Noticias Noticias

Modelos de porfirias humanas: ¿Han sido los animales salvajes pasados por alto?

Los humanos acumulan porfirinas en el cuerpo principalmente durante porfirias, enfermedades causadas por defectos en las enzimas de la ruta de síntesis del hemo y que producen ataques agudos, lesiones en la piel y cáncer de hígado. Por el contrario, algunos mamíferos y aves salvajes están adaptados a acumular porfirinas sin consecuencias perjudiciales. Este estudio propone ver estas adaptaciones fisiológicas como potenciales soluciones a porfirias humanas, y sugiere utilizar ciertos animales salvajes como modelos. Dados la actividad enzimática y/o los patrones de excreción y acumulación de porfirinas, la ardilla zorro oriental, la avutarda común y el búho real podrían constituir modelos de diferentes porfirias que han sido pasados por alto. La glándula harderiana de los roedores, donde se sintetizan grandes cantidades de porfirinas, presenta un potencial infraexplorado para entender el efecto carcinogénico/tóxico de la acumulación de porfirinas. El investigar cómo estos animales evitan la patogenicidad de las porfirinas podría complementar el uso de modelos de laboratorio para porfirias y proporcionar nuevas visiones del tratamiento de estos trastornos. informacion[at]ebd.csic.es: De Oliveira Neves & Galvan (2020) Models for human porphyrias: Have animals in the wild been overlooked? BioEssays. DOI 10.1002/bies.202000155


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/bies.202000155
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

“Obsolescencia planificada” en el plumaje de las especies de alaúdidos

"Obsolescencia planificada" en el plumaje de las especies de alaúdidos

Los alaúdidos presentan un plumaje muy desgastado durante la mayor parte del ciclo anual, hasta el punto de que las guías de campo de identificación representan típicamente especies de alondras tanto en el plumaje fresco como en el desgastado. La naturaleza efímera de las plumas de la alondra es aún más extraña sabiendo que las alondras se encuentran entre los pocos paseriformes que sufren una sola muda anual. Por el contrario, la mayoría de las aves canoras muda plumas dos veces al año. Las alondras son aves de color inconspicuo que habitan en el suelo y viven en áreas abiertas, ocupando así un nicho donde la abrasión por el aire y las partículas del suelo es máxima. Se ha observado que las plumas de alondra tienen flecos sin melanizar y son propensas a romperse. Las alondras pueden haber hecho de necesidad virtud: posiblemente no pueden evitar un daño prematuro de su frágil plumaje y, en lugar de incurrir en repetidas y costosas mudas, obtienen la ventaja de una forma de cripsis conocida como camuflaje disruptivo. Cuando se rompen las plumas, crean un patrón serrado aleatorio, que anula el efecto de las líneas suaves que los depredadores detectan más fácilmente. informacion[at]ebd.csic.es: Negro et al (2019) Adaptive plumage wear for increased crypsis in the plumage of Palearctic larks (Alaudidae). Ecology https://doi.org/10.1002/ecy.2771


https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/ecy.2771