Últimas noticias Últimas noticias

El Premio Newcomb Cleveland 2024 recae sobre un equipo multidisciplinar que une la ciencia occidental y la tradición indígena

El equipo científico, con participación de la Estación Biológica de Doñana, ha indagado en la historia evolutiva del caballo americano. Esta colaboración abre el camino para reparar la historia y...

Un paisaje heterogéneo podría ayudar a mejorar la conservación de los polinizadores

Disponer de un 20% de hábitats seminaturales es clave para garantizar poblaciones sanas de polinizadores en Europa. . El proyecto OBServ pretende aprovechar a los polinizadores y los servicios...

El Museo Casa de la Ciencia de Sevilla estrena hoy dos nuevas exposiciones sobre biodiversidad y plásticos

‘Plastisfera: vida y muerte en el antropoceno»’ abre los ojos a un grave problema ambiental: los 430 millones de toneladas de plástico que se producen al año en todo el mundo.

Un estudio señala que las gaviotas trasladan cientos de kilos de plástico de los vertederos a reservas naturales

Un equipo internacional liderado por la Estación Biológica de Doñana del CSIC ha desarrollado un modelo de deposición de plástico basado en la dieta y el movimiento de gaviotas

Los...

La evidencia científica es contundente: la explotación del acuífero está causando graves impactos en Doñana

Un equipo científico de la Estación Biológica de Doñana y el Instituto Geológico Minero, ambos centros del CSIC, ha revisado más de 70 estudios científicos y demuestra cómo la comunidad científica...

Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Atrás

Los buitres leonados pueden desplazarse en un año por extensiones de hasta 10.000 km2

Buitre leonado (Gyps fulvus) en pleno vuelo. // Foto: Sergio González Martínez

  • Un equipo científico liderado por la Universidad Miguel Hernández de Elche y en el que participa la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado los patrones básicos de movimientos de varias poblaciones de buitres leonados en España. Sus movimientos están influenciados por el sexo del individuo, el área de cría y otras condiciones ambientales.

 

  • Los resultados muestran que la gestión de estas especies, que explotan áreas muy extensas, no se puede plantear a nivel local y requiere la colaboración de distintas administraciones regionales y nacionales para aplicar estrategias de conservación

 

Un equipo liderado por la Universidad Miguel Hernández de Elche y en el que participa la Estación Biológica de Doñana (EBD) y el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), centros dependientes del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas (CSIC), ha analizado los patrones básicos de movimientos de buitres leonados en España. El trabajo reúne información de varias poblaciones de esta especie, tres de ellas monitoreadas por la EBD-CSIC en Andalucía y Bardenas Reales de Navarra, lo que ha permitido obtener datos de un número de ejemplares sin precedentes.

El buitre leonado es una especie clave en el sur de Europa debido a que presta importantes servicios ecosistémicos a través de la eliminación de restos de ganado y ungulados salvajes, sin coste económico y sin emisiones de efecto invernadero. Junto con el resto de especies de aves carroñeras, también se ha convertido en un atractivo clave para el turismo de la naturaleza, lo que genera importantes ingresos en economías rurales, especialmente en la llamada "España vaciada". "A pesar de su importancia, aún se sabe muy poco acerca de aspectos esenciales de la ecología del movimiento de esta especie, algo que resulta fundamental para gestionar de forma adecuada su conservación.", explica José Antonio Donázar, Profesor de Investigación en la Estación Biológica de Doñana – CSIC y autor del estudio.

Para este estudio, se marcaron 127 buitres leonados con GPS en cinco regiones diferentes de la España peninsular. Los datos obtenidos indicaron que los individuo se mueven a lo largo del año por áreas muy extensas que alcalzan los 5.000 km2 de media, pero que en ocasiones se acercan a los 10.000 km2. Las aves, además, pueden llegar a desplazarse una media de 1.700 kilómetros al mes. El análisis de datos reveló importantes diferencias en el área de campeo de los ejemplares en función de distintos factores, como el área de cría, la estacionalidad o el sexo del individuo.

Por ejemplo, los individuos de las regiones de cría situadas más al norte, en los Pirineos, el valle del Ebro y el Sistema Central, mostraron áreas de campeo más pequeñas y recorrieron distancias mensuales más cortas que las poblaciones situadas en lugares más meridionales, como las sierras de Cazorla o Cádiz. El equipo también detectó diferencias en función de la estación del año. Las áreas de campeo fueron mayores en primavera y en verano que en invierno y otoño, lo que podría estar relacionado con diferencias en las condiciones de vuelo y las necesidades alimentarias asociadas a la reproducción. Por otra parte, las extensiones de las áreas de campeo también mostraron diferencias en función del sexo del individuo. Las hembras mostraron mayores áreas de campeo que los machos, lo que indica que estos últimos tienden a utilizar áreas similares durante todo el año. Ello puede determinar, por ejemplo, asimetrías en el riesgo de ambos sexos frente a factores de mortalidad causados por actividades humanas.

Cambios en las sociedades rurales

"A partir de estos resultados, resulta de máximo interés profundizar en cómo varían los patrones de uso de espacio cuando se producen cambios en las condiciones ambientales," afirma José Antonio Donázar. A largo plazo, según el investigador, es fundamental prever cómo los escenarios de cambios radicales que se están produciendo en las economías rurales, pueden afectar a la viabilidad de las poblaciones de aves carroñeras. "Las economías rurales están sufriendo cambios en dos sentidos, que son en realidad, caras de la misma moneda. Por un lado, tenemos la intensificación de la ganadería y, por otro, el abandono rural, que conlleva la desaparición de usos tradicionales y la renaturalización de amplias áreas de la Península Ibérica", explica. "Esto requerirá el seguimiento a largo plazo de las poblaciones con marcaje continuado de individuos con GPS y el examen de la respuesta individual ante estos cambios."

Los resultados obtenidos de este trabajo demuestran que la gestión de especies que explotan áreas tan extensas no puede plantearse a nivel local. Son necesarias estrategias de conservación que garanticen la existencia de recursos tróficos y minimicen riesgos de mortalidad a escala prácticamente continental. Para ello, según el equipo científico, se requiere la colaboración de administraciones regionales e incluso estatales para evitar asimetrías en la aplicación, por ejemplo, de normativas sanitarias relacionadas con la eliminación de restos ganaderos.

 


Referencia:

Jon Morant, Eneko Arrondo, José Antonio Sánchez-Zapata, José Antonio Donázar, Ainara Cortés-Avizanda, Manuel De La Riva, Guillermo Blanco, Félix Martínez, Juan Oltra, Martina Carrete, Antoni Margalida, Pilar Oliva-Vidal, José Maria Martínez, David Serrano, Juan Manuel Pérez-García. Large-scale movement patterns in a social vulture are influenced by seasonality, sex, and breeding region. Ecology and Evolution. DOI: https://doi.org/10.1002/ece3.9817

Contacto

Estación Biológica de Doñana – CSIC

prensa@ebd.csic.es


https://doi.org/10.1002/ece3.9817