Destacados Destacados

Atrás

El mosquito común, clave en la transmisión de la malaria aviar

Capturas de mosquito con trampas como las utilizadas en el estudio. Foto: Josué Martínez de la Puente

Un equipo científico de la Estación Biológica de Doñana - CSIC, la Universidad de Granada y el Bioparc Fuengirola ha analizado mediante técnicas moleculares la presencia de parásitos de la malaria aviar en tres especies de mosquitos: el mosquito común (Culex pipiens), la especie Culiseta longiareolata y el mosquito tigre (Aedes albopictus). Los análisis no fueron positivos en ninguno de los dos últimos, pero sí se identificaron parásitos de malaria aviar en el mosquito común. El estudio se ha realizado en Granada y Málaga y ha sido publicado en la revista científica Parasite & Vectors.

"Estos resultados sugieren que, en el sur de España, el mosquito tigre asiático es menos relevante en la transmisión de malaria aviar que otras especies autóctonas", explica Marta Garrigós, primera autora del estudio e investigadora en la Universidad de Granada. El mosquito tigre es considerado una de las especies invasoras más dañinas del mundo, por su capacidad de adaptación y de transmisión de distintos virus y parásitos, pero, según estos resultados, su papel como vector de malaria aviar es menos importante que el que presenta el mosquito común.

En la actualidad, el mosquito tigre presenta poblaciones estables en diferentes países en Europa. En España, la especie ha colonizado nuevas áreas de manera paulatina y, desde la última década, existen poblaciones estables en estas provincias de Andalucía. "La mayor fuente de alimentación del mosquito tigre son los mamíferos, lo que puede explicar que no tenga tanto protagonismo en la transmisión de la malaria aviar", afirma la investigadora.

Una enfermedad que afecta desde gorriones a rapaces

La malaria aviar es una enfermedad provocada por parásitos que son transmitidos desde aves infectadas a otras aves mediante las picaduras de los mosquitos. "Esta enfermedad afecta a la mayoría de especies de nuestro entorno, de diferentes ambientes y de diferentes grupos, desde gorriones a rapaces", explica Josué Martínez-de la Puente , investigador de la Estación Biológica de Doñana – CSIC.

A pesar de la relación de estos parásitos con los de la malaria humana, no son capaces de infectar a los seres humanos, pero sí produce efectos negativos en la salud de las aves, así como en su éxito reproductivo y en su probabilidad de supervivencia. Estudios recientes han demostrado la contribución de estos parásitos en el declive de especies comunes de aves, como el propio gorrión, y en especies autóctonas en determinadas áreas como Hawái, donde los parásitos fueron introducidos.

"Cambios en la distribución de la especie de mosquito común por procesos, por ejemplo, vinculados al cambio global, puede aumentar la exposición de las aves en ciertos territorios a los parásitos que pueden transmitir", explica el investigador. "Los parásitos de la malaria aviar circulan naturalmente en el entorno y ofrecen un modelo de estudio natural de las dinámicas de transmisión de patógenos en la naturaleza", concluye.

Los resultados han sido obtenidos en el contexto de los proyectos Microvec (PID2020-118205GB-I00) y AedesMicrobiota (CNS2022-135993) de la AEI del Ministerio de Ciencia e Innovación y brindan un conocimiento preliminar sobre las consecuencias epidemiológicas del mosquito invasor Aedes albopictus. El equipo científico continúa investigando en esta línea con el objetivo de conocer su potencial como transmisor de diferentes patógenos causantes de enfermedades, tanto en humanos como en la fauna silvestre

 


Referencia

Marta Garrigós, Jesús Veiga, Mario Garrido, Clotilde Marín, Jesús Recuero, María José Rosales, Manuel Morales-Yuste, Josué Martínez-de la Puente. 2024. Avian Plasmodium in invasive and native mosquitoes from southern Spain. Parasites & Vectors 17: 40. https://doi.org/10.1186/s13071-024-06133-8


https://doi.org/10.1186/s13071-024-06133-8

Noticias Noticias

Uno de cada tres atropellos de animales en las carreteras pasa desapercibido para la ciencia

Los animales pueden morir por las heridas lejos de las carreteras, rebotar lejos por el choque o quedar retenidos por el vehículo, lo que complica su localización y registro. El estudio ha sido realizado por la Estación Biológica de Doñana dentro del Proyecto SAFE para evaluar la mortalidad de fauna en las carreteras españolas.

Identifican nuevos linajes de parásitos sanguíneos exclusivos de aves que habitan en entornos urbanos

Los resultados del estudio han revelado que algunos parásitos del género Plasmodium, responsables de la malaria aviar, son más diversos en la ciudad que en el campo, presentando algunos linajes que sólo se encuentran en aves de ciudades europeas y que tienen su mayor representación en la ciudad de Granada

La jaiba azul puede recorrer más de 100 kilómetros río arriba

Un equipo científico de la Estación Biológica de Doñana-CSIC alerta de la capacidad de la jaiba azul para invadir tramos de río situados muy lejos de las desembocaduras. Esta capacidad migradora expande la amenaza de la jaiba a especies propias de las aguas continentales, algunas de ellas muy amenazadas. La jaiba supone un problema añadido para la anguila europea, una especie que se encontraba ya en situación crítica antes de la invasión

Las lluvias de Semana Santa alivian Doñana, pero se necesitan más precipitaciones esta primavera

Durante marzo se han recogido 145,3 l/m2, la mayor parte durante la Semana Santa, según los datos de la ICTS-Doñana. Las lluvias llegan tarde para la invernada, pero todavía serán útiles para la cría de aves acuáticas. El ciclo hidrológico anual, que se contabiliza de septiembre a agosto, ya acumula una precipitación de 404,4 l/m2. Esta cifra supera a la de los tres años anteriores por estas fechas, pero aún no alcanza la media histórica por ciclo, superior a los 500 l/m2

El descubrimiento de fósiles de mosquito fantasma sugiere un evento climático extremo en el pasado en Nueva Zelanda

En la actualidad, los mosquitos fantasma están presentes en todos los continentes del mundo excepto en la Antártida y Nueva Zelanda, donde hasta ahora se creía que nunca habían habitado.
No se conocen las causas de la extinción de estos insectos acuáticos en Nueva Zelanda, pero puede ser indicativo de algún cambio ambiental drástico en las islas, como un gran periodo de sequía o la inmersión de la masa continental de Nueva Zelanda