Destacados Destacados

Atrás

Un estudio constata la presencia de mosquitos tigre durante gran parte del año en Granada y Málaga

El mosquito tigre, originario del sudeste asiático, es una especie invasora en España. Además de provocar molestias por las picaduras de las hembras, esta especie es capaz de transmitir diversos patógenos que afectan a los seres humanos, entre ellos el virus del dengue. Un equipo científico de la Universidad de Granada, la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) y el Bioparc Fuengirola ha estudiado las dinámicas de las poblaciones de este mosquito invasor en las provincias de Granada y Málaga. El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, respalda la evidencia de la presencia de poblaciones estables de mosquito tigre a lo largo de gran parte del año en estas provincias y ayuda a determinar los factores que influyen en las capturas de especies de mosquitos.

La distribución del mosquito tigre ha aumentado de manera notable a nivel global en las últimas décadas. Se considera como una de las cien especies invasoras más dañinas del planeta, debido a su capacidad de adaptarse y colonizar nuevas áreas, así como de propagar distintos virus. En España, fue detectado por primera vez en Barcelona en 2004, pero pronto se fue estableciendo en otras provincias. Una de las zonas de reciente colonización es el sur peninsular

Para llevar a cabo este estudio, se realizaron muestreos de las poblaciones de mosquito tigre en cinco localidades de las provincias de Granada y Málaga, con distintos niveles de urbanización. Se confirmó la presencia de este mosquito en todas las localidades muestreadas, si bien, especies como el mosquito común (Culex pipiens), mostraron una mayor abundancia en esta región. Además, se detectaron individuos activos de mosquito tigre desde mayo hasta noviembre, lo que constata su presencia a lo largo de gran parte del año.

En el trabajo, se encontraron diferencias entre las distintas localidades muestreadas, lo que sugiere que las condiciones ambientales locales son determinantes en la cantidad de mosquitos presentes en estos entornos. Una de ellas es, por ejemplo, la existencia de zonas con mayor o menor disponibilidad de acumulaciones de agua, las cuales posibilitan la cría de esta especie. "Aunque nuestro diseño no estaba optimizado para identificar diferencias entre tipologías de hábitat, sí que pudimos observar que las mayores capturas se correspondieron con la zona urbana de la provincia de Málaga, mientras que la zona menos urbana de Granada fue donde capturamos una menor abundancia de mosquitos invasores", explica Mario Garrido, investigador de la Universidad de Granada.

El tipo de trampa utilizado también condicionó el número de mosquitos capturados. Se halló una mayoría de ejemplares hembra, las cuales, al ser el único sexo hematófago, es decir, que se alimenta de sangre, son las que pueden transmitir los patógenos. El mosquito tigre se alimenta con alta frecuencia de la sangre de personas. No obstante, ocasionalmente puede alimentarse de la sangre de otros animales, incluyendo otros mamíferos y aves.

"Este estudio es el primero en identificar las dinámicas poblacionales a lo largo del año en Andalucía, lo que supone una primera aproximación para conocer la importancia de esta especie en el entorno y poder trazar estrategias de gestión," explica Josué Martínez de la Puente, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana. "Evitar las acumulaciones de aguas en los platos de las macetas, por ejemplo, es una buena iniciativa para evitar la creación de zonas de cría para estos mosquitos."

Estos resultados han sido obtenidos en el contexto de los proyectos Microvec (PID2020-118205GB-I00) y AedesMicrobiota (CNS2022-135993) de la AEI del Ministerio de Ciencia e Innovación.


Garrido, M., Veiga, J., Garrigós, M. et alAedes albopictus in a recently invaded area in Spain: effects of trap type, locality, and season on mosquito captures. Sci Rep 14, 2131 (2024). https://doi.org/10.1038/s41598-024-52040-4 

Contacto:

prensa @ ebd.csic.es



Noticias Noticias

Las limitaciones a la caza con plomo reducen las concentraciones de este metal tóxico en la sangre de los guirres canarios

El guirre canario estuvo al borde de la extinción a finales del siglo XX. En aquel momento, se detectó que el plomo era un grave problema para la supervivencia de su población. El trabajo ha sido posible gracias al seguimiento que desde 1998 realiza la Estación Biológica de Doñana en colaboración con las autoridades canarias.

Uno de cada tres atropellos de animales en las carreteras pasa desapercibido para la ciencia

Los animales pueden morir por las heridas lejos de las carreteras, rebotar lejos por el choque o quedar retenidos por el vehículo, lo que complica su localización y registro. El estudio ha sido realizado por la Estación Biológica de Doñana dentro del Proyecto SAFE para evaluar la mortalidad de fauna en las carreteras españolas.

Identifican nuevos linajes de parásitos sanguíneos exclusivos de aves que habitan en entornos urbanos

Los resultados del estudio han revelado que algunos parásitos del género Plasmodium, responsables de la malaria aviar, son más diversos en la ciudad que en el campo, presentando algunos linajes que sólo se encuentran en aves de ciudades europeas y que tienen su mayor representación en la ciudad de Granada

La jaiba azul puede recorrer más de 100 kilómetros río arriba

Un equipo científico de la Estación Biológica de Doñana-CSIC alerta de la capacidad de la jaiba azul para invadir tramos de río situados muy lejos de las desembocaduras. Esta capacidad migradora expande la amenaza de la jaiba a especies propias de las aguas continentales, algunas de ellas muy amenazadas. La jaiba supone un problema añadido para la anguila europea, una especie que se encontraba ya en situación crítica antes de la invasión

Las lluvias de Semana Santa alivian Doñana, pero se necesitan más precipitaciones esta primavera

Durante marzo se han recogido 145,3 l/m2, la mayor parte durante la Semana Santa, según los datos de la ICTS-Doñana. Las lluvias llegan tarde para la invernada, pero todavía serán útiles para la cría de aves acuáticas. El ciclo hidrológico anual, que se contabiliza de septiembre a agosto, ya acumula una precipitación de 404,4 l/m2. Esta cifra supera a la de los tres años anteriores por estas fechas, pero aún no alcanza la media histórica por ciclo, superior a los 500 l/m2