Destacados Destacados

La Fundación Jaime González-Gordon ofrece cuatro becas para el desarrollo de Trabajos de Fin de Máster sobre Doñana

 

Los estudios se realizarán en colaboración y bajo el aval científico de la Estación Biológica de Doñana

La convocatoria está abierta hasta el 31 de enero

 

Un año más, la Fundación Jaime González-Gordon convoca cuatro becas para el desarrollo de proyectos de Investigación sobre el Parque Nacional de Doñana y su entorno dentro de un programa de Máster universitario. Esta convocatoria se desarrollará en colaboración y bajo el aval científico de la Estación Biológica de Doñana, instituto de investigación perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Destinatarios

Estudiantes de programas de máster universitarios oficiales en universidades españolas o extranjeras durante el curso académico 2023-2024.

Temática

Abierto a todas las ramas de conocimiento. Los trabajos de máster deberán centrarse en el entorno de Doñana (no necesariamente el espacio protegido) pero no hay ninguna limitación en relación al campo temático (biología, antropología, historia, geología, arte …).

Dotación

• La beca consiste en una dotación de 1500€ que se transferirán al estudiante para su utilización en apoyo al desarrollo del proyecto.

• Si el proyecto implica trabajo de campo en Doñana, el beneficiario tendrá acceso a las instalaciones de la Institución Científico Técnica Singular ICTS-Doñana (http://icts.ebd.csic.es/en/web/icts-ebd/home ), incluyendo alojamiento.

• Si el proyecto implica la utilización de los laboratorios y servicios de la Estación Biológica de Doñana (http://www.ebd.csic.es/inici ), los servicios se cobrarían a coste reducido, como personal de la EBD-CSIC.

Para proyectos que impliquen trabajo en la ICTS-Doñana o en la EBD-CSIC, la persona beneficiaria deberá tener un tutor o un co-tutor de la Estación Biológica que se encargará de las solicitudes de acceso y del contacto con las responsables del espacio protegido.

Solicitud

Los candidatos deberán presentar la siguiente documentación (en castellano):

• Certificado académico oficial de las notas obtenidas durante el grado o la licenciatura.

• Curriculum vitae

• Carta de motivación

• Propuesta de proyecto. Longitud máxima: 2 páginas.

• Evidencia de estar matriculado o en proceso de inscripción en un programa de máster durante el

curso 2021-2022.

• Carta de apoyo firmada por el tutor si lo hubiese. En caso de no tener tutor y que la propuesta fuese seleccionada, y en los casos en los que el trabajo precise acceso a la ICTS-Doñana o a la EBD-CSIC y el tutor no fuese miembro de la EBD-CSIC, la Estación Biológica haría propuesta de posibles tutores o co-tutores.

Toda esta documentación se mandará por correo electrónico a la Fundación Jaime González Gordon (direccion@fundacionjaimegonzalezgordon.es) con copia a la Oficina de Coordinación de la Investigación de la EBD-CSIC (coordinacion@ebd.csic.es) no más tarde del 31 de enero de 2024.

Evaluación de solicitudes

Las propuestas se valorarán en el plazo de dos semanas desde la fecha límite de presentación. Para la evaluación se tendrá en cuenta el interés del proyecto y su calidad científica, la relevancia para Doñana, la capacidad aparente del candidato para llevar a cabo el proyecto. La comisión de selección podrá entrevistar a los candidatos durante el proceso de evaluación si así lo considera conveniente.

La valoración de los candidatos se hará de forma consensuada entre representantes de la Fundación y de la EBD-CSIC. La decisión será inapelable.

La resolución se comunicará a los candidatos por correo electrónico.

Compromiso de las personas beneficiarias

-Mandar copia del Trabajo Fin de Máster resultante del proyecto a la Fundación y a la EBD-CSIC, indicando la fecha de la defensa pública.

-Preparar un vídeo de 2-3 minutos de duración o un texto divulgativo presentando los resultados del trabajo. Estos materiales serán accesibles a través de las páginas web de la Fundación y/o de la EBD-CSIC.

