Noticias Noticias

Determinación de la contaminación antropogénica en aguas superficiales utilizando helofitos

La carga de nitrógeno (N) debida a actividades antropogénicas está contribuyendo a la eutrofización y degradación de los humedales en todo el mundo. El humedal de Doñana (suroeste de España), incluye una zona de marisma muy dinámica y estacional, protegida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las cuencas vertientes a la marisma de Doñana se encuentran expuestas al creciente aporte de N proveniente de la agricultura intensiva y aguas residuales urbanas, en muchos casos pobremente tratadas. Por este motivo, la identificación de las fuentes del N que entra al humedal de Doñana es vital para su conservación. Para este fin, se cominaron datos espacialmente explícitos (2014-2016) de concentración de N en muestras de agua superficial junto con medidas de abundancia relativa de isótopos estables N (d15N) en Bolboschoenus maritimus y Typha domingensis, dos helófitos (macrófitos emergentes) dominantes en la marisma de Doñana y en los arroyos entrantes. En general, las muestras de tejido foliar de las plantas recogidas en diferentes puntos de los arroyos entrantes mostraron valores más altos de d15N que los medidos en la marisma, particularmente en aquellos puntos más afectados por vertidos de depuradoras de aguas residuales urbanas. Los valores isotópicos no difirieron entre las especies de plantas. Las muestras de agua afectadas por aguas enriquecidas en isótopos, como las aguas residuales urbanas y otras fuentes difusas de N orgánico (por ejemplo, el N producido por actividades ganaderas), mostraron también concentraciones relativamente altas de nitrógeno inorgánico disuelto (DIN). Por el contrario, los arroyos afectados principalmente por contaminación difusa de N debido a la agricultura intensiva de invernaderos, valores altos de DIN se relacionaron con las fuentes de N empobrecidas isotópicamente (por ejemplo, fertilizantes inorgánicos). Por lo tanto, los helófitos, en combinación con otros parámetros como la concentración de N en el agua o los usos del suelo, pueden ser indicadores valiosos de las presiones antropogénicas en los humedales mediterráneos. Además, los helófitos están ampliamente distribuidos y se pueden muestrear fácilmente incluso en ausencia de agua superficial. Sin embargo, la identificación de fuentes específicas de N mediante los valores de d15N en helófitos se ve limitada cuando las fuentes potenciales presentan valores isotópicos (d15N) similares (por ejemplo, fertilizantes inorgánicos y N atmosférico). informacion[at]ebd.csic.es: Paredes et al (2019) Stable isotopes in helophytes reflect anthropogenic nitrogen pollution in entry streams at the Doñana World Heritage Site. Ecol Indicators 97: 130-140. Doi 10.1016/j.ecolind.2018.10.0009


https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1470160X18307702
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Variabilidad intraespecífica en el color de los ojos de aves y mamíferos: un evento evolutivo reciente exclusivo de humanos y animales domésticos

Variabilidad intraespecífica en el color de los ojos de aves y mamíferos: un evento evolutivo reciente exclusivo de humanos y animales domésticos

Las poblaciones humanas y las razas de animales domésticos están compuestas por individuos con multiciplidad de coloraciones de ojo (= iris). Algunas aves y mamíferos salvajes presentan variabilidad intraespecífica en el color de los ojos, pero esta variación parece ser debida al estado de desarrollo del individuo, su estatus reproductivo, y/o dimorfismo sexual. En otras palabras, el color de los ojos tiende a ser un rasgo específico de la especie en animales salvajes, siendo excepciones las especies en que todos los individuos del mismo grupo de edad o género desarrollan el mismo color de ojo. Los animales domésticos, por definición, incluyen especies de aves y mamíferos seleccionados artificialmente por humanos durante los últimos miles de años. Los propios humanos pueden haber adquirido una diversa paleta de colores de ojo, seguramente en un tiempo evolutivo reciente, en el Mesolítico o en el Paleolítico Superior. Se presentan dos hipótesis para la variación del color de ojos que no habían sido reconocidas anteriormente: 1) la coloración de los ojos en animales salvajes de todas las especies tiende a ser un rasgo fijo. 2) las poblaciones de humanos y animales domésticos, por el contrario, tienen ojos de múltiples colores. Se ha invocado la selección sexual para explicar la variación en color de los ojos en humanos, pero este modo de selección no se aplica fácilmente a los animales domésticos, en los que el emparejamiento es controlado por el hombre. La coloración de los ojos es poligénica en humanos. Los autores han investigado la genética del color de los ojos en otros animales, así como las relaciones ecológicas. La investigación del origen y la función de los colores de los ojos arrojará luz sobre la razón de por qué algunas especies pueden tener iris de colores que son o bien claros (e.g., blanco, amarillo o azul claro) o bien oscuros (rojo oscuro, marrón o negro). Las causas detrás de la gran variación de colores de los ojos entre taxones nunca han sido investigadas en detalle, pero es posible que todos los procesos de selección darwiniana estén actuando: selección sexual en humanos, selección artificial en animales domésticos, y selección natural (principalmente) en animales salvajes. informacion[at]ebd.csic.es: Negro et al (2017) Intraspecific eye color variability in birds and mammals: a recent evolutionary event exclusive to humans and domestic animals. Front Zool https://doi.org/10.1186/s12983-017-0243-8


https://frontiersinzoology.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12983-017-0243-8