Noticias Noticias

La huella humana y la mortalidad de los buitres

Un estudio ha comprobado que los buitres que viven en áreas más humanizadas, tienen mayores probabilidades de morir debido a causas no naturales provocadas por la actividad humana. Para el estudio se utilizaron dispositivos GPS para comprobar las áreas que frecuentaban 36 buitres leonados del Parque Natural Bardenas Reales de Navarra y otros 30 buitres del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Los datos GPS permitieron conocer cuándo y dónde morían los individuos a lo largo del estudio. En total, en la población de Bardenas Reales murieron 15 buitres mientras que en la población de Cazorla tan sólo murieron 3. Las principales causas de mortalidad fueron las colisiones con vehículos y las electrocuciones en tendidos eléctricos, aunque también se encontraron individuos muertos por intoxicación o por colisionar con aerogeneradores. Explica el estudio que posteriormente, utilizando el conocido como Índice de Huella Humana, se pudo calcular cómo de humanizado estaba el hábitat en el que vivía cada uno de los buitres estudiados. Con estos datos se comprobó que aquellos buitres que habitaban zonas con mayor densidad de población humana e infraestructuras artificiales como carreteras y tendidos eléctricos, tenían mayores probabilidades de morir. Advierte la investigación que en la actualidad los buitres están amenazados en todo el planeta; y recuerda además que son especies de vital importancia no sólo para los ecosistemas, sino también para el bienestar humano, ya que, gracias a su dieta carroñera, eliminan sin coste alguno los cadáveres tanto de animales silvestres como del ganado. En ausencia de buitres, para evitar la expansión de enfermedades como la rabia o la peste, la labor de limpieza debe de ser realizada industrialmente, lo que acarrea no sólo altos costes económicos sino también medioambientales, debido al incremento de las emisiones de CO2 que conlleva el transporte e incineración de los cadáveres. Por eso estos datos son muy preocupantes ya que en el futuro cercano se prevé que crezca la presión humana sobre el medio y, por lo tanto, es muy posible que el estado de conservación de los buitres empeore debido a la alta tasa de mortalidad no natural que provocan los hábitats muy humanizados.. informacion[at]ebd.csic.es: Arrondo et al (2020) Landscape anthropization shapes the survival of a top avian scavenger. Biodivers Conserv. https://doi.org/10.1007/s10531-020-01942-6


https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10531-020-01942-6#
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Mi casa está donde me crié

Mi casa está donde me crié

En este estudio se ha realizado un experimento de adopción cruzada entre un robledal y un pinar adyacentes para investigar el papel de la experiencia y el acervo genético en la selección de hábitat por papamoscas cerrojillos (Ficedula hypoleuca). La mayoría de las aves intercambiadas retornaron para nidificar al área donde fueron criadas, indicando que las decisiones sobre dónde asentarse están determinadas por la experiencia individual en el lugar de nacimiento. Sin embargo, casi un tercio abandonó su hábitat natal y, como sucede en individuos no manipulados, la naturaleza de estos movimientos fue dependiente del tamaño corporal. Los papamoscas que crían en el robledal y en el pinar se diferencian por el tamaño del cuerpo (los últimos siendo más pequeños) y, tal como revela un análisis de variación genética en microsatélites, existe también una diferenciación genética sutil. Se concluye que la dispersión dependiente del fenotipo puede contribuir a estructurar las poblaciones a escalas extraordinariamente pequeñas. No obstante, en la población de estudio, la fuerte tendencia a retornar al hábitat natal independiente del fenotipo individual podría conducir a decisiones maladaptativas y limitar el potencial de este tipo de dispersión en la adaptación microgeográfica. informacion[at]ebd.csic.es: Camacho et al (2016) Natal habitat imprinting counteracts the diversifying effects of phenotype-dependent dispersal in a spatially structured population. BMC Evolutionary Biology 16:158. DOI: 10.1186/s12862-016-0724-y


http://link.springer.com/article/10.1186/s12862-016-0724-y