Noticias Noticias

Las actividades humanas vinculan la presencia de murciélagos frugívoros con los brotes de la enfermedad del virus del Ébola

Se ha descrito un vínculo significativo entre la pérdida y fragmentación del bosque y los brotes de infección por el virus del Ébola (EVD) en humanos. La deforestación puede alterar la circulación natural de los virus y cambiar la composición, abundancia, comportamiento y, posiblemente, la exposición a los virus de las especies de reservorios. Esto a su vez podría aumentar el contacto entre animales infectados y los humanos. Se sospecha que los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae son reservorios del virus Ébola. En la actualidad, la única evidencia que asocia estos murciélagos con el EVD es la presencia de individuos seropositivos en ocho especies y reacciones en cadena de la polimerasa en tres. Este estudio ha investigado si las actividades humanas pueden aumentar las áreas de campeo de los murciélagos africanos y si este efecto se superpone geográficamente con brotes de EVD que, a su vez, se verían favorecidos por la deforestación. Se utilizaron registros de observación de especies para las 20 especies de murciélagos frutales que se encuentran en áreas favorables para el virus del Ébola para determinar los factores que afectan el área de campo de los murciélagos dentro del área predicha del virus del Ébola. El área de actividad de algunas especies de murciélagos frutales parecía estar relacionada con actividades humanas dentro de las áreas favorables para el virus del Ébola. Más específicamente, las áreas donde las actividades humanas favorecen la presencia de cinco especies de murciélagos frutales se superponen con las áreas donde los brotes de EVD en humanos fueron favorecidos por la deforestación. Estas cinco especies son las siguientes: Eidolon helvum, Epomops franqueti, Megaloglossus woermanni, Micropteropus pusillus y Rousettus aegyptiacus. De estos cinco, todos menos Megaloglossus woermanni han registrado individuos seropositivos. Para las restantes 15 especies de murciélagos, no se encontró apoyo biogeográfico para la hipótesis de que la influencia humana positiva en los murciélagos frutales podría estar asociada con brotes de Ébola en áreas deforestadas dentro del bioma de los bosques tropicales en África occidental y central. Este trabajo es un primer paso práctico que permite una mayor investigación de las redes y vías que pueden conducir a un brote de EVD. El marco del modelado empleado en este estudio puede usarse para otras enfermedades infecciosas emergentes. informacion[at]ebd.csic.es: Olivero et al (2019) Human activities link fruit bat presence to Ebola virus disease outbreaks. Mammal Review. DOI 10.1111/mam.12173


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/mam.12173
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

La actividad agropecuaria incrementa la exposición del lobo a virus caninos

La actividad agropecuaria incrementa la exposición del lobo a virus caninos

En paisajes con núcleos urbanos y actividad agropecuaria existe el riesgo de transmisión de patógenos de los animales domésticos a la fauna silvestre. Con objeto de conocer la dinámica de las infecciones víricas en poblaciones de lobo ibérico  en este tipo de entornos, entre 2010 y 2013 se han analizado muestras biológicas de 54 lobos, colectadas en zonas de Galicia y Asturias con distinta densidad de población humana y con distinta densidad de explotaciones ganaderas. Mediante análisis serológicos y moleculares se ha examinado la exposición de los lobos a cuatro virus caninos patogénicos: moquillo canino (CDV), parvovirus canino 2 (CPV), adenovirus canino 1 y 2 (CAV-1 y CAV-2) y herpesvirus canino. El 76% y el 75% de los lobos habían estado expuestos a CPV y a CAV, respectivamente. En el 51% de los individuos hubo infección conjunta de CPV y CAV-1. Por primera vez en una especie de carnívoro silvestre se registraron varios casos de infección con CAV-2. La probabilidad de exposición de los lobos a CPV estuvo positiva y significativamente correlacionada con la densidad de explotaciones ganaderas alrededor del lugar donde fue encontrado cada ejemplar de lobo. Esto sugiere que los perros podrían ser el origen de los parvovirus del lobo en esta región. La ausencia de variaciones estacionales e interanuales en la proporción de individuos infectados sugiere que CPV y CAV-1 son enzoóticos. Sin embargo, mientras la presencia de CPV puede depender de introducciones más o menos regulares desde los perros, CAV-1 podría mantenerse dentro de la población de lobos. No se hallaron de exposición a CDV ni a CHV. La falta de inmunidad adquirida ante CDV en los lobos de esta región del norte de España podría predisponerles a una alta tasa de mortalidad en caso de que se produjera la difusión del moquillo desde los perros. informacion[at]ebd.csic.es: Millán et al (2016) Patterns of exposure of Iberian wolves (Canis lupus) to canine viruses in human-dominated landscapes. EcoHealth EcoHealth 13, 123–134 DOI: 10.1007/s10393-015-1074-8


http://link.springer.com/article/10.1007/s10393-015-1074-8