Noticias Noticias

Las rutas mundiales de la invasión del cangrejo rojo a partir de su genética

Se han identificado las principales rutas de introducción del cangrejo rojo americano Procambarus clarkii en su proceso de invasión a lo largo y ancho del planeta. Se trata del cangrejo de agua dulce más cosmopolita del mundo y una de las especies con mayor impacto en la estructura y funcionamiento de los ecosistemas acuáticos. Los resultados ayudan a prevenir la expansión de esta especia invasora y a evitar posibles invasiones futuras. La reconstrucción de las principales rutas de invasión del cangrejo rojo se basa en el análisis genético de un gen mitocondrial (COI) de 1.412 cangrejos provenientes de 122 localidades del hemisferio norte. Se describen diversos escenarios de invasión que han dado lugar a distintos perfiles genéticos de las poblaciones invasoras. Por ejemplo, en Estados Unidos hay dos claras rutas de invasión, una hacia el oeste y otra hacia el este y el norte del área nativa. Las poblaciones del oeste de EEUU son más diversas genéticamente, probablemente porque se hayan transportado hasta allí cangrejos desde el área nativa en múltiples ocasiones, comenzando en la década de 1920. Los resultados genéticos señalan la zona oeste de EEUU (California), un área invadida, como el origen de las poblaciones invasoras de las Islas Hawái y una probable conexión con las poblaciones de Japón, y posteriormente en China. Los bajos niveles de diversidad genética del cangrejo rojo observados en Asia parecen corroborar el origen descrito en la literatura científica, donde un pequeño grupo de 20 cangrejos habría sido el origen de todas las poblaciones japonesas y chinas. En Europa se produjeron dos grandes introducciones desde Luisiana hacia el suroeste de España en 1973 (cerca de Badajoz) y 1974 (marismas del Guadalquivir), descritas por el propio promotor de ambas introducciones, el aristócrata Andrés Salvador de Habsburgo-Lorena. Las poblaciones generadas a partir de estas introducciones serían el origen de la mayor parte de las poblaciones europeas de esta especie. El gran número de individuos liberados en ambos eventos (250 hembras y 250 machos en Badajoz y más de 6.000 cangrejos en el Bajo Guadalquivir) ha propiciado que muchas poblaciones ibéricas del cangrejo rojo tengan elevados niveles de diversidad genética, aunque estos valores tienden a reducirse a medida que las poblaciones se alejan del suroeste ibérico. Sin embargo, un resultado inesperado del trabajo ha sido el hallazgo de un perfil genético único en las poblaciones del centro-oeste europeo, que no aparece en la península ibérica y que sugiere que otras introducciones no registradas hasta ahora han podido ocurrir desde otros lugares. información[at]ebd.csic.es: Oficialdegui et al (2019) Unravelling the global invasion routes of a worldwide invader, the red swamp crayfish (Procambarus clarkii). Freshwater Biol https://doi.org/10.1111/fwb.13312 


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/fwb.13312
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

El mosquito Cx. perexiguus juega un papel fundamental en la circulación del virus West Nile en el sur de España

El mosquito Cx. perexiguus juega un papel fundamental en la circulación del virus West Nile en el sur de España

El virus West Nile circula naturalmente entre las aves y se transmite por la picadura de los mosquitos. Ocasionalmente los mosquitos infectados pueden picar a los seres humanos o a los caballos, pero en estas especies el virus no es capaz de replicarse lo suficiente como para ser transmitido de nuevo por mosquitos. No obstante, cuando se transmite, en un porcentaje muy reducido de casos, el virus puede producir distintos niveles de patogenicidad, y encefalitis en los casos más severos.  Aunque en España los casos de encefalitis causados por el virus West Nile son esporádicos y muy poco frecuentes (6 casos desde el año 2004), en Estados Unidos y en el Este de Europa se registra un número mucho mayor de casos. Por tanto, se hace indispensable identificar los factores que podrían afectar la transmisión del virus a humanos y a los caballos, debido a los impactos negativos de este virus sobre la salud humana y sobre la cría y exportación de caballos en Andalucía. El 60 por ciento de las enfermedades infecciosas que afectan a los seres humanos son producidas por patógenos que compartimos con la fauna silvestre o doméstica. Por lo tanto, para estudiar la dinámica de transmisión de estos patógenos, tenemos que considerar sus reservorios naturales y los mecanismos que estarían mediando en su transmisión. En este estudio se determinó la presencia de anticuerpos frente al virus West Nile en 45 poblaciones de gorrión común (Passer domesticus) en zonas naturales, rurales y urbanas de Andalucía Occidental. También se estudiaron las poblaciones de mosquitos en estas áreas. La abundancia de mosquitos de la especie Culex perexiguus se asoció positivamente con la prevalencia de anticuerpos en las aves. Además, se observó que el virus estaba ausente de las zonas con poblaciones humanas. Estos resultados ponen de manifiesto la circulación activa del virus en poblaciones de aves silvestres del Sur Peninsular donde la especie de mosquito Cx. perexiguus estaría jugando un papel fundamental. La ausencia del virus en las zonas más densamente habitadas podría explicar el bajo número de personas afectadas en España si la comparamos con la incidencia del virus en Estados Unidos y en algunos estados de Europa del Este. En conclusión, este estudio refleja la necesidad de desarrollar una aproximación multidisciplinar al estudio de las zoonosis, enfermedades que circulan en la fauna pero que pueden afectar a los seres humanos, donde ramas tan dispares como la ecología o la entomología suponen una herramienta esencial para comprender problemas de salud pública. informacion[at]ebd.csic.es: Martínez-de la Puente et al (2018) Mosquito community influences West Nile virus seroprevalence in wild birds: implications for the risk of spillover into human populations. Scientific Reports 8: 2599 Doi 10.1038/s41598-018-20825-z


https://www.nature.com/articles/s41598-018-20825-z