-La persona beneficiaria se compromete a agradecer el apoyo de la Fundación en cualquier artículo  científico o comunicación en congreso que pudiese derivar del proyecto y mandará copia del trabajo publicado a la Fundación.

 



Otros destacados Otros destacados

Atrás

Un paisaje heterogéneo podría ayudar a mejorar la conservación de los polinizadores

  • Disponer de un 20% de hábitats seminaturales es clave para garantizar poblaciones sanas de polinizadores en Europa

La polinización es un servicio ecosistémico esencial que depende de múltiples especies de polinizadores, principalmente insectos. El valor económico total de la polinización de los cultivos en todo el mundo se estima en más de 153 billones de dólares anuales, y más del 75% de los cultivos agrícolas dependen de los polinizadores. El proyecto OBServ pretende aprovechar a los polinizadores y los servicios ecosistémicos que prestan como sistema modelo clave para desarrollar un marco predictivo que sirva de base a los responsables políticos. Para resolver la tensión entre la conservación de los polinizadores y la prestación de servicios ecosistémicos de polinización es necesario aumentar nuestra capacidad de prever qué paisajes agrícolas permiten que prosperen las poblaciones de polinizadores.

La diversidad de paisajes es crucial porque los polinizadores tienen áreas de alimentación limitadas

OBServ ha calibrado diferentes modelos utilizando una base de datos mundial sin precedentes sobre polinizadores de cultivos. Más allá de las variables climáticas medioambientales conocidas que influyen en el desarrollo de plantas y polinizadores a escala continental, las características del paisaje, como el porcentaje de hábitats seminaturales alrededor de los cultivos, son cruciales para salvaguardar las poblaciones de polinizadores. Un futuro sostenible para los polinizadores depende de escenarios en los que el 20% de los hábitats seminaturales se conserven y rejuvenezcan de forma fractal, abarcando todos los niveles, ya sea el 20% de una explotación individual, el 20% de un paisaje más amplio o el 20% de toda una región. Los hábitats seminaturales, que pueden ser praderas, bosques y matorrales, siguen siendo valiosos aunque no sean prístinos y hayan sido gestionados por el hombre. Por eso, medidas como la plantación de flores en los bordes de los campos benefician sistemáticamente a los polinizadores de esos bordes, pero su impacto positivo sólo se extiende unos metros hacia los campos adyacentes.

Se necesitan cambiar prácticas agrícolas

La agricultura actual favorece los campos más grandes y los monocultivos. Sin embargo, sin un cambio en las prácticas agrícolas, es posible que no se puedan cumplir los objetivos de la UE para detener el declive de los polinizadores (Acuerdo Verde Europeo) y se corre el riesgo de perder polinizadores, especialmente en las zonas de agricultura intensiva. Por lo tanto, la Política Agrícola Común y otras políticas agrícolas deben apoyar la agricultura diversificada a pequeña escala. OBServ también mostró que la mayoría de los cultivos carecen de polinización suficiente en las condiciones actuales, haciendo hincapié en la necesidad de cambiar las prácticas agrícolas para la conservación y la prestación de servicios de los ecosistemas.

La composición de las comunidades de polinizadores es clave para su funcionamiento

Aunque es común hablar de "polinizadores", éstos forman un grupo diverso que comprende diferentes órdenes de insectos, así como aves y mamíferos en algunas latitudes. La composición y estructura de esta comunidad son importantes para su funcionamiento, y las acciones de conservación destinadas a un grupo de polinizadores pueden no beneficiar a otros grupos. Por ejemplo, OBServ ha demostrado que los cambios en las mariposas no son un buen indicador de los cambios en otros polinizadores como las abejas o las moscas sírfidas. En consecuencia, el seguimiento de la salud de los polinizadores puede requerir el uso de indicadores más complejos, como la dominancia de especies o la abundancia de flores.

En resumen, un futuro prometedor para los polinizadores pasa por integrar hábitats seminaturales de buena calidad en los paisajes agrícolas y esforzarse por mantener sistemas agrícolas diversos que puedan beneficiarse de los servicios ecosistémicos de polinización que proporcionan.