Noticias Noticias

Una evaluación de riesgos en España revela que hay 30 especies de plantas invasoras disponibles a la venta

Las especies invasoras son un problema creciente que, junto con el cambio climático, la contaminación y otros grandes impactos, está peligrosamente enmarcado en lo que conocemos con el nombre de "cambio global". Actuar frente a las especies exóticas invasoras es una necesidad cada vez más acuciante y aprender a prevenir futuras invasiones es una opción primordial para evitar problemas futuros. Especialmente cuando hablamos de plantas exóticas de jardinería. Se ha realizado una labor de recopilación de las especies de plantas que se venden en los viveros españoles. Se están vendiendo 22 especies invasoras y 46 potencialmente invasoras, que no están reguladas por el Ministerio de Transición Ecológica, pero que tienen un alto riesgo de impacto sobre el medio ambiente o sobre la salud, las infraestructuras y las actividades primarias, como la agricultura y la ganadería. En base a estos hallazgos, se ha desarrollado un novedoso sistema que permite priorizar las especies en función de los impactos que pueden generar, el riesgo de invasión, la idoneidad climática y el interés que las especies despiertan en la sociedad. De entre las especies invasoras que no se encuentran reguladas destacan la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), la bandera española (Lantana camara) o el muy polémico eucalipto (Eucalyptus globulus). A éstas se suman, de entre las especies potencialmente invasoras, el cotoneaster (Cotoneaster horizontalis), la verdolaga (Portulaca oleracea), el espinazo del diablo (Kalanchoe daigremontiana) o el lupino (Lupinus polyphyllus). Además, destacan ocho especies incluidas en una lista "de prioridad", esto es, que aun siendo invasoras y estando recogidas en el Catálogo del Ministerio de Transición Ecológica, podemos encontrarlas aún en algunos viveros. Entre ellas destaca el árbol del cielo (Ailanthus altissima), la acacia mimosa (Acacia dealbata), el plumero de la Pampa (Cortaderia selloana) o el rabo de gato (Pennisetum setaceum), especie que también se encuentra regulada por la normativa de la Comisión Europea. El hallazgo en viveros de especies que teóricamente están prohibidas para la venta destaca la necesidad de una aplicación más estricta de la regulación vigente sobre especies de plantas invasoras en España. No ha sido posible, sin embargo, hallar datos suficientes para 430 de las 700 especies exóticas que se venden, lo que muestra una gran deficiencia en la calidad y cantidad de información disponible sobre ellas. Al mismo tiempo, se ha propuesto una "Lista Verde", que contiene especies exóticas que se están vendiendo y que probablemente no tienen potencial para convertirse en invasoras, y que, por tanto, parecen ser seguras para su comercio. Lamentablemente, esta lista verde contiene tan solo siete especies, entre ellas plantas de origen tropical, como los frutales de mango (Mangifera indica) y carambolo (Averrhoa carambola) o los borlones (Celosia argentea). informacion[at]ebd.csic.es: Bayon & Vilà (2019) Horizon scanning to identify invasion risk of ornamental plants marketed in Spain. NeoBiota 52: 47–86 (2019). DOI: 10.3897/neobiota.52.38113


https://neobiota.pensoft.net/article/38113/
Promedio (0 Votos)

Últimas noticias Últimas noticias

Atrás

Usando las iniciativas históricas de ciencia ciudadana para comprender y predecir el declive de la trucha común en respuesta al calentamiento global

Usando las iniciativas históricas de ciencia ciudadana para comprender y predecir el declive de la trucha común en respuesta al calentamiento global

Se ha convertido en práctica común en ecología el predecir la distribución futura de las especies, basándose a su vez en predicciones de cómo será el clima en el futuro. Pero no es posible saber si estamos o no acertando con nuestras predicciones. De hecho, para cuando llegue el periodo al que lanzamos nuestras predicciones seguramente ya no andaremos por aquí para comprobar si dimos en el clavo. Como el calentamiento global ha estado progresando desde hace más de un siglo, una alternativa para analizar los cambios en las distribuciones provocados por cambios en el clima es usar registros históricos de distribución de especies. En este trabajo se utilizaron más de 4000 registros de trucha común (Salmo trutta) de mediados del siglo XIX, extraídos del diccionario geográfico editado por Pascual Madoz.  Esta obra es una auténtica iniciativa de ciencia ciudadana, que recopiló datos de miles de informantes para describir los núcleos de población, ríos y sierras españolas. Los registros históricos de trucha sirvieron para predecir la distribución actual de la trucha, teniendo en cuenta el incremento generalizado de temperatura desde mediados del siglo XIX (alrededor de 1,5°C de media). Esta aproximación es equivalente a la de proyectar distribuciones hacia el futuro, pero convirtiendo el presente en ese futuro predicho, lo que nos permite comparar las predicciones con la distribución actual de la trucha, estimada a partir de los datos del Inventario Nacional de Biodiversidad. Las predicciones fueron notablemente coincidentes, mostrando que ha habido una reducción de la calidad del hábitat para la trucha del 25% desde 1850, que será superior al 40% para 2050, si se cumple el escenario más optimista de cambio climático. Los resultados muestran que es necesario trabajar a escala local para mitigar los efectos del cambio climático sobre la trucha en España. Pero sobre todo ejemplifican el valor de la abundante información sobre distribución de especies que se encuentra escondida en diversas fuentes históricas. Rescatar y hacer accesible esa información debería ser una prioridad para la investigación sobre cambio global. informacion[at]ebd.csic.es: Clavero et al(2017) Historical citizen science to understand and predict climate-driven trout decline. Proc R Soc Lond DOI: 10.1098/rspb.2016.1979


http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/284/1846/20161979