Noticias Noticias

Marabuntas de hormigas legionarias en los nidos de Tortugas de Laúd

La mortalidad de los huevos es uno de los principales factores que afectan a la historia de la vida y la conservación de especies ovíparas. Se describe una colonización masiva y críptica de muchos huevos de tortuga laúd (Dermochelys coriacea) en la colonia de cría más importante para la especie que se encuentra en Gabón. Un total de 163 nidos fueron desenterrados en la playa de Kingere, revelando que sólo el 16,7% de los huevos produjeron crías. En el 59% de los nidos, más de la mitad de los huevos estaban muertos y atacados por invertebrados y el 94% tenía al menos un huevo afectado por invertebrados. La tasa de huevos y huevos sin yema afectados por invertebrados dentro de una nidada varió entre el 0% y el 100%, con una proporción promedio de 39% y 52%, respectivamente. Los invertebrados más comunes que interactuaban con los huevos eran cangrejos fantasmas (ocipódidos) e insectos que afectaban al 51% y 82% de los nidos, respectivamente. El cangrejo y el insecto co-ocurrieron en el 33% de los nidos afectados. Las hormigas, identificadas como Dorylus spininodis (Emery 1901) fueron encontradas en el 56% de los nidos excavados. Sin embargo, no fue posible determinar si las hormigas depredaban los huevos vivos o los huevos muertos que ya habían sido depredados. Muy a menudo, cientos de hormigas fueron encontradas ahogadas dentro de los huevos muertos. Las termitas y otros invertebrados se asociaron al hábitat de cría de las tortugas y se identificaron como consumidores oportunistas, siendo este el primer registro de interacción entre termitas y huevos de tortugas. Se encontró una inusual interacción ecológica dentro de las puestas de la tortuga laúd entre las termitas y las hormigas en el 11% de los nidos. La abrupta transición entre el suelo forestal y la playa podría estar favoreciendo una próspera actividad microbiana e invertebrada en el perfil arenoso que coloniza los nidos. informacion[at]ebd.csic.es: Ikaran et al (2020) Cryptic massive nest colonisation by ants and termites in the world's largest leatherback turtle rookery Ethol Ecol Evol 2020. Doi 10.1080/03949370.2020.1715487


https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/03949370.2020.1715487
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

La distribución de las especies en la Tierra no es aleatoria, sino el resultado de diversos procesos actuando durante millones de años, como los movimientos tectónicos, las extinciones masivas, o las interacciones ecológicas y evolutivas entre las especies. Esto hace que podamos identificar superficies terrestres en base a la biodiversidad presente, lo que llamamos bioregiones. Así, las especies que viven en distintas bioregiones son características, como se hace evidente al comparar los mamíferos o las aves del África subsahariana con los de Europa o Australia. A diario se acumulan evidencias de como el ser humano está alterando las composiciones de especies de comunidades y ecosistemas. No obstante, las grandes bioregiones del mundo que caracterizan la biodiversidad de los diferentes continentes, se habían asumido resilientes al impacto human debido a su origen más ancestral. Este estudio se ha centrado en las bioregiones definidas por anfibios, mamíferos, y aves, mostrando que las recientes introducciones de especies ya están alterando estas grandes bioregiones. En concreto, las introducciones de anfibios están reasignando el continente de Oceanía en la bioregión del Viejo Mundo, cuando originalmente estaba ubicada en la bioregión del Nuevo Mundo. Las introducciones de aves también están haciendo cada vez más heterogéneas las superficies terrestres ubicadas en el Nuevo Mundo, limitando nuestra capacidad para detectar esta bioregión. Además, las introducciones de mamíferos están homogeneizando las bioregiones africanas y euroasiáticas, haciendo que seamos capaces de identificar una nueva bioregión transcontinental que agruparía África y Eurasia. Desafortunadamente, estos cambios pueden verse incrementados si las especies actualmente amenazadas se extinguen. Estos resultados son alarmantes ya que sugieren que el ser humano está alterando señales históricas, ecológicas, y evolutivas que nos informaban de los procesos que han dado forma a la vida en la Tierra. Los resultados podrían infraestimar la influencia que el ser humano ha tenido a lo largo de su historia sobre la distribución de la biodiversidad. La consideración de introducciones más antiguas como las ocurridas tras la aparición de la agricultura, al igual que otras extinciones locales y globales del pasado como las de la megafauna podrían mostrar una influencia mucho mayor del ser humano sobre la biodiversidad. Este trabajo supone una evidencia de como la magnitud e intensidad de la actividad humana está afectando algunos de los ensamblajes de especies más grandes y antiguos de la Tierra. Las consecuencias de estas alteraciones son imprevisibles pero probablemente pueden afectar las interacciones ecológicas y evolutivas de las especies en el presente y futuro. Estos resultados urgen una vez más a planificar medidas de conservación internacionales que sean capaces de salvar la unicidad de la biodiversidad en cada una de las bioregiones del Planeta. informacion[at]ebd.csic.es: Bernardo-Madrid et al (2019) Human activity is altering the world's zoogeographical regions. Ecol Lett https://doi.org/10.1111/ele.13321


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ele.13321