Destacados Destacados

Atrás

Pandemias e invasiones biológicas, dos caras de la misma moneda

El mosquito tigre (Aedes albopictus) puede transmitir enfermedades infecciosas en regiones donde se ha introducido. Credit: Davefoc

Cada vez más, los seres humanos, de manera deliberada o accidental, sacan a animales, plantas y microorganismos de sus hábitats y los transportan a otros lugares del mundo. Este fenómeno, conocido como invasión biológica, causa muchos impactos medioambientales y socioeconómicos. En el caso de las invasiones de especies exóticas, el coste global estimado es de al menos 162 millones de dólares anuales.  

 "Las enfermedades infecciosas causadas por patógenos y parásitos comparten características similares con las invasiones biológicas. Sin embargo, mientras que las enfermedades infecciosas son estudiadas por científicos expertos en biomedicina, las invasiones biológicas tradicionalmente han sido estudiadas por especialistas en ecología. Por tanto, para solucionar los problemas causados por estos organismos se necesita una colaboración más estrecha, la cual podría beneficiar a ambas disciplinas", explica la Profesora Montserrat Vilà, investigadora de la Estación Biológica de Doñana y autora principal del estudio.

En un mundo globalizado, la aparición y propagación de muchos patógenos infecciosos humanos son eventos de invasión biológica por excelencia. Algunas especies invasoras contribuyen por sí mismas a la aparición y transmisión de patógenos. Por ejemplo, los mosquitos invasores son vectores importantes de enfermedades como el dengue y la provocada por el virus del Zika, mientras que muchas mascotas no autóctonas pueden transmitir salmonelosis, herpes, la rabia o dermatitis. 

El equipo de investigación ha analizado los conceptos fundamentales que guían al investigación de las invasiones biológicas y de las epidemias y ha encontrado muchos paralelismos. La presión de los propágulos, los rasgos de las especies, las interacciones bióticas, la experiencia ecoevolutiva y las alteraciones de los ecosistemas fomentan tanto las invasiones biológicas como la aparición de enfermedades infecciosas emergentes. "Por ejemplo, la urbanización acelerada en hábitats naturales hace que las especies que viven allí estén en estrecho contacto con las personas. Esto brinda a los patógenos nuevas oportunidades para cambiar a su hospedador por un ser humano. También permite que las especies invasoras colonicen los hábitats naturales próximos a las áreas urbanas", explica la Dra. Belinda Gallardo, científica del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC) y coautora del estudio. De manera similar, el comercio global ha establecido una densa red de transporte que permite a los patógenos y especies invasoras viajar alrededor del mundo en cortos periodos de tiempo.

Una colaboración indisciplinar en bioseguridad es necesaria para predecir epidemias e invasiones biológicas

El equipo científico recomienda un acercamiento integral que tenga en cuenta la salud de seres humanos, animales, plantas y del medioambiente en general para prevenir futuras pandemias y la propagación de especies invasoras en todo el mundo. Esta perspectiva, llamada One Biosecurity, se construye en base a que los ecosistemas naturales son irreemplazables.

Concluye que muchas herramientas de predicción y gestión que se usan para abordar epidemias podrían aplicarse a invasiones biológicas y viceversa. Por tanto, el equipo aboga por un mayor intercambio de ideas entre las dos disciplinas para mejorar la predicción, prevención, tratamiento y mitigación de las especies invasoras y los brotes de enfermedades infecciosas, incluidas las pandemias.

Nota de prensa aquí

Referencia

Vilà M, AM Dunn, F Essl, E Gómez-Díaz, PE. Hulme, JM Jeschke, MA Núñez, RS Ostfeld, A Pauchard, A Ricciardi, B Gallardo. Viewing emerging human infectious epidemics through the lens of invasion biology". BioScience DOI: https://doi.org/10.1093/biosci/biab047


https://doi.org/10.1093/biosci/biab047

Noticias Noticias

El Premio Newcomb Cleveland 2024 recae sobre un equipo multidisciplinar que une la ciencia occidental y la tradición indígena

El equipo científico, con participación de la Estación Biológica de Doñana, ha indagado en la historia evolutiva del caballo americano. Esta colaboración abre el camino para reparar la historia y crear estrategias de co-diseño para un futuro más sostenible

Un paisaje heterogéneo podría ayudar a mejorar la conservación de los polinizadores

Disponer de un 20% de hábitats seminaturales es clave para garantizar poblaciones sanas de polinizadores en Europa. . El proyecto OBServ pretende aprovechar a los polinizadores y los servicios ecosistémicos que prestan como sistema modelo clave para desarrollar un marco predictivo que sirva de base a los responsables políticos

El Museo Casa de la Ciencia de Sevilla estrena hoy dos nuevas exposiciones sobre biodiversidad y plásticos

‘Plastisfera: vida y muerte en el antropoceno»’ abre los ojos a un grave problema ambiental: los 430 millones de toneladas de plástico que se producen al año en todo el mundo.

‘Andalucía: laboratorio de biodiversidad’ entra a formar parte del catálogo permanente de exposiciones del Museo.

Un estudio señala que las gaviotas trasladan cientos de kilos de plástico de los vertederos a reservas naturales

Un equipo internacional liderado por la Estación Biológica de Doñana del CSIC ha desarrollado un modelo de deposición de plástico basado en la dieta y el movimiento de gaviotas

Los resultados muestran que las gaviotas pueden transportar de media unos 400 kg de plástico cada invierno desde los vertederos hasta la laguna malagueña de Fuente de Piedra

La evidencia científica es contundente: la explotación del acuífero está causando graves impactos en Doñana

Un equipo científico de la Estación Biológica de Doñana y el Instituto Geológico Minero, ambos centros del CSIC, ha revisado más de 70 estudios científicos y demuestra cómo la comunidad científica lleva años alertando del impacto que la excesiva extracción de agua subterránea provoca en el espacio protegido.