Noticias Noticias

La hormiga argentina perjudica a los polluelos del carbonero común

Las consecuencias de las invasiones de hormigas en los ecosistemas sólo pueden hacerse evidentes después de largos períodos. Además, predecir cómo responderá la fauna nativa sensible sólo es posible si se identifican los mecanismos subyacentes de su impacto. Se estudió la comunidad de hormigas nativas e invasoras atraída por las cajas-nidos artificiales de aves, junto con la reproducción de un paseriforme silvestre durante cinco temporadas de cría consecutivas en relación con la presencia de una especie de hormiga invasor. Se analizaron los parámetros biométricos, reproductivos e individuales sanguíneos del carbonero común Parus major que se reproducen en sitios invadidos en comparación con sitios no invadidos por las hormigas argentinas Linepithema humile. Los carboneros criaban preferentemente en territorios no invadidos por la hormiga argentina. Además, las hormigas argentinas eran más abundantes en los nidos de los sitios invadidos que cualquier otra especie de hormiga nativa en los sitios no invadidos. Asimismo, las hormigas argentinas reclutaban en los nidos artificiales con mayor intensidad y respondían a una mayor variedad de contenidos de los nidos (huevos intactos, huevos rotos, heces, y huevos rotos junto con heces) que las especies nativas. Aunque el éxito de la cría y la condición de los adultos no variaron en relación con el estado de la invasión, la calidad de las crías se vio afectada negativamente por la presencia de las hormigas argentinas. Los polluelos criados en los sitios invadidos eran más delgados, con una relación ala/longitud del tarso más baja y tenían una peor condición nutricional y un equilibrio alterado de estrés oxidativo según mostraron varios parámetros sanguíneos. La distribución intercalada y la pequeña distancia entre los territorios invadidos y los no invadidos sugieren que la presencia de las hormigas afecta a la condición de los polluelos mediante la interferencia directa en el nido. Estos resultados ponen de relieve la importancia de evaluar los efectos inmediatos, como los parámetros fisiológicos de la fauna nativa, al estudiar las interacciones entre las hormigas y las aves nativas invasoras. informacion[at]ebd.csic.es: Álvarez et al (2020) Breeding consequences for a songbird nesting in Argentine ant' invaded land. Biol Invasions https://doi.org/10.1007/s10530-020-02297-3


https://link.springer.com/article/10.1007/s10530-020-02297-3
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Las imprudencias humanas pueden provocar los ataques de los grandes carnívoros

Las imprudencias humanas pueden provocar los ataques de los grandes carnívoros

Desde 1950, seis especies de grandes carnívoros (oso pardo, oso negro, oso polar, puma, lobo y coyote) en Norte América y una especie en Escandinavia y España (oso pardo) han sido responsables de 700 ataques a personas. En este mismo período,  el número de personas practicando actividades al aire libre en áreas frecuentadas por grandes carnívoros ha aumentado, un fenómeno que resulta significativamente relacionado con el número de ataques. Este estudio demuestra como el cincuenta por ciento de estos ataques es debido a imprudencias humanas, ya que la mayoría de las personas que practican actividades lúdicas en entornos naturales carece de los conocimientos básicos sobre como evitar las situaciones más a riesgos cuando comparten el espacio con grandes carnívoros y como comportarse en el caso de un encuentro. Dejar los niños sin vigilancia, pasear perros sueltos y practicar actividades de deportes al aire libre al atardecer o por la noche son algunas de las conductas que pueden desencadenar los ataques de grandes carnívoros. Analizar y comprender las causas que determinan estos ataques es una de las mejores herramientas para reducir el número de ataques a humanos por grandes carnívoros. informacion[at]ebd.csic.es: Penteriani et al (2016) Human behaviour can trigger large carnivore attacks in developed countries. Sci Rep 6: 20552 doi:10.1038/srep20552


www.nature.com/articles/srep20552