Noticias Noticias

La contaminación por nitratos en aguas superficiales de las cuencas vertientes a Doñana

Los ecosistemas acuáticos de Doñana así como los de sus cuencas vertientes están altamente amenazados por múltiples presiones humanas. Entre ellas, el fuerte desarrollo de la agricultura y el aumento de la población en los núcleos urbanos han sido las principales causas de la pérdida de cantidad y calidad de las aguas a lo largo de las últimas décadas. La contaminación por nitratos es uno de los principales problemas que afecta tanto a las aguas superficiales como subterráneas de Doñana y su entorno. Estudios previos han demostrado que las aguas subterráneas del acuífero de Doñana reciben nitratos por infiltración de fertilizantes en zonas con una intensa actividad agrícola. Además, desde 2008, parte del Espacio Natural de Doñana (END) así como otras zonas colindantes, se encuentran designadas como "Zonas Vulnerables a la contaminación por nitratos procedentes de fuentes agrarias" según la Directiva de Nitratos (91/676/CEE). Sin embargo, los datos históricos sobre la calidad de las aguas superficiales son escasos y los existentes ofrecen una baja resolución espacio-temporal. Además, hasta la fecha se dispone de muy poca información sobre el origen específico de los nutrientes que llegan a los sistemas acuáticos. Desde un punto de vista de la gestión, esto último es esencial a la hora de establecer medidas de gestión adecuadas. En este contexto, el objetivo de este estudio se centró en la caracterización de las fuentes contaminantes de nitratos y de los procesos de transformación principales en aguas superficiales de las cuencas vertientes a la marisma de Doñana. Para ello se analizaron tanto la concentración de nitratos (NO3-) como la composición isotópica del nitrógeno (?15N) y oxígeno (?18O) en 29 muestras de aguas superficiales recogidas entre 2015 y 2016 en diferentes arroyos y una laguna localizados en tres de las principales subcuencas vertientes a la marisma de Doñana (La Rocina, El Partido y Los Sotos). También se incluyeron muestras de la Laguna Primera de Palos (Huelva), situada 35 km al noroeste del Parque Nacional, con el fin de obtener valores isotópicos de referencia de un sistema acuático afectado casi exclusivamente por fertilizantes inorgánicos, derivados de los cultivos bajo plásticos de fresón y otros frutos rojos. Los resultados muestran que la contaminación por nitratos en el área de estudio proviene principalmente de fertilizantes agrícolas y aguas residuales tratadas. La contribución relativa de cada una de las fuentes contaminantes fue muy variable, dependiendo del punto de muestreo y del momento del año, y se asocia directamente con los principales usos del suelo en la cuenca. Otro resultado importante derivado de este estudio es que la desnitrificación podría estar jugando un papel clave en la eliminación natural de los nitratos. Según los resultados isotópicos obtenidos, se estima que entre un 50-75% de los nitratos que potencialmente recibirían los arroyos y lagunas estudiados, son desnitrificados previamente. Esto significa que los protocolos de seguimiento de la calidad de las aguas que únicamente miden concentraciones de nitratos en agua estarían subestimando la contaminación real que suponen las actividades humanas en las cuencas. Dadas las fuertes fluctuaciones intra e interanuales en las precipitaciones, características del clima mediterráneo, sería necesario que estudios futuros incrementasen la resolución espacio-temporal de los datos para obtener información más precisa que ayude a implementar de forma más adecuada medidas que reduzcan la contaminación por nitratos en Doñana y sus cuencas vertientes. informacion[at]ebd.csic.es: Paredes et al (2020) Agricultural and urban delivered nitrate pollution input to Mediterranean temporary freshwaters. Agric. Ecosyst. Environ. 294, 106859. DOI 10.1016/j.agee.2020.106859


https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S016788092030044X?via%3Dihub
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Las aves nocturnas podrían comunicarse a través de la fluorescencia de sus plumas

Las aves nocturnas podrían comunicarse a través de la fluorescencia de sus plumas

En aves, los colores que muestran en sus plumajes son esenciales en los procesos de comunicación. La enorme variedad de colores es frecuente en aves diurnas, ya que pueden percibirse a plena luz. La mayoría de estos colores se producen por pigmentos que tiñen las plumas, aunque pueden tener un origen diferente, como los brillantes reflejos de las plumas de un pavo real. Sin embargo, en el caso de las aves nocturnas, como búhos y chotacabras, los plumajes son mucho menos coloridos, facilitando así su camuflaje durante el día. En este reducido grupo, que representa apenas un 5% de todas las aves, encontramos también un pigmento enigmático: las porfirinas. Una peculiaridad de estas moléculas, que en condiciones normales son invisibles al ojo humano, es que al estimularse artificialmente con un haz de luz ultravioleta emiten fluorescencia de un color rosa brillante. Lo cierto es que se sabe realmente poco sobre las posibles funciones de esta extraña coloración. Este estudio, ahonda en la función de las porfirinas, un pigmento presente en las aves nocturnas que, al estimularse artificialmente con un haz de luz ultravioleta, emite fluorescencia de un color rosa brillante. Se realizaron salidas nocturnas en el Espacio Natural de Doñana para medir las dimensiones de estas manchas fluorescentes en una población de chotacabras cuellirrojo, Caprimulgus ruficollis, que se lleva estudiando más de una década. El chotacabras es una especie nocturna y migratoria que visita la península ibérica en primavera y verano para reproducirse y que se caracteriza por presentar un camuflaje extraordinariamente eficaz. Se muestra que individuos distintos pueden presentar manchas fluorescentes de tamaño muy diferente. Las manchas son de mayor tamaño en los individuos jóvenes que, a diferencia de los adultos, cuentan con un plumaje recién estrenado. Esta diferencia estriba en la naturaleza efímera de las porfirinas, moléculas que se degradan muy rápidamente cuando se exponen a la luz del día. Se observó además que el tamaño de las manchas guarda una estrecha relación con el estado físico de los individuos. Estos datos sugieren que los chotacabras y los búhos podrían emplear la fluorescencia como mecanismo para comunicar su condición a otros individuos, incluyendo sus progenitores, posibles parejas, competidores y, en algunos casos, también depredadores. Pero ¿por qué confiar entonces en un sistema de comunicación tan sutil y efímero? Por un lado, la fluorescencia podría ayudar a los chotacabras a mimetizarse para engañar a los búhos, potenciales depredadores con los que comparten la franja horaria y el tipo de fluorescencia. Por otro lado, a especies como los chotacabras, cuya supervivencia depende de pasar desapercibidos, la fluorescencia podría ofrecerles un canal de comunicación privado.  Las aves nocturnas, al igual que las diurnas, están obligadas a exhibir sus encantos para encontrar pareja. Sin embargo, a diferencia de las diurnas, el uso de llamativos colores podría comprometer su vida. Las manchas fluorescentes del plumaje otorgan a las aves un ‘atractivo discreto', ya que pueden esconderse durante el día y, posiblemente, sólo son detectables por otros individuos de su misma especie cuando las condiciones de luz son malas para el resto.  Esta fluorescencia podría también relacionarse con la regulación de la temperatura o la protección frente a la radiación ultravioleta, entre otras posibles funciones. información[at]ebd.csic.es: Camacho et al (2019) Correlates of individual variation in the porphyrin-based fluorescence of red-necked nightjars (Caprimulgus ruficollis). Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-019-55522-y


https://www.nature.com/articles/s41598-019-55522-y