Noticias Noticias

Humedales restaurados y artificiales no sustentan la misma diversidad funcional de aves acuáticas que los naturales

La restauración de áreas degradadas y la creación de ecosistemas artificiales han compensado parcialmente la continua pérdida de humedales naturales. Sin embargo, el éxito de estos humedales en términos de la capacidad de sustentar la biodiversidad y las funciones de los ecosistemas no está claro. Se compararon los humedales naturales, restaurados y creados artificialmente presentes en el Espacio Natural de Doñana para evaluar si son equivalentes en términos de diversidad y composición de rasgos funcionales de aves acuáticas. Se modelaron medidas de diversidad funcional y riqueza de especies de grupos funcionales en 20 humedales monitoreados en invierno y durante la época de cría. Los humedales artificiales construidos para la conservación no alcanzaron la diversidad funcional de los humedales naturales y restaurados. Inesperadamente, los estanques artificiales construidos para la piscicultura tuvieron mayor diversidad. Las balsas de peces se destacaron por tener una composición funcional única, relacionada con el aumento de la riqueza de gaviotas oportunistas y la disminución de especies sensibles a la alta salinidad. Estos resultados sugieren que una compensación de la pérdida de humedales naturales con humedales artificiales y restaurados resulta en sistemas con alteraciones en las funciones ecológicas realizadas por las aves acuáticas. La protección de los humedales mediterráneos naturales es vital para mantener la diversidad y composición originales de los rasgos funcionales de las aves acuáticas. Además, se debe priorizar la restauración sobre la creación de humedales artificiales, los que, incluso cuando estén planteados para la conservación, pueden no proporcionar una alternativa adecuada. informacion[at]ebd.csic.es: Almeida et al. (2020) Comparing the diversity and composition of waterbird functional traits between natural, restored, and artificial wetlands. Freshwater Biology DOI 10.1111/fwb.13618


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/fwb.13618
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Plantas invasoras y urbanizaciones, una mala combinación para la vegetación costera

Plantas invasoras y urbanizaciones, una mala combinación para la vegetación costera

Un reciente estudio muestra cómo la presencia conjunta de plantas invasoras, urbanizaciones y cultivos agrícolas constituye un peligroso cóctel que puede producir un daño mayor sobre la vegetación costera del que estos tres factores causarían por separado. El estudio se ha desarrollado a lo largo de unos 125 km de costa en las provincias de Huelva y Cádiz, incluyendo el Parque Nacional de Doñana. Para realizar este estudio, se ha caracterizado la vegetación nativa en parcelas donde se ha detectado la presencia de plantas invasoras y en otras donde éstas últimas están ausentes y que, por tanto, sirven como referencia. Para poder estudiar el efecto conjunto de las plantas invasoras y los usos del suelo, estos muestreos se han replicado en zonas afectadas por urbanizaciones y cultivos agrícolas, así como en otras caracterizadas por un paisaje natural o semi-natural. Uno de los principales resultados del estudio es que el número de especies de plantas nativas que desaparecen por la presencia de urbanizaciones es mayor en las zonas que también están afectadas por la presencia de plantas invasoras.  El tipo de uso del suelo sobre el que se asienta la vegetación también parece afectar a la morfología de las plantas, pero esta vez el efecto es independiente de la presencia de plantas invasoras. Así, mientras la urbanización se asocia con plantas nativas de hojas más pequeñas, una mayor presencia de cultivos da lugar a plantas nativas de mayor tamaño. Entre las plantas invasoras estudiadas se encuentran tres plantas de porte medio-grande, la uña de gato Carpobrotus spp., la catcácea Opuntia dillenii, y la caña Arundo donax, y dos herbáceas de pequeño tamaño (Arctotheca calendula y Conyza bonariensis).  En general, estas plantas invasoras tienen efectos distintos sobre la flora nativa, siendo los más graves aquellos derivados de la presencia de las tres especies de mayor tamaño (uña de gato, cactácea y caña), ya que tienen una mayor capacidad competitiva que las especies nativas, que son mayoritariamente herbáceas. Una de las implicaciones más importantes de este estudio es demostrar que la presencia conjunta de distintas presiones derivadas de la actividad humana puede acarrear daños mayores en los ecosistemas que los que estas presiones generan cuando aparecen de forma aislada. Como sugiere este estudio, la adecuada gestión y mitigación de estos impactos requeriría considerar su acción conjunta, ya que si ignoráramos alguna de las dos presiones, sea la presencia de plantas invasoras o la intensificación urbanística, podríamos infraestimar el número de especies nativas afectadas y las consecuencias de estos procesos sobre la salud de los ecosistemas. En la actualidad, estamos presenciando cómo nuestra actividad socioeconómica da lugar a un sinfín de alteraciones en los ecosistemas como por ejemplo las relacionadas con la crisis climática, la humanización del paisaje, el incremento de las especies invasoras o la presencia de contaminantes como pesticidas o microplásticos. Si no tomamos medidas drásticas pronto, la acción conjunta de estos impactos podría causar daños impredecibles no solo en nuestros ecosistemas, sino también en nuestra sociedad, causando una crisis mundial sin precedentes. informacion[at]ebd.csic.es: Gutiérrez-Cánovas et al (2020) Combined effects of land-use intensification and plant invasion on native communities. Oecologia DOI 10.1007/s00442-020-04603-1


https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31982953