Noticias Noticias

Los dormideros en tiendas pueden haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae

El reciente descubrimiento del primer mamífero que deposita cantidades significativas de pigmentos carotenoides en la piel (el murciélago blanco hondureño Ectophylla alba) ha puesto de manifiesto la presencia de coloración amarilla conspicua en la piel desnuda de algunos murciélagos. Esto es patente en la subfamilia Stenodermatinae, en la que muchas especies construyen tiendas con hojas de plantas para formar dormideros comunales durante el día. En base a que las tiendas ofrecen ricas condiciones de luminación al permitir parcialmente el paso de la luz solar a través de las hojas y esto hace que la coloración amarilla probablemente aporte beneficios de camuflaje a los murciélagos en los dormideros; a que el gregarismo facilita la comunicación visual; y a que todos los murciélagos de la subfamilia Stenodermatinae poseen conos L en la retina que permiten la percepción de luz de longitud de onda larga y tienen una dieta frugívora de la que se obtienen carotenoides, se hipotetiza que los dormideros en tiendas podrían haber llevado a la evolución de la coloración de piel amarilla en este grupo de murciélagos. Se evalúa esta predicción en 71 especies en Stenodermatinae. Reconstrucciones de estados ancestrales mostraron que el antecesor común fue más probablemente no colorido y no realizaba dormideros en tiendas, pero ambos rasgos surgieron pronto en la primera ramificación filogenética. Análisis realizados controlando por efectos filogenéticos mostraron que, como se predecía, la coloración de piel amarilla y los dormideros en tiendas coevolucionaron después de su aparición. Esta es la primera explicación para la evolución de coloración corporal en mamíferos nocturnos. Como el ambiente de iluminación nocturna de los bosques está dominado por longitudes de onda amarillas-verdes que coinciden con la sensibilidad espectral de algunos murciélagos, las condiciones de luz nocturna podrían haber actuado conjuntamente con las condiciones de luz diurna en las tiendas para favorecer la evolución de la coloración de piel amarilla en estos animales. informacion[at]ebd.csic.es: Galván et al (2019) Tent?roosting may have driven the evolution of yellow skin coloration in Stenodermatinae bats. J Zool Syst Evol Res https://doi.org/10.1111/jzs.12329


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jzs.12329
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

La distribución de las especies en la Tierra no es aleatoria, sino el resultado de diversos procesos actuando durante millones de años, como los movimientos tectónicos, las extinciones masivas, o las interacciones ecológicas y evolutivas entre las especies. Esto hace que podamos identificar superficies terrestres en base a la biodiversidad presente, lo que llamamos bioregiones. Así, las especies que viven en distintas bioregiones son características, como se hace evidente al comparar los mamíferos o las aves del África subsahariana con los de Europa o Australia. A diario se acumulan evidencias de como el ser humano está alterando las composiciones de especies de comunidades y ecosistemas. No obstante, las grandes bioregiones del mundo que caracterizan la biodiversidad de los diferentes continentes, se habían asumido resilientes al impacto human debido a su origen más ancestral. Este estudio se ha centrado en las bioregiones definidas por anfibios, mamíferos, y aves, mostrando que las recientes introducciones de especies ya están alterando estas grandes bioregiones. En concreto, las introducciones de anfibios están reasignando el continente de Oceanía en la bioregión del Viejo Mundo, cuando originalmente estaba ubicada en la bioregión del Nuevo Mundo. Las introducciones de aves también están haciendo cada vez más heterogéneas las superficies terrestres ubicadas en el Nuevo Mundo, limitando nuestra capacidad para detectar esta bioregión. Además, las introducciones de mamíferos están homogeneizando las bioregiones africanas y euroasiáticas, haciendo que seamos capaces de identificar una nueva bioregión transcontinental que agruparía África y Eurasia. Desafortunadamente, estos cambios pueden verse incrementados si las especies actualmente amenazadas se extinguen. Estos resultados son alarmantes ya que sugieren que el ser humano está alterando señales históricas, ecológicas, y evolutivas que nos informaban de los procesos que han dado forma a la vida en la Tierra. Los resultados podrían infraestimar la influencia que el ser humano ha tenido a lo largo de su historia sobre la distribución de la biodiversidad. La consideración de introducciones más antiguas como las ocurridas tras la aparición de la agricultura, al igual que otras extinciones locales y globales del pasado como las de la megafauna podrían mostrar una influencia mucho mayor del ser humano sobre la biodiversidad. Este trabajo supone una evidencia de como la magnitud e intensidad de la actividad humana está afectando algunos de los ensamblajes de especies más grandes y antiguos de la Tierra. Las consecuencias de estas alteraciones son imprevisibles pero probablemente pueden afectar las interacciones ecológicas y evolutivas de las especies en el presente y futuro. Estos resultados urgen una vez más a planificar medidas de conservación internacionales que sean capaces de salvar la unicidad de la biodiversidad en cada una de las bioregiones del Planeta. informacion[at]ebd.csic.es: Bernardo-Madrid et al (2019) Human activity is altering the world's zoogeographical regions. Ecol Lett https://doi.org/10.1111/ele.13321


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ele.13321