Las instalaciones forman parte del edificio general de la Estación Biológica de Doñana, encontrándose separadas del resto de dependencias por una única puerta con acceso mediante tarjeta magnética, impidiendo la circulación de personal no autorizado.La instalación  se encuentra abierta a todos los usuarios de la Estación Biológica de Doñana, previa solicitud y entrega de la documentación necesaria. Además cuenta con un responsable técnico que lleva a cabo la gestión de las instalaciones así como con un veterinario encargado de la salud y bienestar de los animales confinados.