et al (2020) Sea turtle bycatch by different types of fisheries in southern Spain. Basic and Applied Herpetology https://doi.org/10.11160/bah.187


http://ojs.herpetologica.org/index.php/bah/article/view/187
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

No hay factores universales que hagan unas aves más proclives que otras a las picaduras de mosquitos

No hay factores universales que hagan unas aves más proclives que otras a las picaduras de mosquitos

Se ha comprobado que ciertas características de los ejemplares de aves estudiados, como su sexo, masa corporal o el nivel de infección por parásitos de la malaria aviar (Plasmodium) pueden causar una mayor atracción en los mosquitos y por lo tanto provocar un mayor número de picaduras. Conocer mejor los factores que atraen o repelen a los mosquitos puede resultar de gran ayuda para el diseño de sustancias repelentes protectoras. En el estudio se abordaron dos especies de mosquitos, el mosquito de las marismas Ochlerotatus caspius, que en condiciones naturales pica con más frecuencia a mamíferos y el mosquito común Culex pipiens que suele picar más a aves. A pesar de estos patrones, en la investigación se comprobó que cuando se pone al mosquito de las marismas en contacto con las aves, les provocan picaduras incluso con más intensidad que los mosquitos comunes. En particular, en el caso de las grajillas, las hembras fueron más intensamente picadas por los mosquitos de las marismas que los machos de esta especie de ave. Apunta el estudio que puede ser debido a diferencias en el olor de estas frente a los machos, por lo que futuras líneas de investigación deben ir encaminadas a estudiar estas diferencias en los olores. Según se desprende del estudio, no se pueden identificar en las aves factores universales que las hagan más atractivas y proclives a las picaduras, sino que hay que estudiar las interacciones entre cada especie de mosquito y cada especie de ave para entender estos mecanismos. La conclusión final es que, en la naturaleza, los patrones de alimentación de los mosquitos no son fijos: dependiendo de la especie de mosquito una u otras características les van a atraer más o menos. Por ejemplo, en el caso de los humanos, se sabe que el olor afecta a la atracción de los mosquitos, y que diferentes características, como el sexo o el estar infectado por algún parásito en particular, puede modificar el olor de las personas y por lo tanto el grado de atracción a los mosquitos. Para el caso de las aves, futuros estudios determinarán cómo características específicas del olor pueden influir que ciertos individuos reciban más o menos picaduras. En la investigación de campo se utilizaron unos 6387 mosquitos comunes y 2776 mosquitos de las marismas. En el caso de las aves, se utilizaron un total de 72 gradillas y 101 gorriones. Todos los ejemplares de aves fueron evaluados en sus características morfométricas (peso), y con herramientas moleculares para identificar su sexo y estado de infección por parásitos de la malaria aviar. informacion[at]ebd.csic.es: Gutiérrez-López et al (2019) Effects of host sex, body mass and infection by avian Plasmodium on the biting rate of two mosquito species with different feeding preferences. Parasite Vector, https://doi.org/10.1186/s13071-019-3342-x


https://parasitesandvectors.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13071-019-3342-x