Noticias Noticias

Predictores del servicio de polinización

El servicio de polinización es esencial para la reproducción sexual exitosa y la persistencia a largo plazo de las poblaciones de plantas polinizadas por insectos. Innumerables estudios han demostrado que un servicio insuficiente por parte de los polinizadores resulta en una reproducción sexual alterada ("limitación de polen"). Estudios que abordan directamente los factores que explican la variación en el servicio de los polinizadores entre especies o entre hábitats siguen siendo relativamente escasos, lo que limita nuestra comprensión de las causas principales de la variación natural en la limitación del polen. Este estudio ha evaluado la importancia de las características relacionadas con la polinización, la historia evolutiva y el hábitat como predictores del servicio de polinización en una gran muestra de especies de plantas que ocupan los hábitats montañosos no perturbados en el sureste de España. Se recolectaron datos cuantitativos sobre las visitas de polinizadores a 191 especies de plantas pertenecientes a 142 géneros de 43 familias. Se evaluaron el valor predictivo de los rasgos florales simples, la filogenia y el tipo de hábitat. Se realizaron un total de 24.866 censos de polinizadores que representan 5.414.856 minutos de observación de flores en 510 días diferentes. La probabilidad de visita de plantas con múltiples flores y las de una sola flor para todos los polinizadores combinados, fueron predicho correctamente por los efectos combinados del tipo de perianto (abierto frente a exclusivo), la clase de la unidad visitada (planta de una sola flor frente a múltiples flores), la biomasa de la unidad visitada, las relaciones filogenéticas y el tipo de hábitat. La composición de los polinizadores a nivel de orden de insectos varió ampliamente entre las especies de plantas, lo que refleja en gran medida las respuestas de visitas contrastantes de coleópteros (escarabajos), dípteros (moscas), himenópteros (abejas) y lepidópteros (mariposas) a la variación en los rasgos florales. Por ejemplo, los lepidópteros respondieron positivamente al aumento de la biomasa en la unidad visitada en especies con múltiples flores, pero negativamente en especies con flores individuales y periantos exclusivos. La composición de polinizadores tenía un fuerte componente filogenético, y la distribución de los puntos críticos de autocorrelación filogenética de las tasas de visitas a través de la filogenia de las plantas difería ampliamente entre los órdenes de insectos. El tipo de hábitat fue un predictor clave de la composición de los polinizadores, ya que las principales órdenes de insectos exhibieron una variación desacoplada entre los tipos de hábitat en las tasas de visitas. El muestreo integral de polinizadores de una comunidad regional de plantas ha demostrado que las visitas y la composición de polinizadores se pueden predecir prudentemente mediante una combinación de características florales simples, el tipo de hábitat y la historia evolutiva. Estudios ambiciosos a nivel de comunidades pueden ayudar a formular nuevas hipótesis y preguntas, arrojar nueva luz sobre las controversias persistentes en la investigación de la polinización (por ejemplo, "síndromes de polinización") e identificar las precauciones metodológicas que deben considerarse en los estudios de comunidades de polinizadores que trabajan con muestras pequeñas de especies de plantas y sesgadas filogenéticamente. informacion[at]ebd.csic.es: Herrera (2019) Flower traits, habitat, and phylogeny as predictors of pollinator service: a plant community perspective. Ecol Monographs DOI 10.1002/ecm.1402


https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ecm.1402
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

El impacto humano cambia la forma en que la biodiversidad se organiza

La distribución de las especies en la Tierra no es aleatoria, sino el resultado de diversos procesos actuando durante millones de años, como los movimientos tectónicos, las extinciones masivas, o las interacciones ecológicas y evolutivas entre las especies. Esto hace que podamos identificar superficies terrestres en base a la biodiversidad presente, lo que llamamos bioregiones. Así, las especies que viven en distintas bioregiones son características, como se hace evidente al comparar los mamíferos o las aves del África subsahariana con los de Europa o Australia. A diario se acumulan evidencias de como el ser humano está alterando las composiciones de especies de comunidades y ecosistemas. No obstante, las grandes bioregiones del mundo que caracterizan la biodiversidad de los diferentes continentes, se habían asumido resilientes al impacto human debido a su origen más ancestral. Este estudio se ha centrado en las bioregiones definidas por anfibios, mamíferos, y aves, mostrando que las recientes introducciones de especies ya están alterando estas grandes bioregiones. En concreto, las introducciones de anfibios están reasignando el continente de Oceanía en la bioregión del Viejo Mundo, cuando originalmente estaba ubicada en la bioregión del Nuevo Mundo. Las introducciones de aves también están haciendo cada vez más heterogéneas las superficies terrestres ubicadas en el Nuevo Mundo, limitando nuestra capacidad para detectar esta bioregión. Además, las introducciones de mamíferos están homogeneizando las bioregiones africanas y euroasiáticas, haciendo que seamos capaces de identificar una nueva bioregión transcontinental que agruparía África y Eurasia. Desafortunadamente, estos cambios pueden verse incrementados si las especies actualmente amenazadas se extinguen. Estos resultados son alarmantes ya que sugieren que el ser humano está alterando señales históricas, ecológicas, y evolutivas que nos informaban de los procesos que han dado forma a la vida en la Tierra. Los resultados podrían infraestimar la influencia que el ser humano ha tenido a lo largo de su historia sobre la distribución de la biodiversidad. La consideración de introducciones más antiguas como las ocurridas tras la aparición de la agricultura, al igual que otras extinciones locales y globales del pasado como las de la megafauna podrían mostrar una influencia mucho mayor del ser humano sobre la biodiversidad. Este trabajo supone una evidencia de como la magnitud e intensidad de la actividad humana está afectando algunos de los ensamblajes de especies más grandes y antiguos de la Tierra. Las consecuencias de estas alteraciones son imprevisibles pero probablemente pueden afectar las interacciones ecológicas y evolutivas de las especies en el presente y futuro. Estos resultados urgen una vez más a planificar medidas de conservación internacionales que sean capaces de salvar la unicidad de la biodiversidad en cada una de las bioregiones del Planeta. informacion[at]ebd.csic.es: Bernardo-Madrid et al (2019) Human activity is altering the world's zoogeographical regions. Ecol Lett https://doi.org/10.1111/ele.13321


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ele.13321