Noticias Noticias

Modelos de porfirias humanas: ¿Han sido los animales salvajes pasados por alto?

Los humanos acumulan porfirinas en el cuerpo principalmente durante porfirias, enfermedades causadas por defectos en las enzimas de la ruta de síntesis del hemo y que producen ataques agudos, lesiones en la piel y cáncer de hígado. Por el contrario, algunos mamíferos y aves salvajes están adaptados a acumular porfirinas sin consecuencias perjudiciales. Este estudio propone ver estas adaptaciones fisiológicas como potenciales soluciones a porfirias humanas, y sugiere utilizar ciertos animales salvajes como modelos. Dados la actividad enzimática y/o los patrones de excreción y acumulación de porfirinas, la ardilla zorro oriental, la avutarda común y el búho real podrían constituir modelos de diferentes porfirias que han sido pasados por alto. La glándula harderiana de los roedores, donde se sintetizan grandes cantidades de porfirinas, presenta un potencial infraexplorado para entender el efecto carcinogénico/tóxico de la acumulación de porfirinas. El investigar cómo estos animales evitan la patogenicidad de las porfirinas podría complementar el uso de modelos de laboratorio para porfirias y proporcionar nuevas visiones del tratamiento de estos trastornos. informacion[at]ebd.csic.es: De Oliveira Neves & Galvan (2020) Models for human porphyrias: Have animals in the wild been overlooked? BioEssays. DOI 10.1002/bies.202000155


https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/bies.202000155
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Los arañazos como herramienta de comunicación de los grandes felinos de América

Los arañazos como herramienta de comunicación de los grandes felinos de América

La ejecución de acciones de comunicación para proveer a otros miembros de la comunidad información sobre la presencia, identidad, salud o estatus social de un determinado individuo de la misma o diferente especie es un comportamiento habitual entre mamíferos; y también para señalizar las zonas donde obtener alimentos. El "lenguaje" utilizado para esta comunicación suelen ser diferentes tipos de señales visuales, táctiles, vocales u olfativas. En el particular caso de los mamíferos carnívoros, la literatura científica ha documentado ampliamente el uso de marcas de olor como orina, secreciones, o la realización de rasguños en la tierra. Arañar el suelo es un comportamiento frecuente en los felinos más grandes de América, aunque en algunas áreas no suele ser tan habitual. Esta investigación apunta que los arañazos parecen señalar lugares específicos dentro de los territorios y los datos sugieren que están hechos con el propósito de comunicación entre individuos. Todo apunta a que el comportamiento de arañar es más frecuente en pumas que en los jaguares. En este estudio se llevaron a cabo muestreos de arañazos en cinco áreas de estudio de México (El Edén y San Ignacio), Belice (Cockscomb), y Brasil (Angatuba y Serra das Almas). Se encontraron un total de 269 arañazos de felinos a lo largo de 467 kilómetros analizados, obteniendo una tasa de 0,576 arañazos por kilómetro. Había claras diferencias en la posición de los rasguños entre las áreas de estudio, que daban información sobre la predominancia en la región de una de las dos especies estudiadas. Los arañazos fueron localizados principalmente en el centro de los caminos en áreas donde sólo había pumas; en el centro y en el borde en áreas con un número similar de jaguares y pumas; y en el borde en el área dominada principalmente por jaguares. No todos los miembros de las comunidades de grandes felinos llevan a cabo estas tareas de comunicación, ni todos los terrenos sirven por igual para registrar los mensajes. Generalmente son los ejemplares machos adultos los que realizan los arañazos y prefieren hacerlos en espacios cubiertos por hojas y ubicados en caminos menos anchos, limpios y poco utilizados, es decir, en caminos y senderos poco transitados, pero no completamente abandonados. informacion[at]ebd.csic.es: Palomares et al (2018) Scraping marking behaviour of the largest Neotropical felids. PeerJ 6:e498; DOI 10.7717/peerj.4983


https://peerj.com/articles/4983/