Noticias Noticias

Las actividades humanas vinculan la presencia de murciélagos frugívoros con los brotes de la enfermedad del virus del Ébola

Se ha descrito un vínculo significativo entre la pérdida y fragmentación del bosque y los brotes de infección por el virus del Ébola (EVD) en humanos. La deforestación puede alterar la circulación natural de los virus y cambiar la composición, abundancia, comportamiento y, posiblemente, la exposición a los virus de las especies de reservorios. Esto a su vez podría aumentar el contacto entre animales infectados y los humanos. Se sospecha que los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae son reservorios del virus Ébola. En la actualidad, la única evidencia que asocia estos murciélagos con el EVD es la presencia de individuos seropositivos en ocho especies y reacciones en cadena de la polimerasa en tres. Este estudio ha investigado si las actividades humanas pueden aumentar las áreas de campeo de los murciélagos africanos y si este efecto se superpone geográficamente con brotes de EVD que, a su vez, se verían favorecidos por la deforestación. Se utilizaron registros de observación de especies para las 20 especies de murciélagos frutales que se encuentran en áreas favorables para el virus del Ébola para determinar los factores que afectan el área de campo de los murciélagos dentro del área predicha del virus del Ébola. El área de actividad de algunas especies de murciélagos frutales parecía estar relacionada con actividades humanas dentro de las áreas favorables para el virus del Ébola. Más específicamente, las áreas donde las actividades humanas favorecen la presencia de cinco especies de murciélagos frutales se superponen con las áreas donde los brotes de EVD en humanos fueron favorecidos por la deforestación. Estas cinco especies son las siguientes: Eidolon helvum, Epomops franqueti, Megaloglossus woermanni, Micropteropus pusillus y Rousettus aegyptiacus. De estos cinco, todos menos Megaloglossus woermanni han registrado individuos seropositivos. Para las restantes 15 especies de murciélagos, no se encontró apoyo biogeográfico para la hipótesis de que la influencia humana positiva en los murciélagos frutales podría estar asociada con brotes de Ébola en áreas deforestadas dentro del bioma de los bosques tropicales en África occidental y central. Este trabajo es un primer paso práctico que permite una mayor investigación de las redes y vías que pueden conducir a un brote de EVD. El marco del modelado empleado en este estudio puede usarse para otras enfermedades infecciosas emergentes. informacion[at]ebd.csic.es: Olivero et al (2019) Human activities link fruit bat presence to Ebola virus disease outbreaks. Mammal Review. DOI 10.1111/mam.12173


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/mam.12173
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

No hay factores universales que hagan unas aves más proclives que otras a las picaduras de mosquitos

No hay factores universales que hagan unas aves más proclives que otras a las picaduras de mosquitos

Se ha comprobado que ciertas características de los ejemplares de aves estudiados, como su sexo, masa corporal o el nivel de infección por parásitos de la malaria aviar (Plasmodium) pueden causar una mayor atracción en los mosquitos y por lo tanto provocar un mayor número de picaduras. Conocer mejor los factores que atraen o repelen a los mosquitos puede resultar de gran ayuda para el diseño de sustancias repelentes protectoras. En el estudio se abordaron dos especies de mosquitos, el mosquito de las marismas Ochlerotatus caspius, que en condiciones naturales pica con más frecuencia a mamíferos y el mosquito común Culex pipiens que suele picar más a aves. A pesar de estos patrones, en la investigación se comprobó que cuando se pone al mosquito de las marismas en contacto con las aves, les provocan picaduras incluso con más intensidad que los mosquitos comunes. En particular, en el caso de las grajillas, las hembras fueron más intensamente picadas por los mosquitos de las marismas que los machos de esta especie de ave. Apunta el estudio que puede ser debido a diferencias en el olor de estas frente a los machos, por lo que futuras líneas de investigación deben ir encaminadas a estudiar estas diferencias en los olores. Según se desprende del estudio, no se pueden identificar en las aves factores universales que las hagan más atractivas y proclives a las picaduras, sino que hay que estudiar las interacciones entre cada especie de mosquito y cada especie de ave para entender estos mecanismos. La conclusión final es que, en la naturaleza, los patrones de alimentación de los mosquitos no son fijos: dependiendo de la especie de mosquito una u otras características les van a atraer más o menos. Por ejemplo, en el caso de los humanos, se sabe que el olor afecta a la atracción de los mosquitos, y que diferentes características, como el sexo o el estar infectado por algún parásito en particular, puede modificar el olor de las personas y por lo tanto el grado de atracción a los mosquitos. Para el caso de las aves, futuros estudios determinarán cómo características específicas del olor pueden influir que ciertos individuos reciban más o menos picaduras. En la investigación de campo se utilizaron unos 6387 mosquitos comunes y 2776 mosquitos de las marismas. En el caso de las aves, se utilizaron un total de 72 gradillas y 101 gorriones. Todos los ejemplares de aves fueron evaluados en sus características morfométricas (peso), y con herramientas moleculares para identificar su sexo y estado de infección por parásitos de la malaria aviar. informacion[at]ebd.csic.es: Gutiérrez-López et al (2019) Effects of host sex, body mass and infection by avian Plasmodium on the biting rate of two mosquito species with different feeding preferences. Parasite Vector, https://doi.org/10.1186/s13071-019-3342-x


https://parasitesandvectors.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13071-019-3342-x