Noticias Noticias

Más evidencias de cómo la acción humana está afectando la evolución de animales y plantas

Muchas especies en la Tierra establecen relaciones beneficiosas con otras especies, como por ejemplo las plantas y sus dispersores de semillas. Si los animales que comen frutos desaparecen repentinamente, las plantas que dependen de ellos para dispersarse sufrirán las consecuencias. Tales relaciones son el resultado de millones de años de evolución de ambos grupos de organismos. Aquí se cuantifica cuántos años de evolución estamos perdiendo debido a la extinción de los animales frugívoros que establecen relaciones beneficiosas con las plantas. Los investigadores demostraron que algunas interacciones entre las aves y las plantas son bastante más antiguas que otras y que la extinción de una de las partes provoca una gran pérdida de la historia evolutiva. Las historias evolutivas más antiguas tienden a ser bastante particulares y realizan funciones únicas en la Naturaleza. En la Selva Atlántica, por ejemplo, la jacutinga Pipile jacutinga tiene una historia evolutiva de alrededor de 29 millones de años (Ma) y es uno de los principales dispersores del plamito juçara Euterpe edulis, que tiene alrededor de 99 Ma. Combinados, su interacción contiene cerca de 130 Ma de información evolutiva única. La jacutinga es una de las aves más cazadas en la Selva Atlántica y, si se extingue, llevará consigo la desaparición de la historia evolutiva de todas las interacciones que establece, incluida la dispersión de semillas del palmito juçara. Los seres humanos están actuando en la Tierra como el meteoro que mató a los dinosaurios. No solo estamos empobreciendo la biodiversidad de nuestro planeta, sino también empobreciendo la historia evolutiva de la Tierra. informacion[at]ebd.csic.es: Emer et al (2019) Defaunation precipitates the extinction of evolutionarily distinct interactions in the Anthropocene. Sci Adv DOI: 10.1126/sciadv.aav6699


https://advances.sciencemag.org/content/5/6/eaav6699
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Cómo un grupo de 50 osos resiste a la pérdida de diversidad genética

Cómo un grupo de 50 osos resiste a la pérdida de diversidad genética

Este estudio está centrado en la población de osos de los Apeninos, una población muy pequeña y que ha estado aislada de otras poblaciones durante mucho tiempo. Esto ha llevado a que se pierda mucha de su diversidad genética. La pérdida de diversidad genética, especialmente cuando se trata de una pérdida tan extrema como en este caso, se suele traducir en una menor capacidad de supervivencia. Esta pérdida de diversidad genética puede haber sido la responsable de que en esta población se hayan fijado características que pueden ser perniciosas para la especie, como un menor tamaño y muy escasa agresividad. Sin embargo, los resultados de este estudio muestran que hay algunas regiones del genoma que han conseguido retener una mayor diversidad genética (como consecuencia de la selección natural balanceada). Estas regiones muestran tener una concentración de genes asociados con el sistema inmunitario y receptores olfativos. Es decir, parece que se ha dado un proceso activo de selección para mantener diversidad genética en regiones del genoma donde esta puede ser de especial importancia para la supervivencia, genes que pueden ayudar a la defensa frente a patógenos y a la percepción de olores. En este estudio se incluye el genoma de un oso cantábrico como referencia. La secuencia del genoma de este individuo muestra que esta población también tiene poca diversidad genética, mucha menos que otras poblaciones europeas, pero sin llegar al extremo de la escasa diversidad de los osos italianos. Queda por ver si en la población ibérica de osos también se detectan evidencias a nivel genético que hayan facilitado su adaptación y supervivencia en la Cordillera Cantábrica. informacion[at]ebd.csic.es: Benazzo et al (2017) Survival and divergence in a small group: the extraordinary genomic history of the endangered Apennine brown bear stragglers. Proc Natl Acad Sci USA doi: 10.1073/pnas.1707279114


http://www.pnas.org/content/early/2017/10/23/1707279114.abstract