Noticias Noticias

La migración marítima de las cigüeñas por el estrecho de Gibraltar

Las aves planeadoras como las cigüeñas y las grandes rapaces han evolucionado para volar explotando las corrientes "térmicas" de aire ascendente, elevándose sin esfuerzo para luego deslizarse entre térmicas sucesivas, y recorriendo así enormes distancias con un gasto energético mínimo. Sin embargo, las rutas migratorias se ven con frecuencia atravesadas por grandes masas de agua, como el Mar Mediterráneo que se interpone entre Europa y África. En los tramos acuáticos, la ausencia de térmicas impide el vuelo de remonte y planeo, convirtiéndose en medios hostiles y peligrosos que dificultan el movimiento y pueden provocar la muerte por ahogamiento. Para evaluar el efecto del mar sobre las capacidades de vuelo de las grandes aves planeadoras, se marcaron varios grupos de cigüeñas blancas con sensores GPS, altímetros y acelerómetros miniaturizados instalados en las aves en plena migración. Este marcaje permitió medir y comparar las estrategias de vuelo antes, durante y después de cruzar el estrecho de Gibraltar, caracterizando así el desplazamiento migratorio de los tramos que conectan las zonas de cría europeas con los cuarteles de invernada africanos. El trayecto marino cambió por completo el modo de desplazamiento de las cigüeñas, obligando a ejecutar vuelos dominados por un intenso y costoso aleteo a lo largo de trayectorias descendentes, marcadamente rectilíneas y con altas velocidades que duplicaron el gasto energético respecto a desplazamientos terrestres. Estos resultados apoyaron la hipótesis de la barrera de agua, es decir, la idea de que las masas de agua funcionan efectivamente como una barrera al desplazamiento difícil de atravesar. En contraposición, los trayectos terrestres registrados a ambos lados del estrecho mostraron vuelos dominados por remontes y planeos realizados con poco gasto energético, a lo largo de trayectorias ascendentes y muy tortuosas particularmente durante los tramos previos al marino, respaldando así la idea de que las cigüeñas necesitan explorar y negociar el cruce de la barrera. Las posiciones de cada individuo a ambos lados del estrecho fueron altamente predecibles por la intensidad de los vientos laterales y el lugar elegido para entrar al campo de Gibraltar. Además, las cigüeñas no mostraron movimientos compensatorios terrestres que anticipasen la esperable deriva generada por el viento durante el cruce marino. La distancia entre Europa y África en el punto elegido de partida al mar, la altitud de salida y los vientos fueron los mayores determinantes de la eficacia del vuelo sobre el mar, explicando las distancias y tiempos de vuelo marino, las elevaciones mínimas sobre el mar, velocidades, ángulos de ascenso y el gasto energético. Este estudio proporciona un excelente ejemplo a alta resolución para comprender cómo ajustan las aves su comportamiento y fisiología conforme se desplazan a través de un medio cambiante, y cómo reasignan sus recursos y modifican su movimiento para superar los peligros de una barrera ecológica como es el estrecho de Gibraltar. informacion[at]ebd.csic.es: Blas et al (2020) Overland and oversea migration of white storks through the water barriers of the straits of Gibraltar. Scientific Reports 10: 20760. DOI 10.1038/s41598-020-77273-x. VER Nota de prensa


www.nature.com/articles/s41598-020-77273-x
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Cambios en las áreas de distribución impulsados por el cambio climático: Beneficios para la biodiversidad frente Impactos por invasión

Cambios en las áreas de distribución impulsados por el cambio climático: Beneficios para la biodiversidad frente Impactos por invasión

El cambio climático hará que las especies cambien sus áreas de distribución para sobrevivir. Aunque los impactos de las especies que cambian su área de distribución pueden variar de menores a masivos, las consideraciones sobre los movimientos de las especies en el contexto del cambio climático se han centrado casi enteramente en los impactos positivos. En la presente revisión se utilizó la teoría de la ecología de las invasiones para considerar los impactos de las especies que cambian su área de distribución y cómo gestionar esos cambios para proteger a las comunidades receptoras, al mismo tiempo que la supervivencia de las especies que cambian su área de distribución. Dado que el clima de la Tierra cambia rápidamente, los cambios en las áreas de distribución de las especies se consideran clave para la persistencia de las mismas. Sin embargo, algunas especies que cambian de área de distribución alterarán la estructura de la comunidad y los procesos del ecosistema receptor. Es poco probable que las comunidades se desplacen en su conjunto, y los desplazamientos parciales alterarán las interacciones entre las especies y provocarán desajustes tróficos. En lugar de elaborar nuevas estrategias para evaluar los posibles efectos de las especies que cambian su área de distribución, se puede utilizar la teoría de la ecología de la invasión y los instrumentos de evaluación de riesgos de impacto ambiental para cuantificar la magnitud de los posibles efectos de los cambios en las áreas de distribución y definir objetivos de conservación específicos en respuesta a ellos. Adaptando los marcos existentes de evaluación del riesgo de invasión se pueden identificar las características compartidas con las invasiones de alto impacto y, por lo tanto, predecir los posibles impactos. Esto nos permitirá mantener la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas de la manera más eficaz a pesar de un clima que cambia rápidamente. Existen diferencias fundamentales entre las especies introducidas y las que cambian su área de distribución, principalmente las especies que cambian su área de distribución comparten historias evolutivas con su nueva comunidad. No obstante, pueden producirse impactos a través de mecanismos análogos, como una dispersión amplia, una perturbación de la comunidad o una baja resistencia biótica. A medida que las áreas de distribución se desplazan en respuesta al cambio climático, se pueden elaborar planes para facilitar los movimientos ventajosos y limitar los problemáticos. Sin embargo, tanto los investigadores como los gestores probablemente tendrán que adoptar una visión más continua y dinámica de lo que constituye una comunidad, ya que las diferencias en las respuestas de las especies podrían dar lugar a comunidades completamente nuevas. informacion[at]ebd.csic.es: Wallingford et al (2020) Adjusting the lens of invasion biology to anticipate impacts of climate-driven range shifts. Nature Climate Change DOI 10.1038/s41558-020-0768-2


https://www.nature.com/articles/s41558-020-0768-2