Noticias Noticias

La variabilidad genética del cangrejo rojo americano revela su proceso de invasión

Un estudio ha descrito cómo han afectado los factores históricos, humanos y ambientales a la diversidad genética de las poblaciones invasoras del cangrejo rojo americano, Procambarus clarkii, en la península ibérica. Esta especie, nativa del sur de los EEUU y norte de México, es en la actualidad el cangrejo de agua dulce más cosmopolita del mundo y una de las especies con mayor impacto en la estructura y funcionamiento de los ecosistemas acuáticos. Este estudio supone un avance significativo en la comprensión del proceso de expansión de esta especie, identificando puntos útiles para su gestión. El cangrejo rojo americano fue legalmente introducido en la península ibérica en los años 70 mediante dos introducciones independientes. Un primer grupo de cangrejos se trajo desde Luisiana en 1973 y se libera en una finca cercana a Badajoz. Al año siguiente, se importó otro cargamento mucho mayor, con destino a la marisma cultivada del Guadalquivir, liberándose en una finca de la Puebla del Río. Estas dos introducciones supusieron el inicio de la rápida expansión del cangrejo por la península, que en cuestión de décadas fue prácticamente colonizada en su totalidad. Mediante el uso de herramientas genéticas, en este estudio se ha descrito la diversidad genética de 28 poblaciones de cangrejo rojo distribuidas por la península ibérica. Estas técnicas moleculares han permitido descubrir que los dos grupos introducidos en los años 70 se han expandido de forma casi independiente el uno del otro. El grupo introducido en Badajoz se expandió principalmente por Portugal, estando poco presente en España. En cambio, el grupo introducido en los arrozales del Bajo Guadalquivir, que fue más numeroso e implicó por tanto una mayor diversidad genética, predomina en España. De esta forma, las poblaciones actuales de cangrejo rojo en la Península presentan una estructura genética marcada, determinada por las dos introducciones originales que se produjeron hace casi 50 años. Además, el trabajo muestra que la expansión del cangrejo rojo en la península ibérica no ha sido progresiva, como ocurre en otras especies invasoras que se expanden a base de pequeños saltos a corta distancia; sino que ha implicado el movimiento de muchos cangrejos a larga distancia (o cangrejos transportados muchas veces) a determinados lugares que se han convertido en focos de dispersión secundaria o centros de invasión (del término inglés "invasion hub"). Estos centros de invasión presentan una elevada diversidad genética, pues se originan a partir de muchos individuos genéticamente diferentes, y han actuado como fuente para posteriores movimientos de cangrejo a muchos otros lugares. El estudio identifica la Albufera de Valencia y el Delta del Ebro como centros de invasión, pero señala que podría haber más. Sugiere además que allí donde las condiciones ambientales son más favorables para el cangrejo rojo, sus poblaciones tienden a ser genéticamente más diversas. Esto probablemente se deba a que en los lugares favorables se minimizan los cuellos de botella (o reducción drástica del número de individuos de una población) durante el proceso de establecimiento de las poblaciones introducidas. Las especies invasoras suponen una gran amenaza para la biodiversidad a nivel mundial, y una vez establecidas son muy difíciles de erradicar, provocando grandes alteraciones en los ecosistemas. Por ello, prevenir su introducción es de gran importancia de cara a la conservación de la biodiversidad, especialmente en los ecosistemas de agua dulce que son muy vulnerables. En el caso del cangrejo rojo, el ser humano ha tenido un papel clave, introduciendo primero la especie en la Península y, posteriormente, moviendo individuos entre diferentes cuencas fluviales. Por tanto, las medidas de gestión deberían dirigirse a prevenir las traslocaciones de individuos vivos, así como centrarse en las áreas que actúan como centros de invasión para evitar una mayor expansión. informacion[at]ebd.csic.es: Acevedo-Limón et al (2020) Historical, human, and environmental drivers of genetic diversity in the red swamp crayfish (Procambarus clarkii) invading the Iberian Peninsula. Freshwater Biology. Doi 10.1111/fwb.13513


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/fwb.13513
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Efectos de la secreción de la glándula uropigial en el comportamiento de los mosquitos de búsqueda de huéspedes

Efectos de la secreción de la glándula uropigial en el comportamiento de los mosquitos de búsqueda de huéspedes

Las preferencias de alimentación de mosquitos determinan las tasas de contacto huésped-vector y representan un factor clave en la transmisión de patógenos transmitidos por vectores. Los compuestos semioquímicos probablemente juegan un papel en la elección del huésped por parte de los mosquitos. Las aves esparcen secreciones de la glándula uropigial sobre sus plumas para proteger su plumaje, un comportamiento que puede afectar los perfiles de olor. Aunque es de esperar que las secreciones uropigiales modifiquen el atractivo de las aves para los mosquitos, se han encontrado hallazgos contradictorios. Las especies de mosquitos difieren en sus preferencias alimenticias: algunas especies se alimentan principalmente de aves (especies ornitofílicas) y otras de mamíferos (especies mamófilas). En consecuencia, es posible que las especies ornitofílicas y mamófilas difieran en su respuesta a las secreciones de la glándula uropigial. Usando un olfatómetro, en el presente estudio se ha comprobado esta hipótesis comparando la respuesta conductual a las secreciones de la glándula uropigial de juveniles del gorrión doméstico (Passer domesticus) en el mosquito ornitofílico Culex pipiens y el mosquito mamófilo Aedes (Ochlerotatus) caspius. No se encontraron diferencias en la respuesta de ninguna de las especies de mosquitos a las secreciones de la glándula uropigial. Por lo tanto, la preferencia de los mosquitos ornitofílicos por los hospedadores aviares aparentemente no se explica por una mayor atracción de los mosquitos por el olor a secreción de la glándula uropigial, y otros factores, probablemente adicionales, deben estar en juego. informacion[at]ebd.csic.es: Díez-Fernández et al (2019) House sparrow uropygial gland secretions do not attract ornithophilic nor mammophilic mosquitoes. Med Vet Entomology DOI 10.1111/mve.12401


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/mve.12401