Noticias Noticias

Impacto de la pesca sobre las tortugas marinas

La captura accidental de tortugas marinas por parte de la pesca industrial está recibiendo una atención creciente en los últimos años debido al gran impacto sobre estas especies amenazadas. Esta cuestión se ha evaluado en las aguas del sur de España que albergan una importante área de alimentación de tortugas bobas y laúd, incluida la población de tortugas boba del Atlántico oriental, que está en peligro de extinción. Para cuantificar el impacto que las diferentes pesquerías representan para las tortugas marinas, 272 pescadores respondieron a detallados cuestionarios ilustrados en los principales puertos de Andalucía y Murcia durante el año 2014. Este estudio ha actualizado los conocimientos sobre la captura accidental de tortugas en el Mediterráneo sudoccidental, revelando un impacto generalizado de las pesquerías en las tortugas marinas. Los pescadores reconocieron una captura anual de 2,3 tortugas por embarcación. Teniendo en cuenta el censo de barcos de pesca industrial en la zona de estudio (1182), más de 2840 tortugas marinas podrían ser capturadas accidentalmente cada año en la zona de estudio. La mayor parte de las capturas (96,2%) se produjeron durante el verano. Estos resultados sugieren que la mayoría de las pesquerías legales (palangre de superficie, red de cerco, arrastre y pesca a pequeña escala) tienen un grave impacto en las zonas de alimentación de la tortuga boba en el Mediterráneo sudoccidental. Los pescadores sugieren que la pesca de altura realizada por pescadores extranjeros e ilegales y las almadrabas también están causando una importante captura accidental de tortugas. Para mitigar este impacto se recomiendan varias medidas, como revisar el cumplimiento de los reglamentos pesqueros y ambientales vigentes, modificar las técnicas de captura accidental de tortugas (por ejemplo, reducir el uso de calamares como cebo y colocar los anzuelos a mayor profundidad en la columna de agua), facilitar el rescate y el manejo de las tortugas heridas y su transporte al puerto para su recuperación, y reconocer los esfuerzos de los pescadores por realizar una pesca más sostenible. informacion[at]ebd.csic.es: Marco et al (2020) Sea turtle bycatch by different types of fisheries in southern Spain. Basic and Applied Herpetology https://doi.org/10.11160/bah.187


http://ojs.herpetologica.org/index.php/bah/article/view/187
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Identificando las áreas más amenazadas del mar Mediterráneo

Identificando las áreas más amenazadas del mar Mediterráneo

El estudio se enmarca en el concepto de Espacios Operativos Seguros (SOS, del término inglés safe operating space), que determina un espacio multidimensional dentro del cual se encontraría un ecosistema y que está delimitado por diferentes tipos de impactos como serían la contaminación, la pesca o la temperatura del agua. Para que este ecosistema se encuentre en condiciones adecuadas, las magnitudes de los impactos no deberían sobrepasar unos determinados umbrales, de manera que, si la magnitud de un impacto aumenta, los umbrales del resto disminuyen y viceversa. Delimitando un SOS a partir de impactos climáticos y humanos, al disminuir la presión antrópica, el umbral para los impactos climáticos por encima del cual el ecosistema colapsaría aumenta y, por tanto, aumentaría la capacidad del ecosistema de resistir a los impactos ambientales asociados al cambio climático. Para delimitar espacialmente los potenciales impactos que afectarían el mar Mediterráneo, se han combinado múltiples metodologías y bases de datos como las series temporales más largas existentes de datos de teledetección -imágenes de satélites espaciales- que proporcionan información sobre, por ejemplo, la temperatura de la superficie marina. Se han utilizado también los datos sobre la distribución de la presión pesquera proporcionada por la ‘Global Fishing Watch'. Según el estudio, aquellas zonas más afectadas por los impactos humanos serían potencialmente más vulnerables al cambio climático. En concreto, los resultados muestran que hay determinadas zonas particularmente vulnerables como el mar Adriático, el mar Egeo, la costa africana o el mar Catalán, donde la intensidad de pesca es muy elevada. Si a esto se le suma el incremento de la temperatura del mar provocada por el calentamiento global, el resultado es que habrá especies de gran valor comercial como la sardina que se verán particularmente impactadas, ya que es extremadamente sensible al incremento de la temperatura. El saber cómo se distribuyen espacialmente estas amenazas puede ayudar a la gestión de determinadas actividades como la pesca. Por ejemplo, puede servir para regular estas actividades en áreas particularmente afectadas o desplazar la pesca a zonas que estén menos impactadas por otras amenazas. Está aproximación permite evidenciar dónde se debería de actuar localmente para minimizar los impactos de un problema global como es el cambio climático. Las administraciones locales no pueden por si solas combatir el cambio climático, ya que requiere el consenso y la actuación de toda la comunidad internacional. Sin embargo, gestionando otros posibles impactos más locales se puede disminuir la "vulnerabilidad" de determinadas áreas y ecosistemas al cambio climático. Además de combatir el calentamiento global, una posible medida de mitigación pasaría por gestionar impactos más locales. informacion[at]ebd.csic.es: Ramírez et al (2018) Spatial congruence between multiple stressors in the Mediterranean Sea may reduce its resilience to climate impacts. Scientific Reports 8:14871 DOI 10.1038/s41598-018-33237-w


https://www.nature.com/articles/s41598-018-33237-w