Noticias Noticias

El CSIC advierte de que la biodiversidad de los ecosistemas alpinos africanos está en extinción por la presión humana

Lobo etíope / Pixabay

La conservación de la biodiversidad de las montañas tropicales requiere una aproximación holística, utilizando información genética, ecológica y geográfica para comprender los efectos causantes a distintas escalas temporales y abordan do simultáneamente sus múltiples amenazas. Esta estrategia es igualmente necesaria en nuestros ecosistemas alpinos muy amenazados y sometidos también a presiones tanto ambientales como de origen humano.

En un estudio llevado a cabo por la Estación Biológi ca de Doñana (EBD/CSIC) y publicado en la revista ‘ Evolutionary Applications' se determina que la diversidad genética de los endemismos alpinos africanos se está erosionando. Es el caso de una especie endémica de murciélago de Etiopía que, al igual que el lobo etíope, el estudio muestra que sus poblaciones se encuentran cada vez más aisladas en los picos de las montañas por el cambio global y la transformación de sus hábitats por la acción humana.

En dicho estudio ha participado el investigador de la EBD Javier Juste, junto la
Universidad de Exeter y la Universidad de Stirling, en Reino Unido; la Universidad Dire Dawa, en Etiopía; el Research Centre in Biodiversity and Genetic Resources (CIBIO), Veirão, y la Universidad de Porto, en Portugal; y el CIBER de Epidemiología y Salud Pública, de Madrid.

Como resultados de la investigación, Juste afirma que "la biodiversidad de los ecosistemas alpinos africanos se encuentra amenazada por dos tipos de fenómenos. En primer lugar, los ambientales. Al ser la fauna y flora de las altas montañas altamente especializada en todo el mundo, el calentamiento global las amenaza especialmente otros organismos pueden 'migrar' hacia el norte huyendo del calentamiento, pero los que viven en los picos simplemente no tienen dónde ir. Y se extinguen. La situación es especialmente crítica en las montañas de zonas ecuatoriales". "Por otro lado, destacamos también la presión humana. La población humana sigue aumentando exponencialmente en los trópicos, incrementando su presión sobre los ecosistemas naturales, con consecuencias especialmente graves en los frágiles ecosistemas de montaña", añade el investigador de la EBD.

La investigación constata que el rápido crecimiento de la población humana en Etiopía durante los últimos 150 años, de aproximadamente 6,6 millones en 1868 a más de 100 millones (ONU, 2019), y el correspondiente aumento de la presión sobre los entornos naturales y la invasión humana en parques nacionales y otras áreas protegidas ha provocado una extensa degradación del hábitat. Esta presión se ha relacionado con pérdidas de biodiversidad, desde la disminución de ranas endémicas (Gower et al., 2013) hasta la disminución de grandes especies de mamíferos emblemáticos como el lobo etíope endémico, Canis simensis (Stephens e t al. 2001). Sin embargo, también se han observado algunos signos de recuperación de la vegetación desde principios del siglo XXI y tras el inicio de programas de recuperación ambiental en la década de 1980 y el establecimiento de nuevas áreas protegidas q ue protegen hasta el 15 por ciento del país del pastoreo de ganado, y que abren la esperanza para la conservación.

Vías de investigación

En palabras del investigador Javier Juste, "necesitamos seguir profundizando en el conocimiento de los puntos de fricción con las actividades humanas para poder diseñar acciones específicas de conservación de los ecosistemas alpinos. En nuestras latitudes son las pistas de ski, en Etiopía son el sobrepastoreo". Hay que poner un límite a la explotación de estos ecosiste mas frágiles de montaña que garantice su conservación a generaciones futuras.

 

informacion[at]ebd.csic.es

REFERENCIA:

Orly Razgour, Mohammed Kasso, Helena Santos, Javier Juste (2020) Threats to Afromontane biodiversity from climate change and habitat loss revealed by genetic monitoring of the Ethiopian Hi ghlands bat. Evolutionary applications. DOI: 10.1111/eva.13161

Ver nota de prensa completa
 


Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

¿Por qué planean los cernícalos?

¿Por qué planean los cernícalos?

Los individuos destinan una importante cantidad de energía a desplazarse, lo cual afecta a su capacidad de supervivencia y reproducción. Las aves vuelan mediante el batido de sus alas ("flapping flight strategy") dependiente de la energía química producida por la actividad muscular  o mediante el vuelo planeado ("soaring-gliding flight strategy") en el que reemplazan esa energía química por energía cinética procedente del movimiento de masas de aire, como las corrientes térmicas ascendentes. El vuelo aleteado require más energía que el vuelo planeado y esa diferencia se incrementa con la masa corporal. Sin embargo, el vuelo planeado proporciona menor velocidad de desplazamiento que el vuelo aleteado, especialmente en las especies más pequeñas. Por tanto, las aves se encuentran ante una encrucijada entre costes energéticos y de tiempo a la hora de decidir qué estrategia de vuelo adoptar. Las aves rapaces son especies de gran tamaño y típicamente planeadoras. Dentro de este grupo, los halcones presentan bajo peso corporal y pueden planear en débiles corrientes térmicas a la vez que pueden desplazarse mediante vuelo batido con bajo coste energético. En este artículo, estudiamos el comportamiento de vuelo de un pequeño halcón insectívoro, el cernícalo primilla (Falco naumanni), durante los vuelos de caza y la influencia de la radiación solar como medida indirecta de la formación de térmicas en diferentes variables de vuelo de los cernícalos. Registramos el movimiento de 35 individuos de cernícalo primilla de dos colonias de cría usando GPS-dataloggers configurados a alta frecuencia durante 4 temporadas de cría. De forma contraria a lo esperado, los cernícalos dependieron en gran medida de las térmicas durante los vuelos de caza, especialmente en aquellos períodos con mayor radiación solar. Esto produjo un patrón circadiano en la estrategia de vuelo de los cernícalos lo que conllevó una segregación espacial de las áreas de caza. Los cernícalos se desplazaron con vuelo batido hacia áreas de caza cercanas a la colonia cuando las térmicas no estaban disponibles. Sin embargo, tan pronto como las térmicas se formaron, los individuos las utilizaron para desplazarse con vuelo planeado hacia áreas de caza más alejadas de la colonia, especialmente en aquella colonia rodeada por hábitats poco óptimos para los cernícalos. Como consecuencia, se redujo la tasa de cebas a los pollos en el nido. Dado que esta especie tiene preferencia por alimentarse de grandes insectos, y considerando la distancia media recorrida para capturar una presa durante los vuelos de caza, desplazarse usando el vuelo batido resultaría en un balance energético negativo para el grupo familiar. Nuestros resultados muestran que los cernícalos primilla priorizan la reducción de los costes energéticos a la hora de cazar lo que sugiere que los individuos están más limitados en energía que en tiempo durante la temporada de cría. informacion[at]ebd.csic.es Hernández-Pliego et al (2015) Why Do Kestrels Soar? PLoS ONE DOI: 10.1371/journal.pone.0145402

 


http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0145402