Noticias Noticias

Una revisión sobre los patrones y determinantes de la dispersión realizada por el lobo gris (Canis lupus)

Un equipo de la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha revisado la literatura científica sobre la dispersión realizada por el lobo y ha encontrado una alta variabilidad en todos los parámetros de dispersión. Sus conclusiones indican que puede ser debido a diversos determinantes individuales, sociales y medioambientales pero también a problemas metodológicos.

Los viveros: una herramienta eficaz de conservación para nidos de tortugas marinas con alto riesgo

En el área de estudio, los nidos de tortuga boba sufren una alta mortalidad debido a los cangrejos fantasmas y a las inundaciones. Relocalizar los huevos a viveros reduce estos riesgos.

Evaluando la restauración de humedales a través del estudio de la diversidad de rasgos funcionales de macroinvertebrados

En este estudio se ha investigado la diversidad funcional de comunidades de macroinvertebrados en 32 charcas temporales mediterráneas creadas durante una restauración ecológica en el Parque Nacional de Doñana tras entre 6 y 7 años después su creación.

Los síndromes de dispersión no son fiables para explicar la dispersión de semillas a larga distancia realizada por animales

Un estudio demuestra el mal desempeño de los denominados “síndromes de dispersión” a la hora de explicar la dispersión de semillas realizada por animales (zoocoria).
Sólo el 4% de las especies de plantas europeas dispersadas por ungulados a través del mecanismo de endozoocoria, pertenecen realmente a este síndrome.

La EBD-CSIC reúne al personal científico y técnico que trabajó en la Estación Biológica del Hato El Frío para divulgar la ciencia pionera que se desarrolló en Venezuela

La Estación Biológica del Hato El Frío de Venezuela, fundada por Javier Castroviejo -entonces director de la Estación Biológica de Doñana – CSIC, y la familia Maldonado, fue el campo de estudio de numerosas investigaciones realizadas en torno a la conservación y a la ecología. Estos trabajos se paralizaron en 2009, cuando el estado venezolano expropió los terrenos.