Noticias Noticias

Los dormideros en tiendas pueden haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae

El reciente descubrimiento del primer mamífero que deposita cantidades significativas de pigmentos carotenoides en la piel (el murciélago blanco hondureño Ectophylla alba) ha puesto de manifiesto la presencia de coloración amarilla conspicua en la piel desnuda de algunos murciélagos. Esto es patente en la subfamilia Stenodermatinae, en la que muchas especies construyen tiendas con hojas de plantas para formar dormideros comunales durante el día. En base a que las tiendas ofrecen ricas condiciones de luminación al permitir parcialmente el paso de la luz solar a través de las hojas y esto hace que la coloración amarilla probablemente aporte beneficios de camuflaje a los murciélagos en los dormideros; a que el gregarismo facilita la comunicación visual; y a que todos los murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae poseen conos L en la retina que permiten la percepción de luz de longitud de onda larga y tienen una dieta frugívora de la que se obtienen carotenoides, se hipotetiza que los dormideros en tiendas podrían haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en este grupo de murciélagos. Se evalúa esta predicción en 71 especies en Stenodermatinae. Reconstrucciones de estados ancestrales mostraron que el antecesor común fue más probablemente no colorido y no realizaba dormideros en tiendas, pero ambos rasgos surgieron pronto en la primera ramificación filogenética. Análisis realizados controlando por efectos filogenéticos mostraron que, como se predecía, la coloración de piel amarilla y los dormideros en tiendas coevolucionaron después de su aparición. Esta es la primera explicación para la evolución de coloración corporal en mamíferos nocturnos. Como el ambiente de iluminación nocturna de los bosques está dominado por longitudes de onda amarillas-verdes que coinciden con la sensibilidad espectral de algunos murciélagos, las condiciones de luz nocturna podrían haber actuado conjuntamente con las condiciones de luz diurna en las tiendas para favorecer la evolución de la coloración de piel amarilla en estos animales. informacion[at]ebd.csic.es: Galván et al (2019) Tent?roosting may have driven the evolution of yellow skin coloration in Stenodermatinae bats. J Zool Syst Evol Res https://doi.org/10.1111/jzs.12329


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jzs.12329
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Resistencia del matorral mediterráneo a la variabilidad climática

Resistencia del matorral mediterráneo a la variabilidad climática

La comprensión de cómo los diferentes factores median la resistencia de las comunidades a la variabilidad climática es una cuestión de considerable interés ecológico que sigue sin resolverse. Esto es particularmente importante a la hora de mejorar las predicciones sobre el impacto del cambio climático en la vegetación. En este trabajo se analizó en base a los rasgos funcionales la sensibilidad a la variabilidad climática a lo largo de 9 años de 19 comunidades de matorrales mediterráneas ubicadas en la Reserva Biológica de Doñana. Se evaluó el papel de la diversidad funcional (DF) y del suelo como motores de la estabilidad de la comunidad. Las comunidades de matorrales estudiadas se demostraron muy sensibles a la variabilidad interanual del clima. Por un lado, las condiciones más frías y más secas causaron disminuciones notables en la cubierta total de las plantas, independientemente de la especie, pero aumentó la DF, probablemente debido a que la reducción de la cubierta vegetal después de las duras condiciones climáticas promovió la expansión de especies funcionalmente disimilares en los nuevos micrositios abiertos. Aunque las comunidades volvieron a sus valores iniciales de cobertura vegetal después de nueve años, los cambios en DF y estructura persistieron con el tiempo. Por otro lado, las condiciones más secas y más frías favorecieron el predominio de arbustos con una estrategia conservadora de uso de recursos, semillas más grandes y un uso más eficiente del agua. Las comunidades con mayor diversidad funcional fueron las más estables a lo largo del tiempo en términos de diversidad de especies, probablemente porque un mayor número de especies funcionalmente disimilares permitió una dinámica de compensación entre ellas. Las comunidades que habitan ambientes más ácidos y con recursos limitados fueron menos variables con el tiempo al estar constituidas principalmente por especies de crecimiento lento y tolerantes al estrés que están potencialmente mejor adaptadas a las duras condiciones climáticas. En resumen, este trabajo, que utiliza datos del programa de seguimiento a largo plazo de Doñana, destaca la utilidad de un enfoque basado en rasgos para evaluar cómo las comunidades de plantas responden a la variabilidad climática. Se puede inferir que la mayor frecuencia de eventos climáticos extremos predicha por los modelos climáticos alterará la estructura funcional de las comunidades de matorrales, con posibles repercusiones en el funcionamiento del ecosistema. Estos resultados también aportan nuevos conocimientos sobre el papel de la DF y el ambiente del suelo como amortiguadores del impacto del clima en las comunidades leñosas, así como información potencialmente útil para aplicar en estrategias de manejo y restauración basadas en la ecología. Pérez-Ramos et al (2017) Climate variability and community stability in Mediterranean shrublands: the role of functional diversity and soil environment. J Ecol doi:10.1111/1365-2745.12747


http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2745.12747/abstract;jsessionid=9973907E998034820261E1915740091E.f04t02